Español en América

septiembre 10, 2009

La mano en el orinal

Filed under: Uncategorized — Mercedes @ 6:45 pm

   

 

     

 

Los cuentos tradicionales empiezan con el consabido : “ Érase una vez … “, y las novelas históricas : “ Vamos a contar mentiras… “

Sea el comienzo el Érase o Vamos a, es al lector al que le toca juzgar si el relato novelado es un cuento o una sarta de mentiras.

Los escritores o lo que seamos, intentamos construir una creación literaria que sea veraz, agradable de leer, entretenida, divertida con alguna diócesis de humor, porque para tristezas y llantos, lo que nos cuentan los políticos por tierra, mar y aire.

En esas estamos hoy, todo son lindezas, como si estuviera dentro de un cuento de hadas en un país utópico; todas las noticias son excelentes, el tiempo es bueno, seco y soleado, buen día de playa septembrino, nos bajan los impuestos, la luz, el tabaco, la priva, el coste de la vida, suben los sueldos, y lo más inverosímil, los políticos prometen estar callados un día entero.

¿ Es real o ficción este comienzo de cuento de hadas ?

Estaba soñando y me acabo de despertar con la mano dentro del orinal. Corro la cortina, llueve, hace viento, no me da tiempo a desayunar, llego tarde al curro, pierdo el autobús, el patrón me recibe cabreado, me prepara el despido, me entrega un cheque incobrable, no tengo derecho al paro, empieza a diluviar.

Esto no es un sueño, es la realidad.

Palabras olvidadas :

Empleo la palabra orinal, que al no utilizar el artilugio por la proliferación de cuartos de baño en nuestras hipotecadas mansiones, el término masculino para mujeres culonas, ha pasado del uso al olvido.

Al orinal le ha pasado lo que le va a suceder al vídeo, a los discos de vinilo o a los televisores que desaparecerán en unos decenios y ocuparán un sitio en los museos.

Aparecen palabras o marcas como Twitter, Facebook, You tube, el Ipod o el Iphone, que antes o después ocuparán un lugar en el diccionario.

Los lingüistas las aceptarán tal como se escriben o las han calificado sus inventores o sufrirán ligeras o profundas modificaciones en su grafía original. Serán del género masculino o femenino pero el éxito comercial de sus creadores las ha puesto de moda.

Las usaremos y más tarde la tecnología se encargará de ponerlas en la basura, y en el olvido como el orinal.

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: