Español en América

agosto 2, 2009

Bakalao con tomate

Filed under: Humor y lengua — Mercedes @ 9:43 am

Aburridos están mis lectores, cuando me dedico o al aprendizaje o a la filología. Necesito con urgencia encontrar la piedra filosofal de los blogs, para que la clientela numerosísima no se vaya a picotear a otros lares.

He realizado un curso de estrategia bloguística en el Instituto Cervantes, donde me han aconsejado que los ingredientes para conseguir seguidores, son como en la receta del bacalao, un poco de cada cosa y mucho de nada.

Como estos señores del Cervantes tienen etimológicamente un origen sociata, me recomiendan que habla de sexo, a lo que me niego ; unas pinceladas de escritura sexista en la que hay que poner verde a los escritores normales y aplaudir al partido socialista de Astorga ; la filología también funciona, pero no puede ser hispánica, sino catalana ; otro punto atractivo es, de vez en cuando, meter una encuesta que una se inventa sobre la bondad del socialismo en Birmania, o las tres o cuatro carreras que ha aprobado el señor Montilla ; añadir , de pascuas a ramos una receta de bacalao ( es importante, si es posible, que no lleve este ingrediente ) ; se puede condimentar con algún piropo a Zapatero.

En fin, que voy a seguir las instrucciones, porque mi pasta me ha costado este curso de blogs.

Como primer día de ensayo general de estas interesantes teorías, me dispongo a elaborar una sabrosísima receta de bacalao.

El preámbulo obligatoriamente es lingüístico.

Para ello nos dirigimos a toda velocidad, al diccionario éste de mis penas, clicamos en el término bacalao, y qué sorpresa nos espera :

Etimológicamente procede del euskera : bakailao. No es ninguna broma, ya estoy viendo que no me creen. Sí, es verdad, nuestra sesuda academia, ahora en proceso de descerebración, nos indica la procedencia nada menos que del euskera.

Hay que confirmarlo y me dirijo al correspondiente de lengua vasca, que no hace más que decir lo mismo : es una palabra vasca.
No contenta con este resultado me voy al Lexilogos, en el que nos concreta el término frances, muy conocido como “ morue “. La más simpática acepción francesa, que la ignoraba hasta hoy, es que a las jovenzuelas un tanto casquivanas se les denomina “ morues “.

Los ingleses al bacalao le llaman “ cod o codfish “.

El truco de esta receta es que no lleva bacalao. Con este manjar ha sucedido que por su escasez , se ha convertido en un plato de ricos, habiendo sido hace unos años una comida de pobres.

Mis amigos de Aguinaga, en Guipúzcoa, proclives a los sucedáneos, han creado a partir de las patatas de Álava un nuevo reemplazante del bacalao, que han dado en llamar bakalao.

Estas patatas tienen la propiedad, además de su sabor, de poseer más ácidos grasos omega tres que el mismísimo pez.

Si nuestros gastrónomos andan revueltos, a partir de este producto milagroso, no van a saber ni qué hacer ni qué decir.

Soy la primera en preparar esta fantástica receta de bakalao.

Este producto va a arrasar en supermercados, grandes superficies, se lo van a llevar incluso a Francia. El presidente del Gobierno se ha interesado por sus características y cualidades y me ha pedido que una vez publicada la receta se la lleve a la Moncloa.

Ingredientes :

Para seis personas :

Dos bolsitas de plástico de 400 gramos cada una de sucedáneo de bakalao
Dos decilitros de aceite de oliva procedente de Indonesia
Cuatro dientes de ajos chinos
Un pimiento verde a poder ser de China
Una cebolla normal de las de Marruecos
Se recomienda utilizar una cacerola de barro de las que se venden en las tiendas de todo a cien. Las mejores proceden de Yunnan, porque sólo sirven para una vez.

Cómo se hace :

Se pone aceite de Indonesia en el recipiente chino hasta que rebose de aceite.
Al cabo de cinco minutos se echan los ajos hasta que se achicharren.

Se corta previamente el pimiento verde chino en trocitos pequeños y se vierte en el aceite hasta que coja un sabor negro intenso, señal de que se ha quemado a tope, y no tendrá sabor alguno.

Se recomienda que todos estos productos chinos, se quemen a tope.

Una vez que todo este conjunto esté bien abrasado, póngale encima el bakalao de Aguinaga.

Remuévalo lentamente para que vaya cogiendo el saborcillo a quemado que es la característica de este excelente guiso mitad chino, mitad vasco.

¿ Pero por qué es una receta de bacalao con tomate, sino lleva tomate ?

Esa misma pregunta también me la hago yo.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: