Español en América

septiembre 18, 2009

Sándwich

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:09 pm

Aunque hace muchas semanas que no cuelgo mis recetas, mitad culinarias mitad humorísticas – o por lo menos lo intento – , hoy me toca lingüística.

La palabra sándwich está plenamente aceptada por el diccionario de la Academia con la grafía y tilde anterior. Es curiosa la acentuación de este vocablo. Para decir la verdad durante muchos años, sin darme cuenta, he escrito sándwich sin su tilde, hasta que el corrector de Word aburrido de corregir mi incompetencia, ha dado un alarido que me ha dirigido en directo hacia el DRAE, comprobando que lleva su acento correspondiente.

Conocido es que el inglés no se acentúa, que se lo pregunten a Shakespeare. La costumbre de no acentuar las palabras en esa lengua, me ha hecho cometer el error del sándwich.

En el post de ayer, comentaba un trabajo del profesor Subirats sobre la falta de concreción de las definiciones del diccionario oficial.

Por asociación de ideas, me he acercado a palabras como emparedado, bocadillo, bocata, pan de molde y sus homólogas francesas.

Sorpresas, sorpresas nos da la vida, como dice la canción, pero aún más nos la produce el diccionario de nuestros errores, cuando acudimos a la definición de “ emparedado “.

 Nos cuentan los lingüistas de la empresa de limpiezas que se encarga de nuestro idioma, limpiando, fijando y dando esplendor ( aunque la utilización de estos gerundios no es correcta, pero como el guión lo exige… ), que “ emparedado “ es del género masculino : Porción pequeña de jamón u otra vianda, entre dos rebanadas de pan de molde.

Mis entendederas no alcanzan por qué la porción de jamón del emparedado tiene que ser pequeña. ¿ Un emparedado deja de serlo, si lo que ponemos entre pan y pan es grande ?

No tiene mucho sentido, y tampoco lo que se coloque entre rebanadas tiene que ser “ otra vianda “.

En mi tierra de garbanzos, los emparedados pueden ser de todo tipo.

No se restringe su nombre a “ las viandas “.

Siguiendo el hilo conductor, la porción pequeña que se coloca en el emparedado, me ha llevado a consultar el término “ pizca “ y su verbo “ pizcar “.

El diccionario define a este último como “ tomar una porción mínima de algo “. Correcto, pero su etimología o mejor dicho su origen lo atribuye a la onomatopeya.

Craso error puesto que la castellana pizca, procede en directo y sin trabas del euskera “ pizka “. “ pizka bat “ significa “ una pizca “.

No parece que nuestros lingüistas, y los llamo nuestros porque los pagamos los contribuyentes a través de los presupuestos generales del estado. Me refiero a los presupuestos, pero mis lectores habrán entendido que me he equivocado, no son “ presupuestos “ sino “ impuestos “.

Si el origen de pizca fuera onomatopéyico, la consabida palabreja habría tenido en otros idiomas sus correspondientes producciones. No he encontrado en ninguna otra lengua una equivalencia a pizca, por lo que deduzco que la lógica impone su origen euskérico.

Bocata existe, y por supuesto, bocadillo.

En francés, el término más usado es sándwich con la misma grafía inglesa pero sin la tilde española.

A la rebanada de pan de molde, para nuestros vecinos “ pain de mie “, le llaman toast, utilizando la forma anglosajona. Los ingleses llaman a la rebanada “ toast “ pero el vocablo no es sajón, sino de origen latino.

El verbo tostar, la academia en su diccionario lo define como : Poner algo a la lumbre, para que lentamente se le introduzca el calor y se vaya desecando, sin quemarse, hasta que tome calor.

La definición no es muy correcta, pero además los lingüistas ignoran que el “ calor no se introduce “, sino que se “ transmite “. Craso error que demuestra su incompetencia.

Si avanzamos un poquito más y nos dirigimos a la expresión de “ tostada “, nos asombraremos al comprobar : “ rebanada de pan que, después de tostada, se unta por lo común de manteca, miel u otra cosa. “.

La lengua española es lo suficientemente rica para poder utilizar alguna otra palabra en lugar de “ después de tostada “ ( La tostada después de tostada está tostada )

En Venezuela, “ tostar “ significa locura. Aclarémoslo, se dice de alguien que está tostado, cuando está loco. Por eso se recomienda que las personas no tomemos demasiado sol porque podemos volvernos locos…

En algún que otro post, he insistido que en las definiciones de los términos, no deben entrar las palabras definidas. Esa es la clave de un buen diccionario, evitar errores como el de tostada y tantos otros fallos garrafales.

“ Olerse la tostada “ que aparece en el diccionario académico: “ adivinar o descubrir algo oculto como una artimaña, una trampa, etc. “ es correcta, pero es una expresión inusual, que tiende a desaparecer.

La francesa “ toast “ además de rebanada de pan de molde, significa : “ acción de levantar una copa invitando a beber en honor de alguien “.

El pan de molde en lengua gala se denomina “ pain de mie “ o pan de miga, traducido literalmente. Y se llama “ de mie “ porque no tiene corteza, “ croûte “ en la lengua de nuestros vecinos.

 Tienen una expresión muy característica “ casser la croûte “ ( traducción literal, romper la corteza ), que equivale en lenguaje coloquial a “ comer “ pero con un sentido de comida no sofisticada.

Nuestro diccionario castizo califica el pan de molde como : “ El que tiene forma rectangular y se usa principalmente para hacer emparedados “.

Recuerdo que los lingüistas que se llevan nuestros impuestos, están muy verdes en esto de las formas geométricas. Sino se sabe lo que es un rectángulo, mi primer maestro me enseñó a evitar la ignorancia.

 Como esta es atrevida y los de la nómina de la academia son muy muy osados, han colocado al pan de molde como de “ forma rectangular “, cuando es exactamente un “ paralelepípedo rectangular “.

Suena fatal pero es la realidad, el pan de molde tiene esa forma con nombre tan drástico como el antes mencionado.

Nos queda otra chistosa definición de “ bocadillo “, que no es ninguna broma, porque pueden verla en nuestro simpático diccionario : “ Refrigerio que los trabajadores y estudiantes suelen tomar entre el desayuno y la comida “.

Pero, ¿ es que los parados y los jubilados no tienen derecho a zamparse unos buenos bocadillos ?

A este bocata de uso restringido  lo hace el diccionario derivar como diminutivo de “ bocado “.

No han frecuentado los bares de desayunos de los trabajadores de la construcción, cuyos bocadillos tienen de todo menos de diminutos ni diminutivos…

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: