Español en América

junio 18, 2009

Enseñar a leer

Filed under: Uncategorized — Mercedes @ 8:13 am

El aprendizaje de la lecto-escritura ha sido tradicionalmente realizado en la escuela.

La aparición masiva de nuevos actores en el campo de la enseñanza como la televisión, Internet y el trabajo de la mujer, han revolucionado los métodos clásicos.

La interacción familia – escuela en esta primera etapa del aprendizaje de la lengua, de la escritura y de la lectura es trascendental en el proceso de adquisición de esa parte de la cultura.

Los ingleses denominan esta etapa primordial de la vida de los niños como “ literacy “ o alfabetización.

La antigua fórmula de enseñanza española caracterizada por el énfasis en el aprendizaje de vocales y sílabas, ha sido sustituida por las nuevas ideas en las que se incide en el aprendizaje de palabras, conjuntos de palabras y frases.

Métodos y / o teorías sobre la enseñanza

El método tradicional o alfabético se basa en deletrear las palabras, es decir, dividir las palabras en letras, vocales y consonantes.

Después, hacia el siglo XVIII apareció el método silábico que consiste en agrupar las palabras por sus sílabas, repitiéndolas de derecha a izquierda y de arriba abajo con el objetivo de conocer sonidos de vocales y consonantes.

El método fonético se usó con posterioridad, apoyándose su enseñanza en el fonema de las vocales primero, para a continuación aprender los sonidos de las consonantes. El objetivo de este sistema fonético era el de pasar más rápidamente a la enseñanza de la lectura.

El método global más avanzado introduce una variable, la motivación.

Se basa en plantear dibujos, fotos o ilustraciones que provoquen el interés del niño. El objetivo de este método es doble : por un lado el aprendizaje en sí mismo , y , por otro, el de la comprensión lectora

El atractivo de este método son las ilustraciones que atraen el interés de los niños. La habilidad del maestro en mostrar sus ilustraciones es clave para conseguir el objetivo de la motivación.

Otro método, es el llamado psicogenético que parte de la base que el niño llega a la escuela con algunos conocimientos sobre la lecto- escritura conseguidos en una sociedad alfabetizada.

Dentro de este método, el comienzo se basa en la llamada “ Hipótesis presilábica “ que consiste en hacer comprender que las letras se utilizan para formar palabras.

Existen dos hipótesis, una es la de “ cantidad “ : el niño aprende que no existen palabras formadas por una sola letra.

La segunda parte , es que el niño acepte que para formar palabras hay que utilizar dos letras por lo menos diferentes : es la hipótesis de la variedad.

La siguiente etapa es la comprensión por el niño que existe una relación entre la expresión oral y la expresión escrita, o una cadena oral y otra escrita.

Se puede separar esta etapa en dos partes :

Hipótesis silábica sin valor sonoro, donde no existe relación entre el sonido de la sílaba y la letra elegida.

Una segunda parte donde existe una correspondencia entre el sonido y la letra que la representa.

En la siguiente hipótesis alfabética se aprende la relación entre el fonema y su correspondiente grafía, se hace ver al niño que es preciso asignar una letra a cada sonido.

La siguiente hipótesis es la ortográfica tradicional en la que la expresión de la escritura puede no ser única. Es decir, que pueden existir diferencias entre la expresión oral y la escrita.

Estos pasos descritos, son las etapas de un proceso de aprendizaje que sigue con lógica lo que sucede en el cerebro de los niños al adquirir nuevos conocimientos.

¿ Existen otros métodos ?

Por aquello de que cada maestrillo tiene su librillo, investigadores y maestros “ au pied du mur “ han publicado sus métodos como “ Montessori “ o “ Jolly Phonics “, basados en decenas de años de enseñanza a niños y muchas veces no solamente a niños latinos o ingleses, sino son sistemas de aprendizaje de la lecto escritura que se han aplicado en multitud de países con éxito.

¿ El aprendizaje tiene una base genética ?

Los niños nacen con un conocimiento apoyado en la herencia genética recibida de sus padres y antepasados por la que el aprendizaje de generación a generación mejora.

Los niños han recibido de sus progenitores en sus genes una facilidad para el conocimiento y el aprendizaje que irá mejorando a través de los siglos y en función de las habilidades realizadas por los que les han precedido.

Francia y algunas escuelas de Escocia vuelven al método silábico

En 2.006 el ministro francés de Robien basándose en investigaciones realizadas como consecuencia del continuo aumento del fracaso escolar, y por Decreto ha vuelto a implantar en el sistema educativo el método silábico con el apoyo de los colectivos de padres y la mayor parte de maestros.

En el caso del español parece claro, que al ser nuestra lengua transparente, el método silábico sea más recomendable que cualquier otro.

Nuestra modesta opinión al no ser ni maestra ni enseñante de preescolar, es que el silábico es el mejor método, incluso para los niños de otras lenguas.

El hecho que el inglés no sea transparente y el elevado número de disléxicos en los países sajones, justificaría que el sistema de aprendizaje no sea el apropiado, es decir el método global con todas sus modificaciones y variantes, por ejemplo el Jolly Phonics.

¿ Cuándo debe empezar el aprendizaje ?

Las teorías sobre cuándo y como los niños deben leer y aprender el idioma son varias.

Los anglosajones son partidarios de empezar con la lectura de cuentos con ilustraciones lo antes posible, para crear un hábito de lectura ( evidentemente son los padres los que leerían ). La edad podría ser a partir de los dieciocho meses que es cuando pueden comenzar a hablar.

Para que empiecen a realizar garabatos sobre un papel y con una cera o un lápiz no afilado, la edad ideal pueden ser los dieciséis meses.

Los niños van perfeccionándose con el tiempo, dibujando cada vez con mayor claridad y utilizando más colores.

No es sino a partir de los tres años que pueden coger un lápiz para poder empezar a escribir letras sueltas.

Normalmente consiguen poner su nombre un poco más adelante

A partir de los tres años es cuando los padres pueden ayudar a sus hijos a escribir.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: