Español en América

noviembre 30, 2009

Colocaciones V

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 3:27 pm

¿Lexicalización o gramaticalización de las colocaciones?

La exposición de conceptos puede pensarse que es tarea estéril, y a todos nos gusta entrar en faena, pero a veces no hay más remedio que entrar en el terreno pantanoso de las definiciones. Y pantanoso es este fangal de la lingüística que aunque poco a poco se va acercando a la ciencia matemática (gracias a la informática y al tratamiento de los corpus) sigue dando amplios quebraderos de cabeza por la diversidad de opiniones de los expertos,  en ocasiones con ideas encontradas.

Si hemos ido, en alternancia, produciendo definiciones y dando ejemplos de diccionarios de colocaciones, ahora nos toca el tema farragoso de los conceptos.

Lehmann en su obra “New reflections on grammaticalization and lexicalization” en 2.002 es partidario de la no oposición de estos dos conceptos.

El proceso de lexicalización es una secuencia de la lengua que por metonimia produce una concretización de una colocación o combinación.

La gramaticalización es un fenómeno lingüístico por el que por abstracción metafórica se incorpora una colocación al léxico.

Según Lehmann son dos procesos paralelos y no opuestos. Su teoría se apoya en dos enfoques, uno el analítico en cuanto a que las construcciones que efectuamos son combinaciones libres de palabras. El segundo enfoque, el holístico se refiere a las estructuras que forman “un todo” sin tener en consideración el significado individual de cada componente. En este último enfoque cuando utilizamos una colocación o combinación identificamos el todo por su significado y nunca por lo que significan las partes que componen el “todo”. Este enfoque holístico lo suponemos tanto si somos los productores de la colocación o los receptores. Seamos hablantes o lectores. Este proceso de emisión y comprensión de las colocaciones es un proceso automático carente de reflexión.

De aquí se deduce la importancia de la enseñanza de las colocaciones como fenómeno automático y no reflexivo. En cada grupo de estudiantes y de nivel de enseñanza se tendrá que considerar esta arbitrariedad, espontaneidad e irreflexividad del fenómeno lingüístico de las combinaciones/colocaciones.

El paso de qué colocaciones hay que enseñar para cada nivel de edades y de alumnos, es con toda evidencia el intríngulis de la cuestión. En la propuesta de colocaciones para cada nivel, entra en juego la capacidad cognitiva de cada grupo de aprendientes. No será lo mismo la propuesta de colocaciones a niños de cuatro años sin conocimientos previos que a adultos universitarios con un cierto nivel de la L2. La dificultad es más,  qué enseñar a cada grupo que la propia enseñanza de las combinaciones.

En mi opinión sería posible la enseñanza del español sustentada en las combinaciones, apoyándose en diccionarios monolingües y en específicos de colocaciones, y sin entrar en el aprendizaje de la gramática. La dificultad estriba en la escasa oferta de diccionarios especializados, y en la no diferenciación de los  niveles de los alumnos.

Si seguimos el razonamiento de Lehmann en cuanto a la forma de acceder a las combinaciones, si necesitamos encontrar la significación del bloque léxico de las unidades que lo conforman, entonces esa combinación será una colocación y, además se habrá añadido por lexicalización al corpus mental del lexicón.

En 2.004 el lingüista Postila en su obra “Lexicalization as a way to grammaticalization”, indica que el paso de la lexicalización a la gramaticalización es el instrumento para edificar una Gramática constructivista.

Lexicalización y colocaciones

Para Raquel Alonso de la Universidad Complutense, <las colocaciones se encuentran en el seno de un proceso de lexicalización que no ha culminado, como ocurre en el caso de las locuciones y otras unidades fraseológicas (que no precisa)>.

Añade un párrafo que yo me he cansado de repetir en este blog: <…la lengua de ayer llega hasta hoy cambiada, reconstruida,….. de manera que las estructuras sintácticas de ayer llegan hasta nosotros bajo una nueva luz, a través de elementos lexicales nuevos formados a lo largo del tiempo, o bien las palabras que nuestros antepasados reconocían y utilizaban en autonomía se nos presentan ahora como partes constituyentes del entramado sintáctico, de manera tal que no llegamos a reconocerlas ni en su forma ni en su categoría gramatical ni en su significado primitivo, sin embargo las utilizamos en su nueva función y apariencia, aunque no las podamos identificar ni aislar como palabras autónomas pues ya no lo son>

La hipótesis de esta lingüista de que <las colocaciones son combinaciones de palabras en un proceso de lexicalización implica una progresiva fijación formal y un cambio semántico (entre otras cosas)>.

Para Alonso las colocaciones léxicas son las que están más cohesionadas semánticamente – siempre según ella- por ello poseen menor colocabilidad, o sea que los colocados pueden combinarse en muy pocas ocasiones para formar otras colocaciones.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: