Español en América

junio 29, 2009

Inventar cuentos

Filed under: Uncategorized — Mercedes @ 11:21 am

 

En un trabajo he mencionado la motivación como el eje principal de la enseñanza de la lengua sea a niños españoles o a niños de otra idioma.

La motivación procede del propio docente y éste debe transmitirla a sus alumnos. Si el maestro consigue que los alumnos muestren su interés por el aprendizaje, el objetivo se habrá cumplido. Si la doble motivación existe la comunicación será fluida y el aprendizaje será más fácil.

Está de moda hablar de estrategias. El docente tiene que preparar sus clases, reflexionar, pensar cómo va a motivar a sus alumnos y cómo va a desarrollarlas. Los pedagogos llaman a ese proceso de elucubración sobre cómo desenvolverse y qué hacer y decir, una estrategia.

La motivación es ineludible, no sabría explicar si los niños de primaria la necesitan más que los alumnos de bachillerato, porque cada grupo tiene su dificultad y las niñas del primer grupo piensan en cuentos de princesas y príncipes que los chicos de bachillerato que están turbados por sus problemas de adolescencia.

La motivación es diferente en los grupos de niños y niñas, y de chicos y chicas. Las féminas son más complejas que los varones a los que, en principio, con un balón están satisfechos.

Leer y redactar cuentos

En principio nos referimos a los niños y niñas de primaria, y el eje de la motivación va a ser la lectura de cuentos tradicionales lo más cortos y sencillos posibles para que los alumnos puedan , a través de ellos, realizar las destrezas tradicionales del aprendizaje : lectura, comprensión lectora, comprensión auditiva, y finalmente la escritura.

Vamos a recalcar en este documento unas propuestas, sobre todo, de escritura.

Lectura de los cuentos tradicionales

Se deben escoger los cuentos de toda la vida como Los tres cerditos y el lobo feroz, Caperucita roja, Hansel y Gretel, que la mayor parte de los niños de primaria se los saben.

La lectura de estos cuentos al ser ya conocidos es más fácil.

Los niños cuando leen un cuento, libro o texto que nunca han leído, se sienten incómodos por la novedad. Es una dificultad añadida a la lectura, puesto que descubren palabras nuevas que no conocen ni su significado ni su ortografía.

En una segunda fase, es necesario el acudir a textos nuevos y desconocidos para que amplíen su vocabulario y mejoren en su lectura y en su comprensión.

Cuando los niños y niñas han conseguido leer con soltura los tres o cuatro cuentos tradicionales, se debe pasar a la fase de “ declamación “.

Los maestros americanos e ingleses dan una gran importancia a este aspecto de la lectura. Se trata de que los niños “ se suelten “ pierdan su timidez y pasen de la fase de lectores a la de actores. Declamando, aumenta su autoestima y se sienten muy a gusto porque han aprendido algo más en su recorrido por la lectura.

En España nunca se ha dado importancia a la “ declamación “ pero mi experiencia con mi hija ha dado unos resultados sorprendentes.

Evidentemente, no se trata de realizar experimentos con cobayas humanas sino de aplicar lo que en otros lugares ha tenido éxito.

Redactar cuentos

Sabemos los docentes las dificultades de los alumnos de primaria, de bachillerato o incluso las nuestras para redactar cualquier carta, texto o cuento.

Cuando nos sentamos en nuestra mesa con un lápiz y papel, nos sentimos bloqueados, “ pegados “ en el lenguaje habitual, sin imaginación. A veces podemos pasarnos unos cuantos minutos sin que llegue la necesaria inspiración.

Una vez que el pensamiento fluye por nuestra mente, el lápiz, la pluma o el teclado del ordenador empiezan a galopar, y suele suceder que no hay quien nos pare. Se trata de conseguir que los alumnos escriban y redacten cuentos que han inventado.

Las experiencias con estas redacciones sencillas o microcuentos son fantásticas. Los niños actúan como los mayores: al principio se bloquean, pero al cabo de unos minutos escriben estos microrelatos con fluidez, con las faltas de ortografía habituales, pero con una sintaxis perfecta, mejorando a la de muchos lingüistas presumidos.

Esta maravillosa experiencia realizada con niños españoles aprendiendo nuestra lengua, es perfectamente transportable a niños de otras lenguas que aprenden español como segunda lengua.

En el caso de adultos no españoles, la motivación se realizaría con otro tipo de textos.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: