Español en América

julio 24, 2009

La flor que quería volar

Filed under: Relatos y cuentos — Mercedes @ 2:23 pm

Prólogo

El guión de este extraordinario cuento es de Ocean Senn una preciosa niña suiza.
El relato procede de la inmensidad de la amazonía peruana donde árboles, flores y animales salvajes conviven en armonía.

Relato

Curtay era un lirio que se encontraba a la sombra de hermosos caobos en la frondosa selva.
La humedad intensa es una de las propiedades de un bellísimo lugar,  los bosques peruanos.

La otra característica es el calor. Temperaturas que superan a lo largo del año los treinta grados permitiendo que las plantas crezcan a una velocidad de vértigo.

Así Curtay tenía las condiciones idóneas para un rápido crecimiento.
Pero nuestro lirio no tenía sus pensamientos puestos en aumentar su tamaño ; sólo tenía una idea que le obsesionaba, quería volar.

Los pajarillos revoloteaban a su alrededor ofreciendo a las tristes miradas de Curtay, su falta de libertad. Admiraba las piruetas que las pequeñas aves amazónicas realizaban, mientras que para él, atado a la tierra por la raíz, el único movimiento posible era cuando el viento se levantaba meciendo su tallo e inclinando su corola.

Su tristeza iba aumentando conforme transcurrían los días. Su pesar era tal que sus raíces no captaban de la tierra los nutrientes para alimentarse. Comenzaba a ponerse mustio.

Un pájaro de nombre Triay se acercó a nuestro lirio, y le dijo :
– Veo que cada día estás más feo, tu tallo antes de intenso verdor, comienza a amarillear y tu flor no es tan bonita como el primer día que te conocí.
– Envejezco muy rápidamente porque estoy triste por no poder volar. Me gustaría que me dijeras qué debo hacer para realizar piruetas como las que tú haces y ser libre.
– Curtay, no debes torturar tu mente. La naturaleza nos ha hecho a todos diferentes. Cada uno tenemos una misión que cumplir desde que nacemos hasta que morimos. Por ejemplo, yo soy un pajarillo indefenso a la merced de cualquier depredador como esa águila que vuela encima de nosotros dispuesta a devorarme. Si pensara que voy a ser capturado por la feroz rapaz no podría vivir obsesionado con esa idea. Me divierto volando y viendo las maravillas de nuestra amazonía. Ese debe de ser nuestro comportamiento, dar gracias a Dios de la creación, y ser felices porque cada día estamos vivos.
Mientras miraba fijamente a nuestro lirio, seguía revoloteando cada vez más pendiente del águila que merodeaba para comerle.
– Te voy a dar un consejo Curtay : imagínate que siempre hay alguien que está peor que tú. Sin ir más lejos, ayer mi compañera de nido fue devorada por un zorro mientras incubaba nuestros huevos. Me he quedado solo y los polluelos no nacerán, porque después llegó una comadreja que se comió los huevecillos.
– Triay, amigo, te agradezco tus consejos, pero quiero volar para ser libre como tú, salir de la espesura del bosque, ver el cielo azul, las nubes, las montañas. Aquí sólo veo árboles y plantas. De vez en cuando te veo a ti volando junto a mi, y me das mucha envidia.
En ese  instante la tremenda águila cayó sobre el pajarillo llevándoselo. Curtay comprendió la lección. Siendo una preciosa flor, estaba libre de ser devorada por águilas y zorros, que no le prestaban la menor atención. Desde aquel momento comenzó a ser feliz, y sus raíces llevaron la savia que necesitaba para ser un espléndido lirio.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: