Español en América

febrero 4, 2010

Palabras compuestas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 8:05 pm

Las lenguas naturales son como los seres vivos, nacen, se desarrollan, se reproducen – originando variedades y dialectos- y finalmente mueren.

En ese largo proceso, las lenguas, mejor expresado los locutores, crean nuevas palabras por infinidad de procedimientos, como adopción de calcos o neologismos prestados de otras lenguas, nuevas colocaciones –casi siempre originadas en las lenguas de especialidad- e inventos de los escritores y periodistas.

Muchos vocablos en desuso por motivos casi siempre técnicos, desaparecen o pasan a los museos de los diccionarios históricos.

Palabras preciosas como espatario que la crearon los visigodos para designar a la guardia pretoriana de sus reyes, quedan obsoletas, porque los monarcas han sustituido sus tropas por guardaespaldas o por servicios de seguridad, más sofisticados que aquellos soldados con grandes y pesadas espadas.

Dentro de la evolución de las lenguas, son típicos ejemplos de compuestos  plenilunio o pelirrojo que al fusionarse por completo reciben el calificativo de compuestos léxicos.

Es a partir de Gross en 1.988 que el concepto de compuestos empieza a interesar a los lingüistas. Después de un cierto auge, y siempre desde el punto de vista de la enseñanza de segundas lenguas, la idea de compuesto ha perdido interés desde que la TST puso de moda las colocaciones.

Lo cierto es que tanto los compuestos como las colocaciones, y sean los primeros o no colocaciones, es que al ser combinaciones fusionadas o no de la lengua, y difíciles de descubrir por los no nativos, es primordial su enseñanza.

Los compuestos son – casi siempre – sintagmas nominales

Se definen como compuestos impropios o sintagmáticos los que corresponden a una nueva formulación de una construcción como ojo de buey, lágrimas de cocodrilo, huesos de santo, orden del día, fin de semana o cortina de humo.

¿Se pueden considerar estos compuestos sintagmáticos como colocaciones?

En el post dedicado a las perífrasis verbales en el que nos hacíamos la misma pregunta si eran o no colocaciones, en el caso de los compuestos fusionados parece claro que no lo son, pero en el supuesto de los compuestos impropios el primer golpe de vista, es que si lo son.

Desde la óptica de la enseñanza, hay que afirmar rotundamente que deben ser objetos del aprendizaje del léxico porque son unidades léxicas con significado único.

Dejemos para el final el análisis y prosigamos con la siempre complicada tarea de definir más conceptos y ofrecer las opiniones de los expertos, que como es habitual en esta marejada de la lingüística actual, no suele existir unanimidad de opiniones.

Algunos como Levy no aceptan la distinción entre compuestos y sintagmas nominales libres.

Otros mencionan a estos compuestos como la adición o mejor yuxtaposición de dos o más lexemas, sin entrar en su definición, Bauer (1988).

Max Silberztein los califica como tales – sin entrar en la definición- siempre que estén separados. Esta precisión excluiría a los compuestos prototípicos como pelirrojo o plenilunio.

Jacquemin exige para reconocerlos como tales la “soldadura” (soudure) de letras y su indisolubilidad.

Los compuestos ingleses como fireman, sunshine, anyone son para Bauer (1983) compuestos por soldadura de varios conceptos elementales.

Grévisse (1993) aclara que si los compuestos están separados como ojo de buey o fin de semana, ya no lo son, sino locuciones.

Ninguno de estos autores explica sus razones por criterios semánticos, que en términos lingüísticos es el motivo central de cualquier razonamiento.

Es la francófona Benveniste que en 1974 lo explica: <Il y a composition quand deux termes identifiables pour le locuteur se conjoignent en une unité nouvelle à signifié unique et constant>. Los constituyentes que conforman el compuesto tienen que estar identificables con claridad como pelirrojo o plenilunio que siguiendo la definición de Benveniste lo serían. Fíjense en el concepto de compusto de esta lingüista que es semántico.

¿Entresuelo lo es? Es el compuesto formado por entre y suelo, que en Europa sirve para señalar el nivel entre la planta baja de un edificio y su primer piso. Si utilizamos la definición de Benveniste, lo sería. Para mi humilde concepción de compuesto, la que mejor encaja es la de la lingüista francesa.

Siguiendo el último criterio, serían compuestos kilómetro, cochecama, ojo de buey, o fin de semana.

Parece que el concepto de compuesto está claro desde el punto de vista semántico, no es tan diáfano desde la óptica de la sintaxis.

El principal criterio sintáctico para considerar un compuesto es su grado de fijación.

En general, es tanto mayor la fijación de una combinación nominal cuanto que acepta menos transformaciones en su estructura.

En el ejemplo:

El ministro de industria tomó una serie de medidas

Vamos a considerar una serie de medidas si es o no un compuesto (sin entrar en si es o no una colocación).

Para conocer el grado de fijación:

La frase cambia si eliminamos medidas:

El ministro de industria tomó una serie

Serie de medidas posee una fijación de manera que, la frase es correcta:

El ministro de industria tomó medidas

Serie de medidas tiene una fijación, no demasiada porque la supresión de serie, no cambia gran cosa el significado de la frase original.

Por tanto, el grado de fijación de serie de medidas es muy pequeño. Sin embargo, al existir una cierta fijación se puede considerar como un compuesto.

Mayoría de compuestos sustantivo N – sustantivo N:

Del análisis de estos compuestos se observa que la gran mayoría son combinaciones de sustantivos.

También hay un buen número de compuestos formados por sustantivo y adjetivo.

Si entramos en la clasificación de los compuestos, algunos lingüistas las diferencian por su categoría: sustantivos, dos o más o bien sustantivo+adjetivo, o bien por su significado.

Sean los compuestos fusiones de sustantivos o de sustantivo y adjetivo, lo cierto es que forman una unidad léxica de significado único y transparente semánticamente. La nueva unidad léxica formada por dos vocablos-forma, en el caso de pelirrojo pelo y rojo, tiene un significado transparente producto de la fusión de los dos vocablos.

¿Cómo se forman?

Por composición que es su origen habitual, pero también se originan por derivación, acortamiento y agregación.

La formación de los compuestos varía de unas lenguas a otras. Los ingleses son mucho más creativos que los latinos. Sólo es necesario observar la infinita creación y cambio de significados sobre todo de verbos con la incorporación de adverbios, preposiciones o prefijos, cambiando totalmente el sentido original.

La lengua española, como Cervantes es parca en palabras, pero rotunda en significados.

Por eso, aún siendo abundantes los compuestos, son mucho menos numerosos que los existentes en lengua inglesa.

En el proceso de formación, como casi siempre, el criterio que impera en la fusión es el semántico de manera que al componerse, por ejemplo, pelo y rojo, no sólo la nueva unidad léxica indica el color del pelo, sino que pasa a calificar a la persona: un pelirrojo es una persona cuyo pelo es de color rojo. Repito, la nueva unidad léxica califica a la persona, no al color del pelo.

La siguiente pregunta que se formula es ¿Por qué surge la unidad léxica pelirrojo y no existe pelirrubio?

Si nos trasladamos al francés constatamos la existencia para el pelirrojo, la equivalencia de roux o rouquin, que evidentemente no son compuestos, sino una creación exclusiva de la lengua que no procede de fusión alguna.

Algunos lingüistas se esfuerzan en crear criterios para determinar si una determinada composición es o no es un compuesto. Los criterios utilizados son morfológicos o sintácticos, incluso en algún supuesto echan mano del criterio gráfico, es decir, si el compuesto está o no separado por un espacio en blanco o por un guión.

Olvidan que lo que da sentido a las producciones de la lengua es la semántica, y que la producción de textos por los locutores procede de una idea, de un sigificado que se quiere expresar. En esta onda del origen de todo el proceso lingüístico en la semántica, la creación por cualquier procedimiento de un compuesto, colocación o expresión, frasema o como lo queramos calificar, sea originado por una necesidad de los locutores de expresar un significado.

Algunos lingüistas que se ocupan de estos compuestos, rizando el rizo, y con similitud a los conceptos de colocaciones en que éstas poseen una base –que es la que impone su ley- y un colorativo que se subordina a la base, crean los conceptos de determinante (homólogo a la base de las colocaciones) y determinado o elemento fusionado que se pliega al determinante en lo que se refiere al significado de la yuxtaposición.

No estoy de acuerdo con esa clasificación de determinante y determinado en lo que se refiere a los compuestos.

En las colocaciones está –casi siempre- muy claro quien es el colocativo y quien la base, no así en los compuestos.

Género gramatical de los compuestos:

Puestos a categorizar estas fusiones de vocablos, sea el original de los vocablos que se fusionan (que como hemos expresado pueden ser dos sustantivos o sustantivo+adjetivo), lo cierto es que los compuestos son todos ellos sustantivos.

La necesidad de creación de nuevos sustantivos en las lenguas es mayor que la innovación de otros géneros gramaticales.

La fusión de gerundio y sustantivo produce muchos compuestos, sobre todo en lengua inglesa: ejemplo típico es swimming pool, piscina. En español no he sido capaz de encontrar un compuesto formado por gerundio y sustantivo, o por sustantivo y gerundio. El inglés es más creativo en estos supuestos de gerundio en la composición de nuevos significados, y acepta todo tipo de combinaciones. La lengua española es más restrictiva y torpe en sus creaciones.

Otras fusiones de verbo+sustantivo, producen compuestos como buscavidas.

Si se fijan, el resultado de la fusión es siempre un sustantivo, independiente de cuales sean los fusionados. La necesidad es la que impone estas fusiones, necesidades de nuevos significados o ampliación de los existentes.

Los compuestos que proceden de dos sustantivos con la preposición de, son muy productivos: tela de araña, origina telaraña. En este caso la fusión designa no un nuevo significado, sino la simplificación del anterior. Es preciso señalar que telaraña es un vocablo polisémico, porque no sólo define a la tela producida por las arañas, sino que su significado se extiende al concepto de red o redes tanto desde el punto de vista formal como intelectual. En el caso de telaraña, la preposición de, desaparece en la fusión.

En muchos países de América como Venezuela y Cuba, son frecuentes en el habla popular palabras compuestas formadas por adjetivo+de+sustantivo en las que la consonante d de la preposición de, desaparece: muertoehambre. No crean que es un error tipográfico o pasado por alto por el corrector de Word.

En español son frecuentes los compuestos formados por dos adjetivos como agridulce.

Más raros son los compuestos formados por un adjetivo y un participio como malintencionado.

Como conclusión y sin que sea determinante la tipología y el origen de estas palabras compuestas, la conclusión es que es obvia la necesidad de su incorporación a un proceso de enseñanza de segundas lenguas.

En cuanto a la enseñanza a alumnos de lengua materna, también lo es, recalcando la imperiosa necesidad dada la experiencia de expresar los significados de las unidades léxicas, incluso, repito a alumnos de lengua materna.

En una clase del segundo ciclo de primaria, los alumnos españoles después de leer un texto en el que se pedía resaltar una palabra, ninguno de los aprendientes encontró el significado del verbo resaltar.

Insisto que en cualquier clase es necesario para que el léxico pueda ampliarse, los significados de las unidades léxicas sean del tipo que sean, deben de quedar muy claros. Si no se hace de esta manera, es imposible incrementar el léxico.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: