Español en América

febrero 14, 2010

Política lingüística: Francia y España, dos formas de entender la lengua

Filed under: Política ficción — Mercedes @ 2:26 pm

En el post del diecinueve de diciembre de 2.009, “Política lingüística”, ponía de manifiesto la inexistencia de una política lingüística en España por parte de los sucesivos gobiernos y una frágil concepción de la norma y una tibia beligerancia sobre la defensa de la lengua por parte de la llamada Real Academia frente a una política clara y determinada, mantenida por todos los gobiernos del estado republicano francés.

Independientemente de la ideología del partido que ocupe el poder, un estado de derecho serio debe de mantener como una premisa básica en la que se sustente el resto de los principios democráticos de una nación, el establecimiento de una política lingüística firme y continuista que no quede al albur de los cambios en el poder.

Es lo que se denomina la ideología de la lengua o política lingüística que puede ser cuestionada por algunos como fascismo o porque según algunos va en contra de los principios democráticos.

Las comunidades autónomas que cuentan con lenguas cooficiales poseen Direcciones Generales de Política Lingüística, incluso el Principado de Asturias dispone en su organigrama administrativo la “Dirección Xeneral de Política Llingüistica del Principáu d’Asturies”: URL: http://www.politicallinguistica.org. Cosas más pintorescas se han visto por estos pagos de María Santísima, pero el llamado “Gobierno Central” ni se le ha pasado por la cabeza disponer de una política lingüística.

La postura sostenida por el estado francés con una tradición democrática que cuenta con una trayectoria más larga que la española, pone fuera de duda la afirmación consistente en la antidemocraticidad de la política de la lengua.

De una ideología de la lengua considerada como principio claro y necesario se deriva lo que vaya a suceder con la lengua, comprendidos los aspectos “económicos de la lengua” tan de moda en la actualidad.

En paralelo a la política lingüística de una nación va la política cultural, que también en lo que se refiere a la cultura española es otra jaula de grillos en el que cada institución funciona por separado sin la debida coordinación.

Entre los organismos que se encargan de expandir la lengua y cultura españolas se encuentra el Instituto Cervantes que recientemente ha expresado su intención de abrir un establecimiento en Gibraltar.

Sólo el manifestar este hecho pone de manifiesto que la institución está dirigida por un descerebrado (en este caso descerebrada).

Normalmente, mientras que el Cervantes declara prioritaria la expansión por Asia, Cultura prefiere otras regiones como América. Descoordinación total.

Para demostrar que lo antes expresado no son palabras vacías, vamos a establecer unas comparaciones entre Francia y España, entre los pensamientos manifestados por las academias respectivas, la comparación entre las dos constituciones en lo que se refiere a la lengua, la política cultural y la política de enseñanza de las dos lenguas.

La lengua y la Academia

La postura de las Academias en cuanto al partido tomado en relación a la lengua, parece que el objetivo de la española no fuera la defensa de la lengua, ni siquiera ahora su “limpieza”. En la URL de la Academia: http://www.rae.es/rae%5CNoticias.nsf/Portada4?ReadForm&menu=4 exponen brevemente la política lingüística de la Academia española y de las otras veintiuna academias “hermanas”.

La declaración de intenciones desde el punto de vista “democrático” de la igualdad pone en el mismo nivel a los creadores de la lengua castellana y a los últimos llegados, la ANLE, Academia Norteamericana de la Lengua, los más despistados de toda la panoplia.

Dentro de la sorpresa por la cesión de derechos de la RAE que mantiene <Se consideran, pues, plenamente legítimos los diferentes usos de las regiones lingüísticas, con la única condición de que estén generalizados entre los hablantes cultos de su área y no supongan una ruptura del sistema en su conjunto, esto es, que ponga en peligro su unidad>. Dentro de la incongruencia de esta postura, nos preguntamos ¿Por qué aceptar la variante culta y no la popular? Si aplicamos el principio democrático de las mayorías, debería prevalecer la variante popular sobre la llamada culta. ¿Cuándo se considera que una variante sea culta o popular supone una ruptura de la unidad? ¿Qué se entiende por unidad lingüística?

La RAE y la chirigota formada por las veintidós asambleas mejor harían en dedicarse al fenómeno carnavalero que al más serio de la lengua.

El tema – o el negocio para ellos- es más serio que la susodicha aplicación de los principios democráticos.

Las lenguas como fenómenos naturales se escapan de esos principios. El aplicar esas ideas a las lenguas es como poner puertas al campo.

Contrasta la postura de los Académicos en cuanto a esa mal llamada “política lingüística” presentada por la RAE con la que mantienen los “inmortales franceses” que se puso de manifiesto el dieciocho de junio de 2.008 en forma de una declaración conjunta con motivo de la discusión en la Asamblea Nacional Francesa de una modificación de la Constitución: <Depuis plus de cinq siècles, la langue française a forgé la France. Par un juste retour, notre constitution a, dans son article 2, reconnu  cette evidence: La langue de la République est le français>. Or, dans le texte adopté le 22 mai en première lecture, les députés « ont souhaité que soit ajoutée dans la Constitution, à l’article 1er :< La France est une république indivisible, laïque, démocratique et sociale: Les langues régionales appartiennent à son patrimoine>

En esa modificación de la Constitución francesa, finalmente aprobada e incorporada al texto constitucional de 1.958, según los “inmortales” franceses, las lenguas regionales figuran en un plano de igualdad respecto al francés. Los académicos en su comunicado añaden:”<Nos parece que colocar las lenguas regionales de Francia antes que la lengua de la República es un desafío a la lógica, una negación de la República, una confusión del principio constitutivo de la Nación y del objeto de una política>”.

En otro orden de cosas, la Academia francesa ha intervenido en numerosas ocasiones en defensa de la ortografía, del lugar de la lengua en la enseñanza y de la feminización de profesiones y de funciones tanto en el ámbito privado como en la función pública.

El que las academias intervengan en todo lo que concierne a las lenguas es algo que entra dentro de sus competencias y, en principio, no tiene porque ser antidemocrático.

No veo, ni he visto a la RAE interviniendo a favor de la lengua española en los debates constitucionales, ni cuando los parlamentos autonómicos legislan sobre la enseñanza de las lenguas regionales y del castellano.

La postura de ambas academias es totalmente diferente en cuanto a la defensa de las lenguas respectivas. Las consecuencias de sus políticas, una la de la RAE apoquinada y acomplejada basada en la idea de la “democracias de las lenguas”, la unidad en la diversidad, y la francesa, beligerante y activa en todas las cuestiones, quedan demostradas. Los inmortales franceses entendieron en el 2.008 cuando se debatió la introducción de las lenguas regionales, la posibilidad futura que el francés fuera relegado poco a poco de la enseñanza, de la función pública, de la vida privada, suceso que no ha ocurrido porque la lengua francesa es para los galos, el alma de la nación. Concepto muy diferente al nuestro en el que la ausencia de la RAE de los debates lingüísticos, deja a la opinión pública huérfana del apoyo del en teoría, el único organismo técnico, interesado en la defensa del castellano.

La RAE deja en manos de los ciudadanos la defensa y las opiniones sobre la lengua. Los académicos no se han dado cuenta de los enormes intereses morales y económicos que giran en torno de la lengua. Estos señores que prevalecen las razones financieras sobre las intelectuales deberían de darse cuenta de la “batalla de las lenguas”: en el tablero de ajedrez que es la economía global el español se debate en guerra con otras lenguas y en diferentes frentes y batallas. El principal campo de batalla se encuentra en Internet, donde vamos perdiendo la apuesta; el segundo campo es el desastre del español en los Estados Unidos en donde la población hispana numerosa y creciente prefiere –ante la alegría de las autoridades yanquis- utilizar el inglés. La ANLE, academia norteamericana de la lengua, quizás la más voluntariosa de todas es impotente para clarificar la situación y se pliega al designio de los gobiernos de mantener el inglés como lengua de la enseñanza.

Ahora que está tan a la moda, el pedir derechos democráticos,¿Por qué la ANLE no exige la cooficialidad del español en los Estados del Sur donde los hispanos son mayoritarios?¿Por qué plegarse a los deseos gubernamentales y en programa ridículo de “Dígalo bien” en la cadena Univisión propagar la necesidad del inglés? ¿No es un contrasentido corregir el mal uso del español y al mismo tiempo apoyar el uso del inglés? Estos pobrecitos intelectuales de la lengua no merece que estén al frente de una academia española de la lengua:¿no hacen propaganda política del inglés? Si existiera una academia inglesa de la lengua no se les pasaría por la cabeza promover el uso del español…. La postura unitaria, democrática e incongruente de la RAE es contagiosa.

La política lingüística francesa:

Se apoya en la Ley “Toubon” de cuatro de agosto de 1.994 sobre el empleo de la lengua francesa. En el sistema legislativo español no existe nada parecido, que permite que un comerciante catalán sea multado por rotular en español… en España. Lo sorprendente es que los poderes públicos no intervengan y que la RAE ni siquiera abra la boca para defender la posición del español. ¿Cómo habrían reaccionado los académicos franceses en el supuesto de un comerciante de Perpignan multado por rotular en francés? No quiero imaginarlo.

Lo que sucede con el español en España es realmente surrealista, y el modelo de ninguneo hacia la lengua oficial es lo que el futuro nos puede deparar.

Si el Gobierno del PSOE poblado de analfabetos, incompetentes no es capaz de reaccionar por ignorancia, lo que ocurre en la oposición no es muy diferente. Es la consecuencia de lo que el académico Manuel Seco manifestaba: los universitarios españoles al salir de la universidad se encuentran en un analfabetismo funcional. Los que salen de las universidades son analfabetos funcionales, ¿ y los que ni siquiera son universitarios? Imagínense el panorama en todos los aspectos de la enseñanza, de la política. Lo que cuenta para estos indocumentados es el día a día. En estas condicones es muy difícil fijar una política cultural y lingüística.

Los franceses poseen un entramado de organismos públicos y asociaciones paralelas de apoyo y difusión de la lengua francesa.

En 2.001 se creó por decreto la “Délégation générale à la langue française” (DGLFLF) a la que posteriormente añadieron “ et aux langues de France”. Este organismo sucedió al anterior “Commissariat générale de la Langue Française”, que por su propio nombre de “Comisariado” pudiera tener unas connotaciones fascistas., y que fue creado también por Decreto el dos de junio de 1.989.

La DGLFLF es la herramienta fundamental de la “política global” para la promoción del francés entre los que uno de los elementos es la Ley Toubon.

La DGLFLF, del gobierno francés organiza la coordinación, promoción y concertación para favorecer el francés, a nivel nacional, de la francofonía y a nivel internacional.

Recientemente el embajador francés en la ONU organizó un escándalo en una reunión en la que estaba presente el secretario general Bankimoon al negarse a celebrar una reunión en inglés, alegando que el francés es lengua oficial. Consiguió que la reunión se celebrara en francés con traductores de francés a inglés. ¿Se imaginan a Moratinos y sus adláteres montando un circo parecido? Lo del francés es una política organizada y clara manteniendo unos principios hasta sus últimas consecuencias.

La política española lingüística – carecemos de ella- consiste en la cesión de derechos, manifestación continua en el interior y el exterior de unos complejos impropios de una lengua hablada por más de 450 millones de personas.

Si volvemos a la DGLFLF, este organismo se apoya en una serie de asociaciones semipúblicas que orquestan las campañas de defensa de la lengua:

–         Conseil supérieur de la langue française

–         Departements ministeriels : Education nationale, Enseignement supérieur, Innovation, culture, Affaires Etrangères, Coopération et Francophonie.

–         Collèges Professionnels

–         Associations

–         Réseau de partenaires internationaux : Québec, Francophonie, etc.

Los tres principios de la DGLFLF son:

–         “Asegurar” la irradiación del francés, la lengua de la República

–         Conservar el francés como interlingua, lengua de comunicación internacional y diplomática.

–         Respetar la diversidad lingüística, cultural y promover el plurilingüismo

 

La política cultural:

La política cultural en Francia está coordinada por la DGLFLF, mientras que en España no existe un organismo equivalente, no disponemos  ni de política lingüística, ni cultural ni coordinación de ningún tipo. La inexistencia de un organismo que planifique y coordine las necesarias políticas, obedece a un patrón de ignorancia intelectual, analfabetismo funcional (según Seco) y desertización del territorio cerebral.

El Instituto Cervantes, encaja dentro de ese patrón de descerebrados funcionales al proponer de forma insistente y reiterada la apertura de un centro en Gibraltar.

A nadie con dos dedos de frente se le ocurre planificar la apertura de un Instituto Cervantes en el Peñón….

La directora en declaraciones a los medios ha dado también prioridad a la instalación para el 2.010, además de Gibraltar que continúa en la Agenda de aperturas a Dakar (quién es el genio que ha decidido para proponerle un doctorado honoris causa) y sólo es de recibo el centro en Corea del Sur, un país interesado en el aprendizaje del español con una población de cincuenta millones de habitantes y de alto nivel tecnológico y cultural, espejo en el que deberíamos mirarnos.

Las Fundaciones privadas y la política cultural: Fundéu, Fundación Telefónica

El BBVA y la Agencia EFE fundaron hace unos pocos años la FUNDEU, instrumento del BBVA para justificar su expansión por la América hispana y los Estados Unidos. Es curioso que imparta cursos de corrección del español y emita unos certificados de calidad del español en connivencia con los mercaderes de la academia.

Existe una FUNDEU México y lo mejor de esta fundación es la cantidad de información que recoge sobre la actualidad de la lengua.

Es habitual el pelotilleo a García de la Concha y a las escasas realizaciones de la Academia. Sin embargo, aparece como un organismo más técnico con unas recomendaciones casi siempre acertadas sobre la lengua, y otras que rozan el ridículo, como otorgar el femenino de jeque a jequesa.

La Fundación Telefónica pone más énfasis en la enseñanza que en la lengua. Publica una colección muy bien documentada sobre el español que merece la pena de ser leída. Menos dedicada al español que la Fundéu, pero con una trayectoria impecable en actuaciones educativas en países de América.

Los medios de comunicación: políticas lingüística y cultural

Como siempre, los medios son la punta de lanza de la lengua, de la cultura y marcan el paso de la política cuando los profesionales de ésta abandonan sus funciones.

El mejor defensor de la lengua hoy, son los medios de comunicación. Se echa en falta alguien que promueva esa necesaria política de la lengua de la que carecemos.

La promoción de la lengua española como activo económico

En lo que todos los políticos se ponen de acuerdo es en conceder a lo que gira en la órbita de la lengua, la edición, los medios, la enseñanza, el turismo cultural e idiomático, un alto valor económico que desde el Cervantes indican llega al 15%, contando los efectos de la sinergia en la banca y en las multinacionales españolas que actúan en el extranjero.

Volviendo sobre la necesidad de la política lingüística, es necesario para consolidar e incrementar ese 15% del PIB que se concede a la lengua, un apoyo claro a su difusión, por la vía de una coordinación de las actuaciones de todos los organismos que conciernen a la cultura española, interna y externamente.

Conclusiones:

Como indicamos anteriormente el futuro del español se juega en varios tableros de forma simultánea: en Internet donde la batalla está casi perdida si el Gobierno no dedica ingentes esfuerzos técnicos y financieros a mejorar el léxico científico y a la vez un apoyo a la innovación en lengua española.

La segunda batalla se desarrolla en los Estados Unidos. No es preciso indicar que en ese país americano adalid de la innovación, de la ciencia y la tecnología y escaparate mundial se juega otra importante contienda en la que el inglés se impone sin que nuestras autoridades no sólo actúen sino que parece que nada nos jugamos en ella.

En Estados Unidos es preciso poner la carne en el asador en los dos campos: en el de la lengua y en el de la cultura.

El despistado Cervantes debería primar la expansión en ese país americano inaugurando más Institutos y sobre todo poniendo el acento en la difusión cultural porque el concepto que los gringos tienen de nuestra lengua es la de ser propia de incultos y analfabetos. Es preciso remediar esa situación de forma urgente y dejarse de tonterías y suspender las aperturas de Gibraltar y Dakar. Y despedir a los ideólogos que han planificado esos centros.

En el ámbito internacional ya que no somos capaces de innovar en nada excepto en legislar sobre cuestiones estúpidas, por lo menos copiar el modelo francés. Recomiendo a Moratinos que desde ahora no hable en inglés y que recomiende a nuestros embajadores sólo hablar en castellano.

En cuanto a la enseñanza, parafraseando a Manuel Seco, la tarea es casi imposible, la solución reeducar a nuestros políticos. Se necesita la ayuda de psiquiatras, psicólogos y de las agencias de inteligencia americanas, para ver si son capaces de cedernos algo de su intelecto.

 

2 comentarios »

  1. Le interesará leer esto:
    http://addendaetcorrigenda.blogia.com/2007/062401-pistas-para-seguirle-la-huella-a-la-politica-linguistica-y-cultural-neoliberal-d.php

    Al margen, l’Académie y la RAE no son comparables. Las funciones de la primera están muy restringidas mientras que la segunda actúa en casi todos los campos de planificación lingüística.
    Parte de las atribuciones de la DGLF las realiza la secretaría General Iberoamericana. Otras, el Instituto Cervantes. Otras, la RAE y la Asale. Y otras, el Seacex i el ICEX. Hay un organismo de planificación estratégica de la política exterior española que incide en lo lingüístico y cultural, el que se encuentran todas las empresas que cofinancian, con el Estado, a la RAE: el Real Instituto Elcano. Por la parte española, hay estructura y coordinación, a pesar de las disputas entre Cultura y Exteriores por el control del Instituto Cervantes, que ya se han resuelto. Lo que falla es la coordinación con América, donde faltan estas estructuras y donde no hay acuerdos en todos los campos de política lingüística aplicables al castellano, entre otras razones porque los intereses divergen. América tiene sus propias integraciones regionales (Mercosur/Unasur), y España pertenece a la europea (UE). Los intereses entre ambas son divergentes, y eso afecta entre otros asuntos a la política de las lenguas de cada integración.

    Comentario por María Pulido — marzo 12, 2010 @ 10:19 am | Responder

  2. No creo que haya mucho que envidiar a la Academia francesa. Una Academia que persigue las lenguas minoritarias en Francia, considerándolas enemigas de la unidad nacional. Las lenguas no son enemigas de nadie, son un tesoro que hay que cuidar, pero en Francia se aferran al monolingüismo y hasta que no vean extintas todas las lenguas provenzales no van a parar. Ya prácticamente nadie habla Bretón ni Picardo…

    Comentario por JAVIER — febrero 11, 2012 @ 12:33 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: