Español en América

febrero 22, 2010

Humor, humeur, humour

Filed under: Humor y lengua — Mercedes @ 12:19 pm

Dada la crisis a la que nos someten los políticos, toca hoy unas pequeñas dosis de humor, pero que no sea del que en medicina se refieren a excreciones que emanan del organismo de los seres vivos.

El diccionario de la RAE menciona estos humores que, en principio, no tienen que ser ni malignos ni benignos, y son líquidos que segrega nuestro cuerpo.

Cuando nos remitimos al vocablo humor, hablamos del sentido del humor, nada frecuente en estos tiempos de crispación en la que periodistas y político nos culpamos recíprocamente de su carencia.

El diccionario en las múltiples acepciones de la palabra, da más importancia – y con razón- al sentido humorístico del término, y pasa por alto los humores del organismo como las flemas, cuya importancia es trascendente para comprender la etimología del humor actual.

Así, los que soportaban alguna enfermedad pulmonar, originaban flemas, y, por lo visto, aguantando estoicamente los líquidos segregados, no tuvieron más remedio, que agudizar su sentido del humor. De ahí nació el humor flemático, que atribuimos a los ingleses, por supuesto que las flemas son exclusivas de los habitantes de las islas británicas hartos de soportar tantos días de sol a lo largo del año.

En un reciente artículo sobre los Nuevos Caminos del Español publicado en La Provincia de Las Palmas, el escritor menciona que humor, en su origen latino designaba al agua. No estoy muy de acuerdo con este lingüista, ya que agua, el agua que bebemos procedente de nuestras contaminadas aguas, procede del vocablo latino aqua, mientras que humor designaba los humores, líquidos orgánicos a los que nos referimos anteriormente.

Si pensamos que las lenguas cambian a la velocidad de vértigo, nos equivocamos como el articulista de La Provincia que transcribe unas líneas de un mensaje publicitario recibido, atribuyendo los múltiples errores del texto a una nueva redacción, cuando en realidad corresponden a un texto inglés traducido por medio de uno de esos traductores automáticos que en vez de transponer textos de un idioma a otro, consiguiendo que los lectores nos riamos por lo ocurrente del resultado.

Como hoy tratamos de resaltar el sentido del humor a costa de quien sea, no estoy de acuerdo con los cambios de la lengua a través de esos mil años transcurridos desde los primeros textos castellanos.

Por cierto, que en el Diario de Burgos de un par de semanas atrás, se publicó una noticia sobre la atribución del primer texto español en el Monasterio de Valpuesta, que desplaza a las Glosas Emilianenses de San Millán de la Cogolla en La Rioja.

Pues bien estos textos no son tan diferentes a nuestra lengua de hoy en día. Mi modesta opinión es que el castellano por efecto del fenómeno Internet cambiará mucho más en los próximos cien años que todo su recorrido en los mil años de escritos.

Otra cosa muy diferente es el lenguaje oral que difiere mucho del escrito, en todas las épocas y no me remito a las variaciones actualmente existentes sino en cualquier siglo y si nos vamos hasta el latín, entonces las diferencias entre el latín escrito, el latín que llamaríamos estandar, el del Senado y el de la literatura comparado con el hablado por la plebe, que algunos autores consideran como otra lengua independiente por su enorme distancia, hacen, incluso, derivar las actuales lenguas romances de este habla popular que no se declinaba como las latinas actuales.

Si dejamos de lado este hecho, y volvemos al humor, la evolución del vocablo, parece más claro en el francés donde disponen de humeur et humour.

La primera palabra sirve para designar como en español a los humores como segregaciones de líquidos orgánicos y también al humor necesario en esta crisis para soportar a políticos. La segunda, humour se refiere en exclusiva al humor como sentido de.

Los ingleses a los que erróneamente se atribuye la originalidad del término y el invento de la chispa, lo toman con toda evidencia del francés, cuando la palabra evolucionó desde los líquidos hacia el vaporoso concepto que en algunas ocasiones y circunstancias nos permite olvidar que vivimos en crisis.

 

1 comentario »

  1. Me ha encantado tu entrada, el humor es un tema que se trata directamente en la práctica pero nunca en la teoría. Aprovecho la entrada para presentaros una nueva web de humor que está empezando a sonar en Internet. Se llama The Banana Tribune (http://www.thebananatribune.com/), me habló de ella hace unos meses un buen compañero mío de trabajo; y para mí y muchos otros compas está siendo la válvula de escape a tanto mal humor general que se destila últimamente en este país.

    ¡Enhabuena por tu blog y que nadie nos fastidie el día!

    Comentario por Tobias — febrero 22, 2010 @ 3:24 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: