Español en América

mayo 7, 2011

Verbos copulativos

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 10:17 am

En la lengua española existen tres verbos copulativos, ser, estar y parecer.
La Teoría TST, Significado-Texto de la que somos fervientes devotos y que hace prevalecer el Significado sobre el Texto frente a los contextualistas que priorizan el Significado en contexto, le gusta aclarar que la lengua es un fenómeno discreto entendiendo el término por su definición matemática que no es otra que no es medible ni cuantificable.
Cuando somos incapaces de formular una definición acudimos a los ejemplos: el caudal de un río o el agua que desembalsa una presa se pueden medir, luego no son fenómenos discretos.
La trascendencia de que la lengua tenga un carácter discreto es más trascendente de lo que se cree. Es difícil de modelizar y cuando se encuentra un modelo y pensamos que acabamos de encontrar la piedra filosofal, cuando pretendemos utilizar ese modelo para otra producción, resulta que no funciona.
Suelo explicar que en la lengua no existe el dos más dos igual a cuatro, de ahí procede su dificultad.
Nuestros profesores cuando asistíamos a los cursos de Primaria, nos explicaban las reglas gramaticales, difíciles y complicadas y cuando habíamos recitado de memoria la norma, aparecía la excepción.
Nos aclaraban los maestros que toda excepción confirma una regla. No puede ser más estúpida la afirmación ya que en matemáticas dos más dos son siempre cuatro sin excepciones de ninguna clase.
La anterior elucubración tiene su miga para explicar y razonar que el cuento chino que es la Gramática –sin que se ofendan mis alumnos chinos por la comparación- es una aproximación o quizás un intento de explicar cómo funciona la lengua. Los verbos en nuestras lenguas indoeuropeas se conjugan, así lo confirman sus Gramáticas, no así el chino cuyos verbos no se conjugan. De manera tajante en China no se enseña Gramática. Increíble pero cierto. Y además un alivio para todos.
La Gramática china en apariencia no existe, sólo un par de reglas. ¿Indica que la lengua china si se estudiara en profundidad, nuestros pretenciosos gramáticos no conseguirián encontrar unas cuantas reglas?
Estamos convencidos de que sí, que será posible descubrir esas reglas “ocultas” de la Gramática china. Y cuando las descubran no tendrán más remedio que formular una retahíla de excepciones…
Si el Diccionario es la descripción del léxico y del conocimiento, la Gramática que nos combina el léxico, y pensamos que es el primero el que predomina sobre la segunda y que debe prevalecer su enseñanza.
Advertimos en estas páginas que las reglas gramaticales son una abstracción mental ya que la combinación de palabras por los analfabetos es automática y no requiere de ningún aprendizaje.
No es el caso de las matemáticas o de la química a las que los analfabetos jamás accederán de forma implícita e inconsciente.
Esto demuestra que la Gramática es una ficción que nos inventamos para tranquilizar nuestras conciencias y avanzar en el conocimiento, con mayúsculas.
Y filosofando sobre la Gramática, para explicar que los verbos copulativos de la lengua española se caracterizan por no poseer complemento directo, denominado también atributo.
El atributo puede ser bien un sustantivo o un adjetivo. Tanto uno como otro indican una cualidad del sujeto.
Llegado a este punto tenemos que precisar la excepción: el verbo SER en algunos supuestos funciona como predicativo, justo lo contrario a la pretensión de un verbo copulativo.
El ejemplo típico del verbo SER actuando como verbo predicativo es el inicio de los cuentos o relatos: “Érase una vez…”
Otra excepción, recuerden el 2+2 =4, del verbo SER en funciones de verbo predicativo es cuando pretendemos expresar un suceso u ocurrencia: “Es que me encuentro muy mal”. Éste y el anterior son las “famosas” excepciones al uso copulativo de SER.
Pero hay más excepciones al uso copulativo: cuando funciona como verbo auxiliar en las perífrasis verbales en las que pierde su significado o mejor dicho el poco que le quedaba.
Nos queda una cuarta y es posible que surjan más, pero las desconocemos: es la función de SER como verbo predicativo en las llamadas “pasivas analíticas” en las que junto a un participio: “el rayo fue atraído por el pararrayos”.
Otra advertencia para este verbo SER copulativo es la posibilidad única en la lengua española de que puede construirse sin que aparezca, aunque implícitamente lo haga.
Una de las dificultades del español para los alumnos no nativos es el uso de SER y ESTAR que es en la práctica una barrera infranqueable y, sin que nadie haya sido capaz de encontrar la piedra filosofal o la receta mágica que funcione.
Es otra prueba más de que la Gramática no existe: ningún analfabeto comete ningún error en su empleo. Deducimos que la solución al misterio tiene que venir o por la semántica o por la repetición. No hay un solo hablante nativo que se equivoque.

About these ads

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Theme: Rubric. Get a free blog at WordPress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: