Español en América

agosto 31, 2009

Andrés de Urdaneta, parte II

Filed under: Relatos y cuentos — Mercedes @ 11:28 am

              

El 20 de diciembre de 1.530, en una entrevista con el capitán general de los lusitanos, Gonzalo de Pereira, recibe la noticia que su rey Carlos V ha vendido las islas a los portugueses y que las escaramuzas, guerras y sufrimientos no les van a servir, y tarde o temprano tendrán que retirarse.

El emperador, escaso de fondos, por el tratado de Zaragoza, firmado el 21 de abril de 1.529, vende por 350.000 ducados de oro las Malucas al rey Juan II de Portugal.

Los enormes gastos de las conquistas obligan a la corona a desprenderse de las preciadas islas, dejando a Urdaneta y los suyos en una difícil situación.

La noticia ha tardado en llegar a las Malucas casi dos años desde la firma del acuerdo.

La decepción es enorme. Ha dado lo mejor de su vida, su fe, sus ilusiones; el desencanto le hace volver a su soledad, sobre sí mismo.

Sin embargo, tanto él como su comandante De la Torre, deciden continuar con la empresa de defender las islas, comerciar con las especias y proteger a sus nuevos súbditos.

Su jefe De la Torre parte hacia España en 1.534, dejando a Andrés como nuevo jefe.

Se desconoce la suerte de De la Torre y si consiguió llegar a España, y encontrarse con el emperador.

Continua un año más en Tidore hasta finales del año 1.535.

Decide volver para quejarse a su rey y explicarle los pormenores de la expedición .

Parte de las Malucas el 15 de Noviembre de ese mismo año, con rumbo a la India.

El 12 de enero de 1.536 embarca en el barco portugués San Roque por la ruta del cabo de Buena Esperanza, la inversa del viaje de ida por el cabo de Hornos.

Desembarca en Lisboa y es apresado por las autoridades portuguesas, robándole las memorias y los documentos muy valiosos de la expedición.

Le liberan a sabiendas que al encontrarse con el emperador Carlos, éste desconfiará de Andrés.

Urdaneta explica a su rey los avatares, penurias, muertes y éxitos de la expedición, contándole al monarca que los portugueses le han robado las memorias.

El emperador no le cree y Urdaneta cae en desgracia.

Durante un período de tiempo se desconoce la actividad de Andrés. Reaparece en Méjico ocupando cargos de responsabilidad como el de Corregidor real desde 1.538 hasta 1.552.

El 19 de marzo de 1.553, festividad de San José toma los hábitos de la orden de San Agustín, en la ciudad de Méjico.

Permanece en este convento profesando su fe y mostrando una gran religiosidad a través de la oración. De esta época hay un retrato con su vestimenta sacerdotal en la que aparece muy favorecido, ya que no se aprecia las quemaduras en su rostro originadas en una explosión en sus luchas contra los portugueses ya en la lejanas islas de las especias.

Mientras permanece en el convento sigue pensando en una nueva expedición a las islas, pero ya por la ruta desde el país azteca.

Carlos V ha fallecido y es Felipe II el que rige los destinos del imperio. Y como siempre cualquier expedición es bienvenida, apoyada y financiada por la corona.

El virrey de Méjico, Luís de Velasco se dirige al rey para organizar la expedición partiendo de esa nación y le escribe de la facilidad de la empresa si es dirigida por el padre Urdaneta.

El rey accede a la empresa con la condición de que el destino sean las islas Filipinas.

Finalmente, Velasco no nombra jefe a Urdaneta, sino a otro vasco, Legazpi.

Zarpan del puerto mejicano de Navidad el 21 de noviembre de 1.564, recibiendo las órdenes de navegación selladas y cerradas por el ya difunto virrey Velasco.

Abiertas las instrucciones, la sorpresa de Urdaneta segundo y piloto mayor es enorme, ya que incluyen una ruta no deseada por él, y dirigirse directamente a las Filipinas, sin recoger a los náufragos y supervivientes de las anteriores expediciones que se encontraban en las Malucas y posiblemente en las Marianas.

Urdaneta se enfrenta a obedecer las instrucciones reales o su propia conciencia.

Decide cumplir el mandato real y dirigirse por una ruta diferente a las islas, que el pensaba que podía ser más peligrosa que la suya.

Andrés es un buen navegante y sortea todas las dificultades y peligros de la ruta no deseada.

Urdaneta tiene sus más y sus menos con su almirante Legazpi, por no seguir con exactitud la ruta fijada por su comandante.

Arriban a la isla de los Ladrones el 22 de Enero de 1.565.

El periplo se realiza con prontitud, para las naos de aquellas épocas, han sido dos meses de navegación en la que no se han perdido ni barcos ni soldados.

Nada más desembarcar en Filipinas, Urdaneta empieza a preparar el regreso. El objetivo primordial del viaje era descubrir y confirmar una ruta segura y rápida para el regreso a Méjico.

Prepara minuciosamente la expedición, y elige como navío la capitana de Legazpi, la San Pedro y una tripulación de 200 marineros, partiendo el uno de junio de 1.565.

La vuelta dura exactamente cuatro meses, arribando al puerto de salida, el de Navidad. Como no desea atracar en él, continúan la navegación hasta Acapulco, fondeando el uno de octubre del mismo año.

A este viaje de regreso, la historia lo denomina “ Tornaviaje “.

Se le recibe como a un héroe, no en vano a confirmado una ruta rápida y segura, navegando por el Pacífico norte, para luego bordear las costas de California y Méjico.

Navegación más lenta por disponer de vientos menos fuertes, pero segura y factible.

Felipe II le reclama en España, y Andrés deseoso de satisfacciones, corre al encuentro del monarca explicándole la ruta descubierta sobre el paralelo 42, siguiendo corrientes marinas que favorecen la navegación de oeste a este, desde Filipinas hasta las costas de California.

Explicado de manera muy explícita y convincente el Tornaviaje a los cartógrafos y pilotos de mayor renombre en España para organizar en el futuro las rutas desde Filipinas a Méjico, nuestro héroe guipuzcoano regresa a Manila, permaneciendo en el Convento de San Agustín de Manila hasta su muerte en 1.568.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: