Español en América

julio 21, 2009

Prolegómenos

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:48 pm

Prólogo, preámbulo, prefacio, exordio, prefación, preludio y proemio

Los anteriores vocablos tienen un significado parecido a “ introducción “ si nos referimos a obras literarias.

El quid de la cuestión es establecer las diferencias entre unos y otros, para aplicarlos en un contexto preciso.

María Moliner en su excelente diccionario abreviado de la lengua, con un símbolo matemático que se adapta como anillo al dedo,  los califica como sinónimos de “ introducción “.

En el uso diario excepto prólogo, preámbulo y preludio los demás vocablos no suelen aparecer.

Sin embargo, sus significados no son idénticos, y salvo mejor opinión, vamos a ver con la ayuda del diccionario de la R. A. E. , y del Lexilogos francés, las diferencias entre unos y otros.

El sustantivo prolegómeno, según la Real Academia, procede del griego, y lo explica como : tratado que se pone al principio de una obra o escrito, para establecer los fundamentos generales de la materia que se ha de tratar después.

Añade una segunda acepción que es frecuente en el uso : Preparación, introducción excesiva o innecesaria de algo. Ofrece como ejemplo : “ Déjate de prolegómenos y ve al grano “.

Estoy totalmente de acuerdo con el diccionario que este último es el verdadero sentido del vocablo. Más aún, entiendo que debe ser usado únicamente en plural. En efecto, el diccionario francés Lexilogos, al ofrecer la solución a nuestro problema de si la palabreja se usa en singular o plural, sin lugar a dudas, nos la propone en plural : “ prolégoménes “ , por una vez y sin que sirva de precedente, esta humilde lingüista ve afirmadas sus tesis en el sentido que “ prolegómenos “ tiene un único uso y es en plural.

Entiendo que a muchos lectores les gusta la polémica. Es más divertido atacar a una ministra o a la directora del Cervantes que meternos en estos difíciles y arduos conceptos de la lengua. Cuando nuestro lenguaje se empobrece, palabras preciosas como exordio o proemio, desaparecen del hablar diario sin que nadie las utilice o hable de ellas.

Me ha tocado bailar con el más feo, y no hay más remedio que seguir dándole vueltas al proemio de las narices.

Volviendo a María Moliner, ésta se quita de en medio, colocando el ya antes mencionado símbolo matemático de la aproximación. Por consiguiente, para la buena María, que en gloria de Dios esté, todos estos “ sinónimos “ tienen un significado similar.

Vamos a analizarlos, pero resulta sorprendente que procediendo de sustantivos latinos diferentes puedan tener idéntico sentido.

El más sonoro es preludio. Todos nos ponemos de acuerdo en referirlo a la música : compases que se tocan o cantan antes de empezar a ejecutar formalmente una obra.

Prefacio tiene un sentido religioso, como bien lo indica el diccionario de la Academia : parte de la misa que precede inmediatamente al canon.

Sin embargo los franceses del Lexilogos, no le conceden ese sentido religioso, y expresan su significado como : ” Texte placé en tête d’un ouvrage pour le présenter et le recommander au lecteur, en préciser éventuellement les intentions ou développer des idées plus génerales. ”

Nuestra ínclita Academia nos explica con el mismo sentido que prefacio, el sustantivo prefación e idéntica etimología del latín praefatio.

Exordio tiene una connotación retórica. Tanto el uso, que no es normal, como las acepciones de los diversos diccionarios, lo definen de manera similar : palabras con que se comienza la exposición hablada o escrita de algo, para llamar la atención sobre ella o preparar el ánimo de los oyentes o lectores.

Prologue es la palabra francesa equivalente a nuestro prólogo; tiene una acepción que se refiere al arte dramático : “ Partie de la pièce que précède l’entrée du choeur où l’on exposait le sujet “.

La pregunta del millón, ¿ qué pondríamos cómo palabra al empezar o explicar una obra literaria ? ¿ Prólogo, prefación, prefacio, preámbulo, exordio… ?

Me inclino por el sustantivo preámbulo, que procede del latín praeambulus, que si no me equivoco quiere decir “ el o lo que va delante “.

Los franceses usan inequívocamente la palabra prefacio para introducir al autor o explicar una obra literaria.

La R. A. E. lo pone a la misma altura significativa que prefación o exordio.

No me van a negar que prefación y exordio , suenan fatal.

2 comentarios »

  1. Me gustaría saber qué debe ir antes el prólogo o el prolegómeno. Gracias.

    Comentario por estudiante — enero 22, 2013 @ 8:26 pm | Responder

    • El prólogo va primero.

      Los prolegómenos justifican el ensayo o el trabajo que se va a desarrollar a continuación.

      Mercedes

      Comentario por Mercedes — enero 23, 2013 @ 12:32 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: