Español en América

noviembre 9, 2009

Unidad y uniformidad

Filed under: Uncategorized — Mercedes @ 10:39 pm

                     

                                 

En mi afán purista por el idioma que algunos confunden con un brote antidemocrático y racista por imponer una lengua única quiero seguir rompiendo lanzas por un español que sea digno, culto, técnico, científico y que su prestigio pueda enorgullecernos a todos.

Lo contrario sería la ruptura de la lengua común en unos cuantos trozos –dialectos- inservibles como vehículo de comunicación universal.

El español es hoy una lengua desprestigiada a nivel cultural, literario y científico. Lo que se trata es de buscar y encontrar las causas de esta catástrofe intelectual y aplicar las medidas necesarias y urgentes para remediar esta situación caótica.

En este blog he insistido en la realidad anterior y he comparado nuestra triste situación con la potencia cultural y científica de los franceses.

Los defensores de la introducción de aportaciones lingüísticas procedentes de otras culturas en aras de la diversidad y de la multiculturalidad, aportan como única razón – no científica- la democracia, basándose en el implacable número de hablantes que aporta cada país.

Argumento este nada científico el de aportar cifras en vez de razones.

La democracia nada tiene que ver con la ciencia, y la lengua como parte de la ciencia que es no puede tener en cuenta ni estadísticas, ni número de hablantes. Tenemos que mirarnos en el espejo de los triunfadores, no en el de los derrotados. Las lenguas unitarias se imponen con unas normas rígidas – en lo que a la lingüística se refiere – en las que las reglas de la democracia no pueden ser tenidas en cuenta. Al que impone estas reglas de carácter científico no se le puede tachar de fascista, como tampoco al investigador que sigue una línea para encontrar la solución de un tipo de cáncer.

Las razones no son políticas. La lengua, a veces es usada por los políticos como arma para separar, no para unir. No debe ser así, pero es un hecho.

Ejemplo de ello es la situación del español en Cataluña, donde los políticos elegidos democráticamente han elegido un camino que es el destierro de la lengua en esa comunidad. La ley de los números impone su fuerza. El paso de los años dará la razón al que la tenga.

Mientras tanto utilicemos la razón para resolver los problemas, pero la situación de la lengua española exige una profunda reflexión.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: