Español en América

septiembre 17, 2009

Academia, sinónimo de incompetencia

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 8:58 pm

 

En un artículo aparecido en la revista de la Universidad de Minnesota, HIOL, Hispanic Issues Online, el profesor de la Universidad de Barcelona, Carlos Subirats, crucifica a la Academia refiriéndose a la incompetencia por miles de términos no aceptados del uso corriente de nuestra lengua, y por la escasa concreción de las definiciones.

Pone, como ejemplo, la calificación del vocablo “ perro “, que no es una explicación sino un chiste digno de ganar el premio a la mayor payasada global de la historia.

La inconsistencia en las definiciones no sólo son un defecto del Real Diccionario, sino de otros muchos y buenos como el de María Moliner.

Ejemplo de buen diccionario lo tenemos en el Lexilogos, oficial francés que es un modelo de cómo se deben explicar los vocablos, su etimología y sus sinónimos en una sola entrada. En las etimologías, las explica con citas de la literatura concretando el año de su producción, si es conocida.

Modelo de cómo se trabaja la lengua, es este Lexilogos, espejo en el que se debe mirar nuestro diccionario, que a pesar del presupuesto del pesebre gubernamental, es una catástrofe en todos los sentidos y una vergüenza nacional.

El profesor Subirats, continúa en su artículo criticando el estado de nuestra lingüística, nuestra literatura, olvidando mencionar la pobreza intelectual de los que usurpan los otrora dignos sillones de la Academia.

Personajes a los que sólo se les conoce una y lamentable obra literaria, no son la representación de nuestra cultura.

Desde las instancias “ oficiales “ de la cultura, Academia, Ministerios del ramo, Instituto Cervantes, se alardea de los cientos de millones de hablantes del español.

Argumento de pobres, el de las estadísticas, que reflejan el incremento demográfico, no la calidad de nuestra cultura que cae en picado porque los okupas de las poltronas académicas se despreocupan de la lengua.

El objetivo es el monetario. En ese mezquino juego están las editoriales, que prefieren el marketing a la calidad literaria.

Telenovelas, grandes o pequeños hermanos, chismorreos del corazón, preocupan al público más que la lectura, el teatro, en una cultura que se degrada a pasos agigantados.

¿ Se puede arreglar el desaguisado ?

El futuro no es ni la lengua ni la cultura. O por lo menos como la entienden estos analfabetos de la política y la academia.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: