Español en América

noviembre 22, 2009

Mostaza

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:04 pm

La especia mostaza, es la semilla de  varias plantas de la familia de las crucíferas. Procede de la India y se ha ido extendiendo su cultivo a casi todos los países.

Es un condimento universal que además de dar un excelente sabor a los platos de diversas cocinas, se utiliza para fabricar las innumerables variantes de la salsa mostaza.

La palabra mostaza sirve para denominar a los granos y a  la vez a las salsas que se confeccionan con ellos.

Los tipos más conocidos son los granos blancos, sinapis alba, los negros o sinapis nigra y los obtenidos de la variedad denominada salvaje o sinapis arvensis.

La etimología que nos proporciona el diccionario oficial es que mostaza procede del adjetivo latino mustaceus o mosto de uva.

Los romanos confeccionaban unos vinos especiados añadiendo al mosto de uva sin fermentar granos de mostaza blanca. Con posterioridad,al añadir al zumo mayores cantidades de mostaza, se originó la salsa que conocemos hoy en día. Los romanos ya la llamaban mustum ardens o mosto ardiente. Comprueben la similitud con el sustantivo francés moutarde (moût ardens) como los romanos, mosto ardiente.

El vocablo moût en idioma de Molière significa mosto.

El sustantivo español parece que deriva de mustaceus, teniendo razón la Academia.

La lengua española anda algo escasa de expresiones con mostaza. Los franceses utilizan con frecuencia < la moutarde me monte au nez> para significar que alguien se impacienta o se encoleriza.

Disponen de un verbo moutarder que equivale a sazonar con mostaza. Nosotros no tenemos el verbo mostacear equivalente. Usamos el sazonar o salpimentar. Nuestros vecinos galos usan assaisonner, saupoudrer, similares.

Pero si poseemos el mostazal que designa un campo sembrado de plantas de mostaza.

Nuestro diccionario recoge como válidos otros sustantivos en desuso que servían para definir la mostaza, los granos o su salsa: jenabe, ajenabo.

La lengua en su largo camino de más de mil años ha creado palabras, ha incorporado neologismos, las modas han impuesto nuevos vocablos, otros se dejan de usar y desaparecen del empleo diario y de la literatura.

Me refiero a esos sustantivos – sobre todo- inusuales que más tarde la Real Academia los elimina del diccionario oficial. Es incomprensible que estas palabras que han tenido muchas veces una vida durante siglos y que aparecen en nuestra literatura, los especialistas de la lengua las hagan desaparecer de un plumazo. Otros como jenabe o ajenabo sinónimos de la sabrosa mostaza que tienen poca historia siguen presentes en el diccionario.

¿Alguien lo puede explicar? ¿Por qué la Academia mantiene unos y elimina otros como espatario, arrebolado, tiufado (propuesto para suprimirlo en la vigésima tercera edición) y tantos otros de nuestra lengua y cultura?

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: