Español en América

febrero 17, 2013

Comprensión lectora, léxico, escritura y ortografía

Archivado en: Lengua española — Mercedes @ 11:13 am

En días pasados repasábamos dentro de la enseñanza comunicativa de la lengua materna su finalidad que no es otra que expresarnos por la escritura con corrección, riqueza de vocabulario y elegancia de estilo.
En el diario digital El País del 16 de febrero de 2013 la periodista Elisa SIlió repasa con acierto las opiniones de expertos centrándose en el tema de la ortografía.

En el artículo en cuestión “El que escriba habrir no debería graduarse” filólogos y profesores de Instituto y de universidades repasan los problemas que aparecen en evaluaciones y escritos no sólo de lengua española sino en las demás materias.
La metodología que proponemos es transversal de manera que la terapia hay que aplicarla en todas las asignaturas y conciernen al léxico específico de Física o Matemáticas.

A la pregunta si un alumno que escribe “hangulo” en vez de “ángulo” debe o no aprobar, los expertos opinan casi siempre que el problema concierne al docente de “lengua y literatura española” remitiendo el negocio a éste señor que en general es incapaz de resolver la avalancha “léxica”.
Nuestra opinión es que el léxico de 2013 necesario para comunicarse con corrección es mucho más amplio que el que se necesitaba en 1985 y, lo que es más grave, en 2020 el vocabulario será muchísimo mayor. El problema está ahí y es preciso encararlo con esa perspectiva de incremento incesante del léxico y de sus unidades.

Los especialistas achacan las carencias ortográficas a la escasez de lectura. Estamos de acuerdo en parte pero el núcleo del asunto es que con una simple lectura NO se resuelve el problema ya que las necesidades de vocabulario son mucho más amplias que las que a primera vista podemos suponer.

Una de las voces consultadas opina que es necesario redactar a diario, estamos al 100% con ella y esa forma de encarar el problema, además, requiere de una metodología diseñada al efecto. Tanto la lectura que hay que implementar como la escritura deben centrarse en la adquisición de nuevas unidades léxicas. Por supuesto, que no hay más que una herramienta para ello: la lectura; pero ésta hay que efectuarla con una metodología dirigida al aprendizaje de vocabulario.

Recalcamos que la tarea NO es cuestión de la asignatura de “lengua y literatura española” sino de todas las demás materias.
Cada profesor debe ocuparse de su “parcela léxica”. El que se queja de “hangulo” debe pensar que leyendo literatura nunca saldrá la dichosa palabreja y es un negocio que le concierne a él.
La metodología que proponemos con la finalidad de ampliación del léxico en todas las asignaturas la “soportamos” en Corpus específicos o Generales.
Resulta evidente que requerimos de la ya explicada “competencia digital” y de ordenadores o computadoras portátiles que en España se entregan a los alumnos de quinto curso de Primaria. Es por tanto, aplicable desde ese curso.

El cuaderno del alumno

Lo podemos denominar cuaderno o diccionario del alumno al gusto de cada uno. En nuestro recorrido por las aulas de lengua española materna y extranjera comprobamos lo reacios que son los estudiantes a apuntar o anotar las unidades léxicas que desconocen en “papel”.
Somos entusiastas de lo “digital”, de Internet, de los Corpus en su versión electrónica pero llega un momento en el que el “papel” es necesario. El tradicional cuaderno de rayas es imprescindible para que las viejas palabras –formas- queden fijadas en “papel”.

La finalidad no es otra que la de repasar lo aprendido. Si desconocemos el significado del verbo “considerar” y, lo vemos en el diccionario DRAE es muy posible que al día siguiente al enfrentarnos otra vez a dicha forma tengamos que repetir la operación. Pretendemos que las unidades anotadas en el cuaderno se completen con combinaciones que incluyan a “considerar”. Si no existieran locuciones o colocaciones con dicho verbo, escribiremos un breve contexto de uso para recordar ambas cosas, significado y uso.
Se trata de volver una y otra vez sobre la semántica y el empleo de lo aprendido. La lectura pura y simple ayuda sobre todo desde un prisma “ortográfico” pero poco desde el significado si no se acompaña con otras actividades.

A nuestros amigos lectores y profesores les puede parecer exagerada la idea de introducir Corpus digitales en todas las asignaturas del currículo. Los Corpus sustituyen a los tradicionales libros de texto; cada docente puede hacer los suyos (siempre siguiendo el currículo oficial de cada materia) con la ayuda de sus alumnos y esa “construcción” ayuda de las fichas léxicas y de las fichas de escritura nos llevarán a un dominio de la lengua basado en la ampliación del vocabulario.

¿Y la ortografía?

Con esta metodología los alumnos leen muchísimo más que con cualquier recomendación de libros de ocio o de literatura convencional ya que la construcción de corpus les obliga por exigencia del diseño metodológico. La ortografía se aprende al recorrer el camino.
Incidimos en la constitución de Corpus en formato Word que corrige/señala las faltas ortográficas y es un aliado inestimable para conseguir textos impecables.
La ayuda del diccionario digital es inestimable y recomendamos acudir a él de manera constante.

About these ads

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: