Español en América

noviembre 5, 2009

Español neutro:¿necesidad o incompetencia?

Filed under: Política ficción — Mercedes @ 9:32 pm

 

Primera entrega

Seguimos o mejor dicho siguen dándole vueltas a la necesidad de crear un español neutro para que lo entiendan todos los hablantes de la lengua.

Se ha celebrado en el Centro Cultural de España, en Buenos Aires, un encuentro entre traductores españoles y argentinos con < la utopía : el castellano neutro> como tema central.

Miguel Sáenz, traductor reconocido internacionalmente da en el clavo: < el castellano neutro ya existe, y es el lenguaje culto a través del cual nos entendemos todos >. Estoy ciento por ciento de acuerdo con él, pero añadiría < y es el castellano que usamos en España, y que lo entiende todo el mundo, hasta el que no quiere entenderlo >.

Al conferenciante se le preguntó sobre la búsqueda de un lenguaje más democrático a lo que al estilo de Pilatos, contestó: < el traductor, sea argentino o español, tiene que mantener su personalidad >

Por mi parte, entiendo que el lenguaje no tiene nada que ver con la democracia, y el que formuló la pregunta no parece que sabe mucho ni de democracia ni de lengua.

La incorporación al idioma de términos procedentes de otras culturas, me parece un error garrafal que nada tiene que ver con la democracia. Se deben de aceptar vocablos o expresiones científicos o técnicos pero nunca incorporar lo que pueda contaminar la lengua como nuevas locuciones de uso local. La lengua nada tiene que ver con la democracia ni con el número de hablantes. Existe un español universal, puro,  precioso, culto que poco a poco lo vamos transformando por el uso y siempre -democraticamente- de acuerdo entre todos los actores de la lengua. De todos los actores el menos culto, capacitado y más acomplejado y cobarde, la Academia.

Los que se rasgan las vestiduras por el uso habitual de esos anglicismos, sin embargo prefieren “jugar tenis” o ” jugar fútbol”. La Real e incompetente Academia para contentar a los recién llegados y en aras de una falsa democracia prefiere aceptar estas propuestas en vez de seguir con lo correcto.

El eje central de la necesidad de un español neutro, unitario, uniforme o como se le quiera llamar, radica en la pobreza intelectual del español que circula, con unas enormes carencias debido precisamente a esas incorporaciones procedentes de otras culturas.

El que pregunta sobre la democracia lingüística, confunde la lengua con la cultura.

Estoy de acuerdo que a la cultura originaria de la península, se le pueden y se le deben hacer añadidos procedentes de otros países o regiones.

Recomiendo para los creyentes y apóstoles de la diversidad, el debate abierto en Francia sobre la incorporación de los inmigrantes a la lengua y cultura francesas. Dense un paseo por la web del ministerio de inmigración, de integración, de identidad nacional y del desarrollo solidario, para ver las propuestas del titular Eric Besson sobre el himno nacional y otras cuestiones como  conocer, compartir y valorizar la identidad francesa, con las que más del 60% de los franceses están de acuerdo…

En España una propuesta similar se habría tachado de racista, antidemocrática… La tradición francesa en este sentido nos supera en un siglo en cuanto a valores nada sospechosos de prescindir de los derechos humanos y democráticos.

Pero la lengua, y no me refiero a ninguna otra sino a la nuestra, el español no necesita de incorporaciones. Las únicas posibles – y necesarias- son las que vienen de la creación científica o técnica (la mayor parte anglicismos) que NO contaminan el idioma, sino que lo enriquecen porque la ciencia es progreso.

El considerar vocablos de uso regional no significa avance alguno para la lengua que debe ser culta.

Entiendo como lengua culta la que conservando su riqueza con esas incorporaciones científicas la que se emplea en la enseñanza ( primaria, secundaria y universitaria) en la literatura y sobre todo en la prensa, punta de lanza de la calidad de la lengua.

El lenguaje oral – según mi opinión – puede usarse como queramos. Hay es donde caben incorporaciones, acentos,  ceceos, contracciones, supresiones, modismos y construcciones diferentes a la culta.

Aunque sería mucho mejor el uso en la jerga de todos los días de ese español culto, unitario, científico y nunca neutral.

Para terminar con el seminario realizado en Buenos Aires sobre el español neutro, los traductores argentinos se han quejado que las editoriales les encargan trabajos porque cobran menos que los españoles. Luego los textos son corregidos por españoles.

Entiendo que los que tenemos que quejarnos somos los traductores españoles porque los del otro lado del charco están dispuestos a traducir por menos dinero que nosotros. Utilizando un anglicismo: a eso se llama hacer dumping.

Prefacio:

Esta primera entrega de un trabajo comparativo con la lengua francesa, pretende probar la urgente necesidad que tiene la lengua española de recuperar su uniformidad y sobre todo su calidad.

La situación del francés en el mundo de la francofonía es la primera parte de este trabajo a la que seguirá la situación o mejor dicho el caos en el que está sumido el español en Estados Unidos y las carencias lingüísticas de profesores, periodistas, editores, traductores y no quiero hablar de correctores, puesto que esta profesión ni siquiera existe o lo que es peor, se ignora su existencia y necesidad.

Si comparamos la situación del español con la del francés, ésta es modélica y ha desembocado esa unidad en una calidad de la obra literaria excepcional que contrasta con la pobreza intelectual de los escritores en lengua castellana y la escasa categoría de la mayor parte de los académicos españoles.

La Academia española de la Lengua es una institución sin criterio, dominada por el mercantilismo que pone por delante los intereses económicos a la perfección de la lengua.

Nos lleva a Estados Unidos donde nuestra cultura por su escasa calidad literaria comparativamente con la riqueza de la lengua inglesa, es menospreciada como una lengua y cultura de pobres y de incultos.

La lengua y más aún en España es política en estado puro. Un instrumento que se utiliza en determinadas comunidades como arma arrojadiza para justificar políticas de odio y separación.

La lengua ha sido abandonada por la Real Academia española a los políticos, dejando en manos de estos su futuro.

Como botón de muestra está la “Fundación del español urgente“, llamada en abreviatura Fundéu de la que el máximo mandatario de la Academia lo es también de aquella institución.

Ahora, ni más ni menos, se encuentran enfrascados en el otorgamiento de unos denominados “certificados de calidad en el uso del español “.

¿Cuál es entonces la función de la Universidad española? ¿Servirán para algo las Facultades de Filología, Periodismo?

¿No es la función de éstas la formación de periodistas, lingüistas, traductores, intérpretes, correctores y especialistas en lengua española?

¿La Fundéu en connivencia con la Real Academia va a conceder diplomas a los periodistas hispanos de Estados Unidos que muchos de ellos ni siquiera han pasado por una Universidad?

La lengua española está dominada por una serie de complejos, mayores o menores.

Propongo que cuando el complejo sea de gran tamaño se denomine Komplejo y si es reducido se siga escribiendo al estilo antiguo, complejo.

Komplejo de la femineidad , Komplejo de la diversidad, Komplejo racista, y una serie de Komplejos y complejos de los que la lengua de Suso no ha podido escabullirse.

Ahora Fundéu pretende hacer cómplice de sus desaciertos, nada menos que a San Millán cuna de nuestra lengua castellana.

Como botón de muestra les envío las siguientes consideraciones sobre el uso del masculino / femenino en el lenguaje periodístico, en el lenguaje común, en la escuela primaria e incluso en el lenguaje que deberían emplear tanto en la Real Academia de la Lengua, como en la Agencia EFE e incluso en la Fundación Fundéu.

Conviene recordar que el masculino es un género “no marcado“, y se puede por este hecho designar indiferentemente a hombres y mujeres, al contrario, el femenino se denomina con propiedad como género “ marcado “. Afecta el “término marcado“ con una limitación que el otro está exento.

Como ejemplo para lingüistas improvisados:

< El ganado vacuno > designa tanto a las vacas como a los toros.

A diferencia del “género no marcado“, el “género marcado“ aplicado a seres vivos, origina entre los dos sexos una discriminación. Así, la feminización del lenguaje puede conseguir un resultado inverso al que se buscaría y establecer en la lengua una segregación entre hombres y mujeres. No se deben predeterminar esas categorías atribuyendo a las mujeres términos propios en funciones, títulos, oficios o profesiones. Esta iniciativa arriesgada provocará confusión y desorden en un equilibrio nacido del uso y que – en mi opinión – sería más conveniente que el uso fuera el destinado a formular las modificaciones pertinentes con el paso del tiempo y de las necesidades del idioma.

No se deben forzar las modificaciones idiomáticas, sobre todo en estas que conciernen a los géneros masculino y femenino, creando nuevas formas que pudieran discriminar al otro género.

El francés en el mundo:

El francés se habla a parte de en la metrópoli y sus territorios de Ultramar ( DOM – TOM ) nada menos que en Québec ( Canadá ),  en el norte de Africa, en Marruecos, Túnez, Argelia y Mauritania. En Senegal, Camerún, Costa de Marfil, República Centroafricana, Togo, Chad, Níger, Costa de Marfil, los dos antiguos Congos, el exbelga y el francés.

En todos estos países africanos, el francés es la lengua oficial y en muchos de ellos, la única. En otros, como los estados árabes del Norte de Africa, es lengua co-oficial.

En el oriente medio en el Líbano la comunidad cristiana maronita conserva un inmenso amor a la lengua de Molière. En Egipto pequeñas comunidades conservan con orgullo la lengua gala.

El francés, en todos ellos, tiene dos rasgos comunes:

A) La uniformidad de la lengua

B) Un extraordinario amor y gratitud por la herencia cultural recibida que en algunos casos puede llegar a pasión.

Contrariamente a lo que le sucede al castellano con veintidós Academias de la Lengua, el francés está supervisado por una Academia, la Académie française. Sólo la Real Academia francesa de Bélgica acompaña a la francesa en su trabajo de vigilancia, sin que en ningún momento exista ni divergencia, ni discrepancia, ni llamada a la diversidad.

En el Québec canadiense existe un “Office Québécois de la langue française“ creado en 1.961 por el Ministerio de Cultura de Québec para contener el empuje del inglés. Este organismo está en total sintonía con la Académie française.

Los canadienses francófonos sostienen con razón que el uso de una lengua tiene cada vez más un componente ideológico.

La Academia Francesa fue creada en 1.635 por el cardenal Richelieu editándose su primer Dictionnaire en 1.694, sesenta años después de su fundación, cuyo objetivo, su primera tarea fue “daría la autoridad de la lengua“.

En el prefacio de esa primera edición con casi cuatrocientos años de existencia se explica que a continuación del diccionario, seguirán una Gramática, una Retórica y una Poética.

Para ese año de 1.694, ya otros dos diccionarios le habían hecho la competencia. Uno el de Richelet editado en 1.680 y un segundo en 1.690 el de Furetière.

El objetivo primordial del Diccionario de 1.694 era conseguir la “mayor perfección“ para la lengua francesa.

Hay que hacer constar que la Academia Francesa es una institución de Estado, forma parte del Gobierno y está sostenida por el presupuesto nacional.

La mayor parte de sus cuarenta miembros son lingüistas, filólogos, filósofos, escritores de renombre internacional y algún político.

Los premios que se otorgan en lengua francesa, deberían leerlos para tomar ejemplo alguno de nuestros famosos planetas.

Un premio Goncourt, por ejemplo, desde que se empieza su lectura, no puede menos que terminarse en una sentada.

Les invito a que intenten pasar de la primera página de un planeta o de cualquier otro premio literario de nuestro entorno editorial para aburrirse soberanamente. O si padecen de insomnio no será necesario tomar píldoras sino leerse el primer capítulo del último Nadal.

Libros mal escritos, torpemente redactados, eso sí usando palabras inusuales para justificar un dominio de la lengua mal entendido y aplicado. La consecuencia, los lectores se cansan de una literatura floja y mercantilizada.

 

 

 

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: