Español en América

septiembre 12, 2009

Castellano y euskera ¿ parientes ?

Filed under: Uncategorized — Mercedes @ 6:07 pm

Es evidente la procedencia del castellano en línea directa del latín del que deriva y es considerada una lengua romance.

Del euskera la nebulosa sobre su origen lo relaciona con el finlandés, el japonés o el cáucaso.

Algún filólogo conocido y respetado como Antonio Tovar lo hace proceder del norte de África, por su gran similitud con el actual bereber.

Curiosamente los préstamos entre castellano y euskera son escasos.

Una consideración importante es que la primera aparición escrita de estas lenguas se realiza al mismo tiempo y en la Rioja, en San Millán.

Es evidente que el nacimiento del castellano se produjo varios siglos antes que su producción escrita.

En aquellos tiempos el idioma era oral, reservándose la cultura escrita toda ella en latín, a los Monasterios.

El fenómeno de la creación lingüística es idéntico en todas las épocas de la historia. El pueblo llano crea las palabras, las modifica, su uso se extiende desde la calle a las esferas cultas, adoptándose después a la producción escrita.

La creación de palabras en la actualidad es rapidísima por la existencia de los medios de comunicación e Internet.

Desde la caída y desaparición del Imperio romano, la creación y evolución del latín hacia el castellano fue lenta, tomando varios siglos la diferenciación del latín que se seguía conservando en los medios cultos y religiosos casi casi hasta nuestros días.

Como ejemplo, véase la diferencia del mejicano oral y el castellano peninsular de nuestros días. Sólo han transcurrido doscientos años desde la independencia y la adopción de muchísimas palabras y giros comienzan a separar una lengua en dos dialectos. Quizás si no hubieran existido las dos Academias, la Mexicana y la Española, poniendo coto a divergencias, los dos pueblos dispondrían de dos dialectos claramente diferenciados.

La velocidad de la comunicación propicia la separación en dialectos de las lenguas actuales si las culturas son diferentes.

Dos culturas con una misma lengua, tarde o temprano terminarán con dos idiomas diferentes aunque parecidos al derivarse de un tronco común.

Euskera y castellano tienen en común el inicio de la producción escrita y el territorio.

Sorprendentemente el castellano se expande con rapidez por la conquista de América y también por la facilidad de su uso al ser de rápido aprendizaje.

El euskera se declina como el latín pero es complicado como éste, contrastando con el castellano que ha preferido adoptar el sistema preposicional para sustituir a las declinaciones.

La producción escrita y abundante del castellano, contrasta con la inexistencia de textos en lengua vasca durante siglos.

¿ Cuál es el motivo ?

Por un lado la escasa población de euskaldunes comparada con la de castellano hablantes, y por otro lado el empuje bélico de los reyes de Castilla frente a los invasores musulmanes.

La conquista de la península la realizan los castellanos expandiendo su lengua.

Expulsados los árabes de España en 1.492 comienza la conquista de América y se implanta el idioma español en los territorios conquistados.

 Otra paradoja es que la mayor parte de los navegantes y conquistadores son vascos, y por supuesto, hablantes de euskera.

¿ América podía haber hablado euskera ?

Volviendo al extraño fenómeno de la inexistencia de textos en esta lengua esta y no otra es la razón del aislamiento del euskera al ámbito de su territorio.

Explicada la proximidad y aparición en la historia escrita de ambas lenguas, paso a explicar mi teoría sobre el origen del euskera.

Los iberos

La aparición histórica del pueblo ibero se tiene en cuenta entre el cuarto y el quinto milenio antes de Cristo, es decir hace ni más ni menos que unos siete mil años.

A los iberos se les hace venir del norte de África, ocupando esta zona y el sur de la península desde donde continúan su expansión hasta ocupar hasta las regiones del sur de Francia, al norte de los Pirineos.

Es difícil hablar de un pueblo o una raza, es mejor referirnos a un conjunto de pueblos con un tronco y lengua comunes, con diversos y tribus que ocupaban este vasto territorio.

Son los griegos los que se inventan la palabra ibero, o mejor dicho Iberia para calificar al conjunto de la península.

En el siglo II antes de Cristo, el griego Estrabón llamaba Iberia a la península.

Curiosamente también calificaba con el mismo nombre a la actual república caucásica de Georgia, llamando a sus habitantes iberos. Si les llamaba de la misma manera a ambos pueblos tenía que tener una poderosa razón : hablaban la misma lengua : el ibero , posiblemente el vasco.

La geografía griega ponía como límite de las tierras conocidas la antigua Iberia, que en el siglo V antes de Cristo la colocaban en las costas de Huelva, para ellos los confines de Ecúmene o tierra conocida.

El vocablo iber servía para denominar a un río, el Río Tinto, a un pueblo, el ibero y a su lengua.

Más tarde, con este vocablo se pasó a denominar el Ebro por su similitud fonética con ibero. El pueblo ibero ocupaba la península, el norte de África y el sur de Francia, llegando incluso hasta el Ródano.

La lengua ibera, dada las distancias y la incomunicación se supone dividida en dialectos procedentes de un tronco común.

Ese tronco común puede ser el euskera. La toponimia peninsular está repleta de vocablos derivados de la lengua vasca.

Algunos la atribuyen a la repoblación originada por la reconquista, pero parece más sencillo una ocupación anterior y total del territorio.

Los romanos atraídos por las riquezas minerales de Iberia, la invaden hacia el año 200 antes de Cristo.

La conquista de Roma dura dos siglos, terminando con la resistencia del pueblo ibero, la desaparición de la lengua y la asimilación de la cultura latina.

Dos grupos de iberos resisten el avance romano, separándose, uno resiste en las montañas del Norte de España, y otro en el Norte de África.

Los del sur se autodenominan bereberes, con gran similitud fonética con la palabra iber, o ibero.

 Su lengua es muy parecida al euskera.

En el norte, los vascos, ocupan un gran territorio que abarca la provincia de Burgos, la Rioja, Navarra y gran parte del Pirineo alcanzando la totalidad de Huesca hasta Cataluña. La toponimia lo prueba.

A principios del siglo V, Roma se derrumba por el empuje de los pueblos germánicos, uno de ellos el visigodo invade la península. Los vascos que ocupaban un amplio territorio, por el empuje de los nuevos invasores, retroceden hacia las montañas, abandonando pueblos y ciudades como Iruña, Izarra que toman sus nuevos nombres, Pamplona, Estella.

El euskera queda reducido a un pequeño territorio, conservándose por lo agreste de su naturaleza y por la resistencia de sus pobladores.

La reconquista supone un avance para el pueblo vasco y su lengua, que recupera parcialmente sus tierras.

Aparece en San Millán conjuntamente con su pariente el castellano.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: