Español en América

febrero 18, 2010

Colocaciones según Haussmann

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 8:35 pm

Haussmann es un lingüista alemán que publica generalmente sus trabajos en francés, razón por la que se le considera como francófono.

Dentro de los dos conceptos de colocaciones, el inglés derivado de Firth que se denomina escuela contextualista británica que define al fenómeno colocacional como una ocurrencia de vocablos que aparece con frecuencia en un contexto determinado y que tiene significado dentro de él, y la escuela de la TST que predomina en la actualidad y que concede toda la importancia de las colocaciones a la semántica desde el prisma de la producción de manera que el significado prevalece sobre el texto; en este segundo grupo de la TST se puede adscribir en la práctica a Haussmann, aunque algunos lingüistas lo posicionan entre las dos concepciones.

Sintagmas libre y sintagmas fijos:

Haussmann distingue ambos tipos de sintagmas desde el punto de vista de la semántica. Para Haussmann los componentes individuales de los sintagmas fijos o fijados -como se expresa con más precisión en francés- no producen el significado del sintagma como suma de ellos. Su significado es opaco, y es el complejo que forma el sintagma el que tiene un significado único y propio.

Los sintagmas no fijados, su significado se deriva de la suma de los significados de sus componentes individuales: son transparentes.

Hasta aquí, su teoría coincide plenamente con la TST.

Recalca que este principio que llama de la composicionabilidad (siempre si nos referimos a los significados de los componentes del sintagma analizado) tiene una gran importancia cuando nos remitimos a los locutores no nativos que son capaces de descubrir los significados de los componentes individuales de los sintagmas no fijados, no así el significado global de los sintagmas fijos, que son opacos para ellos.

También resalta que estos hablantes no nativos, son incapaces de producir los sintagmas no fijados aún conociendo el significado individual de sus componentes, puesto que el conocimiento de estas combinaciones léxicas es propio de los hablantes nativos en producción.

Haussmann es el inventor de los conceptos de co-creación y de contra-creación, que los relaciona con la idea de colocación.

Divide, por consiguiente, los sintagmas no fijados en estas tres clases:

–         cocreaciones que son los sintagmas totalmente libres

–         contra-creaciones, que las atribuye a creaciones literarias, llamándolas sorprendentes e inesperadas (por eso las califica como contra-creaciones). Son inventos de los escritores, pero por su innovación o novedad, cuajan en la lengua y son repetidas por los hablantes.

–         La tercera categoría de estos sintagmas no fijados son las colocaciones que son combinaciones de vocablos que tienden a aparecer juntos de forma que la denominada base de la colocación es la encargada de restringir a su colocado. La base escoge el colocado de forma, en apariencia, arbitraria y restringida. Haussmann responde al interrogante a qué se debe la restricción de los colocados y porqué se elige un colocado y no otro: son las costumbres de los hablantes de una lengua los que imponen la selección de un colocativo y no otro.

En definitiva, son los locutores los que eligen los colocativos que van junto a sus bases para formar un sintagma no fijado, pero tampoco libre. Lo que determina la selección o mejor dicho restricción son las prácticas de los hablantes de una determinada comunidad. Así, las colocaciones en lengua francesa o inglesa casi nunca son calcos de las españolas o a la inversa.

El calco en el fenómeno de las colocaciones es un hecho que se repite con frecuencia. Como curiosidad introduzco el ejemplo contrario: en español calificamos cierta comida compuesta por grasas saturadas como comida basura, mientras que los anglófonos la llaman junk food.(junk significa chatarra)

Las colocaciones para Haussmann – y para otros muchos lingüistas- están en la mitad del camino entre las combinaciones fijadas y las combinaciones libres.

Otra idea de Haussmann novedosa es su clasificación del léxico en bloques que denomina lexemas autosemánticos y lexemas sinsemánticos.

Los primeros tienen significado propio e independiente del contexto, mientras que los segundos carecen de autonomía y de significado fuera del contexto.

Haussmann precisa más los lexemas sinsemánticos: no poseen autonomía ni significado y están relacionados con un lexema autosemántico, al que acompañan, añaden una parte del significado y son impredecibles.

A partir de esta división Haussmanniana de los lexemas, se establece una  clasificación de las tres combinaciones posibles entre ellos:

– lexema autosemántico+lexema autosemántico, son sintagmas no fijados.

– lexema autosemántico+lexema sinsemántico, estos sintagmas también considerados como no fijados y transparentes (por ser sus componentes autosemánticos y por tanto poseedores de significado propio e independiente del contexto) los denomina como bloques de la lengua y son las colocaciones, y finalmente

– lexema sinsemántico+lexema sinsemántico, que al carecer de lexema autosemántico carecen de significado deducible a partir de los significados de sus componentes: son las expresiones fijadas cuyo significado no se deduce por sus componentes, es totalmente opaco.

Haussmann define a las colocaciones a partir de su invento de lexemas semánticos (auto y sin) como <colocación es una combinación léxica binaria, que no ha sido creada por los hablantes, sino que está lexicalizada, es decir, impuesta por la lengua como norma>

La base según el concepto de Haussman es el lexema autosemántico y el colocativo es el lexema sinsemántico.

Las relaciones entre los dos tipos de lexemas dentro de una colocación, base y colocativo son, según Haussman, cuatro:

–         autonomía semántica

–         autonomía definitoria

–         elección previa, y

–         el carácter casi siempre de las bases como sustantivos.

Como escribo antes, la base posee y da a la colocación su significado, mientras que el colocativo seleccionado aporta una muy pequeña parte de significado. Su significado se debe al de la base en la colocación de la que forma parte.

Pongo como ejemplo: solterón empedernido. Solterón es la base que aporta el significado total a la colocación. Empedernido es el colocativo que, en realidad, no hace falta, puesto que el significado de solterón es muy claro y no necesita de su colocativo empedernido. Es una redundancia que reafirma y aumenta el significado de la base. En este ejemplo empedernido podría suprimirse sin que solterón perdiera parte de su significado con su colocativo. Por otro lado, empedernido es un colocativo que sólo funciona con solterón.

Los hablantes, en producción, para expresar un significado, eligen una base. A partir de ahí se origina la restricción del colocativo que es totalmente dependiente de la base.

Son los sustantivos los principales seleccionadores de colocativos, a continuación verbos y adjetivos comparten con los primeros la posición autónoma de ser bases de las colocaciones.

1 comentario »

  1. ¿Podrías darme las fuentes de esta entrada? Estoy haciendo un trabajo sobre colocaciones para la universidad y me parece muy interesante todo lo que pones. Gracias

    Comentario por Mary_ — septiembre 24, 2013 @ 7:15 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: