Español en América

julio 29, 2011

Locuciones sustantivas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 12:00 am

Las locuciones o expresiones son combinaciones de dos o más formas que funcionan como unidad léxica con un único significado.
Si la opacidad es la característica fundamental de esta agrupación de casi siempre dos palabras, no es menos central su incapacidad de flexionar.
También es consustancial a las locuciones la imposibilidad de introducir en ellas nuevas formas (las viejas palabras).
Son pues trascendentales para distinguir las locuciones su opacidad, su carencia flexiva y la imposibilidad de añadir otros vocablos en ellas sin que se altere su significado.
En la lengua las manifestaciones anteriores no son dogma de fe, sino que como los viejos profesores de Gramática enseñan, no existe regla sin excepción. Eso puede y debe ser cierto cuando nos indican que la “excepción confirma la regla”. No estamos muy de acuerdo puesto que dos más dos son siempre cuatro y, cuando formulamos normas y reglas gramaticales si las excepciones abundan es porque nuestro intento normalizador y modelizador no tiene mucho éxito.
Lo cierto es que las lenguas naturales son caprichosas como las personas y la arbitrariedad y la irregularidad las presiden.
Recalcamos que las colocaciones léxicas también son combinaciones de dos o más formas, casi siempre binarias y cuya diferencia con las locuciones es su transparencia.
Si antes resaltamos las características de las expresiones como fundamentalmente opacas, las colocaciones se enfrentan a ellas por su transparencia.
Como las fronteras lingüísticas son tenues, difuminadas como una nebulosa, la distancia entre colocaciones en teoría transparentes y locuciones opacas, muchas veces no es tal y, nos resulta tarea difícil el distinguir en innumerables ocasiones si una combinación se encuentra en un cajón o en el otro.
Otro problema al que nos enfrentamos es la polisemia. La ampliación metafórica de significados produce que una misma combinación tenga un significado transparente y otro opaco, de manera que puede considerarse colocación y locución por esa distinción semántica.
Así “levantar la liebre” en su sentido literal expresa que ante la presencia de un cazador el roedor en cuestión se escapa. Se escribe “levantar la liebre” y “escapar la liebre” que es una combinación libre y correcta de la lengua no se emplea. La repetición y el uso en la jerga cinegética produce una lexicalización o fijación que restringe la elección del verbo.
Y “levantar la liebre” se considera una locución si su utilización figurada significa que alguien ha puesto de manifiesto o una carencia o ha descubierto un fallo, incluso por extensión ha encontrado un buen negocio.
Si antes mencionamos que es central en las locuciones su falta de flexión, en la anterior es posible sin que se altere su fórmula locucional: “levantó la liebre”. La famosa excepción que trastorna definiciones y normas.
Los locutores en nuestra inmensa capacidad innovadora no paramos de crear nuevos significados a partir de una unidad léxica.
El caso de la colocación “caer en picado” que se originó inicialmente en la aviación, dio origen a la locución de amplio uso equivalente a “la bolsa cae en picado” o “el club de fútbol equis cae en picado” para expresar una situación de descenso profundo y rápido.

Las locuciones sustantivas son combinaciones binarias que equivalen a un sustantivo, es decir dos formas (a veces más de dos) unidas solidariamente ambos que producen los mismos efectos gramaticales que un nombre común.
¿Cómo se distinguen?
Por su opacidad y porque siempre el “grupo” que lo conforman las dos o más palabras va precedido por un artículo, determinado o indeterminado.
Ejemplos: , “menor de edad” es una locución sustantiva.
Tradicionales y usuales son “mea culpa”, “pie de página” y “viva la virgen”, todas ellas expresiones sustantivas.
En muchos casos la locución es parte de otra colocación o expresión en la que se engloba.
Así “mea culpa” funciona con el verbo “entonar” de manera que casi siempre van juntas: “fulanito entonó el mea culpa”

Ejemplos de locuciones sustantivas:

• La espada de Damocles
• Un pie de página
• La carne de gallina
• La gallina ciega
• Piel de gallina
• Carne de cañón
• Carne viva
• La quinta columna
• La pintura al óleo
• La pintura plástica
• Agencia de viaje
• Unos cuatro gatos
• El torrente circulatorio
• La lista negra
• La piedra angular
• El cuarto poder
• Un taladro eléctrico
• El mea culpa
• Un viva la virgen
• Lo que es bueno
• El cuento de nunca acabar
• Un tres cuartos (una prenda)
• Un mayor de edad
• Un menor de edad
• Ordeno y mando
• Un toma y daca
• El más pintado

Por supuesto que la lista no es exhaustiva.

About these ads

1 Comentario »

  1. No crees que es curioso el hecho de que en general en gramática el criterio distribucional se haya abandonado por criterios morfológicos y sintácticos más duros, mientras que en las locuciones se continúa con una clasificación principalmente distribucional y de hecho basada en Casares, es decir de hace más de 60 años. Y sin embargo se mantiene sin demasiadas críticas. No sé, es algo que me da vueltas en la cabeza desde hace un tiempo.

    Comentario por eumanismo — julio 29, 2011 @ 11:38 am | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: