Español en América

diciembre 14, 2009

Liderazgo de la prensa

Filed under: Uncategorized — Mercedes @ 9:58 pm

Si tenemos en cuenta la importancia de los medios en la formación de una opinión en su audiencia, el papel predominante es de los audiovisuales sobre la prensa escrita y digital.

Los ciudadanos piensan en este papel influyente de la televisión sobre la prensa escrita, pero perciben una mayor veracidad en esta.

De la importancia de la prensa escrita en papel o digital es la continua alusión de los medios audiovisuales a los principales diarios denominados “de referencia” que en España podríamos enumerar : “ El País”, “El Mundo”, “Abc” y en menor medida “La Vanguardia”.

Lo escrito en estos medios es prueba de seriedad, veracidad y elevada consideración cultural y técnica.

Los medios audiovisuales han perdido parte de su credibilidad al utilizar un lenguaje más cercano al “de la calle”, privilegiando la popularidad sobre el rigor lingüístico.

Por estas razones la prensa escrita en sus dos formatos papel y electrónico posee un poder cultural e intelectual que podemos calificar como la punta de lanza de la cultura de una lengua.

Por parte de lingüistas y literatos durante decenios se ha considerado –erróneamente- al periodismo como un género menor.

Se dice que el tiempo pone a todo el mundo en su sitio, y hoy en día en los albores de la explosión periodística en los medios electrónicos el periodismo se ha convertido en el género por excelencia.

Gracias a un elevado nivel cultural, técnico y científico de los profesionales y, también por el loable mérito de los correctores, se ha conseguido que el nivel literario del periodismo español – y me refiero sobre todo al periodismo de España, sin que nadie de América se enfade- alcance la excelencia y sea modelo de la prensa mundial por su calidad integral.

En estos momentos en que la dichosa “Nueva Gramática” se acaba de publicar y proliferan los comentarios sobre la aceptación por parte de todos de esa diversidad en las normas, sorprende por lo elogioso, pero en sentido contrario al querido, uno del doctor en letras y lingüista Barcia ni más ni menos presidente de la Academia Argentina de las Letras que en una entrevista publicada el lunes catorce de diciembre en el diario ABC se muestra ufano por la presentación de la “Nueva Gramática” y lo es porque las tesis de la variabilidad de la norma y la introducción o aceptación de determinadas tesis que hace unos años hubieran sido impensables que la RAE las hubiera incluido en la reglamentación.

Ya en el Diccionario Panhispánico de Dudas pasaron algunas formas sintácticas que hace unas decenas de años jamás se habrían aceptado.

Barcia se muestra entusiasmado – no es para menos- porque la RAE ha dejado de manejar este negocio suculento de la lengua española de forma imperial. Lo cierto es que la antigua misión de la Academia, aquello olvidado de “limpia, fija y da esplendor” no se podía manejar como una empresa de limpiezas sino al estilo ordeno y mando. No había, ni hay solución cuando lo que se dirige es un guirigay de veintidós academias de intereses variopintos pero que el común denominador es la pasta, la plata que se dice en América.

La pertenencia al clan de los académicos representa una suculenta manera de ganarse la vida.

No me refiero ni mucho menos a este señor Barcia pero dada su alegría por la publicación de la “Nueva Gramática” y el desparpajo en la entrevista, sorprende que conociendo el castellano como lo debe conocer este insigne doctor de las letras argentinas, maneje el discurso: “Vos fijate que la unidad de la lengua depende esencialmente de dos factores: de la escuela y del periodismo. Pero como la escuela ha renunciado en gran medida a exigir una lengua correcta, queda el periodismo. Y en estos momentos la lengua periodistica es buena”.

Resulta sorprendente, incalificable que todo un presidente de una Academia de la Lengua se regocije de que “la escuela haya renunciado a exigir una lengua correcta”.

Habrá renunciado él, no creo que la Argentina haya renunciado a la noble tarea de enseñar la lengua con arreglo a una norma.

Por otro lado, proclama la buena noticia de que el periodismo posee un lenguaje correcto. Afortunadamente, si los académicos abandonan el lenguaje y se lanzan por la vía peligrosa del todo vale, queda la prensa escrita como valedora de la lengua.

Si seguimos el hilo de la entrevista al insigne Barcia, al preguntarle sobre argentinismos importados por los españoles, responde sin cortarse un pelo ”putear”, ni más ni menos.

Lo soez, grosero, mal educado se ha incorporado al idioma. Si , por otro lado, “putear” es un argentinismo que baje Víctor de la Concha de su pedestal y lo certifique.

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: