Español en América

febrero 27, 2010

Gramaticalización y desgramaticalización

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:10 pm

En estos procesos de cambios de la lengua, lo único que queda claro es la falta de unanimidad en los criterios de los lingüistas que no se ponen de acuerdo para delimitar las fronteras de fijación, gramaticalización, desgramaticalización y lexicalización.

En lo único que llegan a un consenso es en que estos conceptos de la lengua designan unos procesos y sus resultados finales. La fijación en un concepto que pretende explicar los fenómenos de petrificación (petrification, en inglés) que provocan una pérdida de la autonomía semántica a la vez que de autonomía sintáctica.

¿Fijación, cambio lingüístico, lexicalización, gramaticalización, conceptos sin fronteras? ¿En qué consiste la desgramaticalización?

La fijación en sus distintos grados atañe a lo que la TST denomina frasemas (unidades fraseológicas, las más fijas) y los semifrasemas o colocaciones. ¿Tiene algo que ver este proceso de fijación de vocablos-forma – si seguimos las ideas de Mel’cuk – para dar lugar a las estructuras fijadas denominadas frasemas con los fenómenos de lexicalización y gramaticalización?

La originalidad de la teoría TST viene a sustituir la idea tradicional de los viejos diccionarios con sus entradas exclusivamente de vocablos-forma para explicar de forma natural los procesos de las redes semánticas que se producen en el lexicón, poniendo como entradas a estos semifrasemas o frasemas.

El uso en la lengua de los frasemas es escaso, reservando su uso, sobre todo, en la literatura y en la prensa. Sin embargo, las colocaciones forman el tejido de la lengua y son muy productivas.

Los frasemas aunque con un grado de fijación muy elevado, a veces, en los titulares de prensa y en la publicidad se alteran para atraer la atención de los lectores, de manera que su grado de fijación no es total, tanto desde los puntos de vista semántico como sintáctico.

Hasta hace unos años el tratamiento de estas unidades léxicas era secundario tanto en su consideración en la enseñanza de lenguas extranjeras como maternas.

Los procesos de fijación, que algún lingüista clasifica en formas, e incluso grados de fijación (Zuluaga apunta cuatro grados de fijación:

–         inalterabilidad del orden de los componentes

–         invariabilidad de alguna categoría gramatical

–         inmodificabilidad del inventario de los componentes

–         insustituibilidad de los elementos componentes)

 que se producen en las lenguas no son una propiedad rígida o absoluta.

Los especialistas las clasifican- algunas veces- como fijación absoluta cuando los componentes que constituyen una unidad léxica –  también unidad fraseológica- forman un bloque indisociable o fijación relativa cuando se puede alterar o sustituir alguno de los componentes de la unidad sin que su significado se altere.

El proceso de fijación de una unidad hay que estudiarlo desde una perspectiva diacrónica ya que el fenómeno se produce a lo largo del tiempo, no siendo un proceso automático de las lenguas.

Una diferenciación clásica de gramaticalización y lexicalización es la fórmula de Ch. Lehman, consistente en que la primera es la <entrada en la gramática>, mientras que el fenómeno de la lexicalización es la <entrada en el léxico>.

De cualquier manera, el eje central es la dimensión diacrónica del cambio lingüístico y la gramaticalización o lexicalización que se originan en la forma o significado de las unidades léxicas que experimentan el proceso.

Gramaticalizacion:

El problema se trata de conocer o definir que es una forma gramatical y qué es una forma léxica.

La segunda cuestión es determinar la diferencia entre gramática y léxico.

Una definición clásica define el proceso como la transformación de una unidad léxica hacia un estatuto gramatical, o la de una forma gramatical hacia otro estatuto más gramatical.

Otra forma de explicar la gramaticalización es el cambio de categoría gramatical, es decir desde la categoría de un verbo a la categoría de un sustantivo.

La primera condición para que una forma se gramaticalice es una pérdida de contenido semántico.

Otra condición para que se produzca el proceso es el cambio de categoría, que puede ser ascendente o descendente.

Otro fenómeno que se origina es la pérdida de libertad de la unidad.

La gramaticalización está casi siempre relacionada con un proceso de metaforización, y menos veces a una metonimización.

Algunos lingüistas excluyen la metonimización del fenómeno de la gramaticalización y lo hacen exclusivo de la lexicalización.

Dentro del conflicto entre estos dos procesos gramaticalización y lexicalización que en mi opinión no son opuestos sino complementarios es que los ejemplos que un autor puede aportar para apoyar sus tesis, en otros supuestos, sucede lo contrario. La lingüística no es como la matemática una ciencia exacta donde dos más dos son cuatro. Los fenómenos de la lengua al ser -utilizando el concepto matemático de discreto- un proceso no continuo y no cuantificable en muchos casos son divergentes.

Si volvemos a la gramaticalización, en otras ocasiones procede de reducción fonética de las unidades gramaticalizadas.

Expuestas someramente algunas ideas sobre los procesos de la lengua, vamos a estudiar cuáles son los requisitos previos para que se produzca un proceso de gramaticalización.

Condiciones previas:

Para que un proceso se desencadene es preciso que el contenido semántico de la forma o unidad que se va gramaticalizar tenga un contenido semántico reducido. Es el caso de los verbos de apoyo, tales como hacer, haber, estar o ir que poseen un contenido escaso y cuya función es acompañar a otros verbos como en las perífrasis verbales o a sustantivos que son los que aportan el contenido ideológico.

Los lingüistas en este aspecto de la semantización o en el caso inverso, la desemantización, tampoco se ponen de acuerdo. Mantienen que unas veces el proceso es de una pérdida de contenido semántico (en el caso de pérdida de categoría, mientras que en el aumento del estatuto gramatical se produce un incremento positivo del valor semántico.

Otra condición, a mi entender la más importante para que la gramaticalización se inicie, es una necesidad de comunicación. Antes menciono un vocablo inventado metonimización, es un término no aceptado pero que se necesita para explicar un proceso, en este caso la gramaticalización. En definitiva, que son los hablantes que por imperativo de una necesidad crean una nueva forma a partir de otra existente.

En otras ocasiones la urgencia de expresar una innovación produce la gramaticalización.

En el fondo de la cuestión, lo que suscita la gramaticalización es una necesidad de los locutores, unas veces motivada por la comunicación, otras por razones fonéticas, morfológicas, sintácticas o incluso semánticas.

En la motivación fonética, el proceso finaliza siempre con una reducción de la forma. Como vemos en todos los supuestos se observa una necesidad en la comunicación. Entiendo que esta razón no es de recibo por algunos lingüistas ya que es de origen periodístico.

Algunos lingüistas al proceso de gramaticalización lo califican como unidireccional porque sucede de menos a más y siempre en esa dirección. Salvando las distancias expresadas en este blog que la introducción de conceptos matemáticos como unidireccional puede poner en aprietos a la lengua porque cada vez más la lingüística utiliza términos matemáticos. En mi modesto parecer prefiero olvidar este concepto matemático de unidireccionalidad aplicado a la gramaticalización. En matemáticas unidireccional significa una recta, que por supuesto posee una dirección; y dentro de esa dirección la recta determinada posee dos sentidos. No es propio el mencionar unidireccional si se quiere expresar un sentido (nada tiene que ver el concepto matemático sentido con el semántico significado, por eso prefiere para evitar conflictos terminológicos en lingüística utilizar significado y nunca sentido).

En estos procesos de gramaticalización que algunos autores ponen el ejemplo de grito, sustantivo que procede del verbo gritar, por una necesidad (la de producir el grito) no se sabe si antes se originó el grito (sustantivo) o el verbo gritar. El paso de la categoría verbal a la categoría gramatical nominal daría lugar a una pérdida de categoría gramatical (verbo a sustantivo, en apariencia inferior) que podría en mi opinión calificarse como desgramaticalización.

En el supuesto de aumento de la categoría gramatical nos encontraríamos con un fenómeno de gramaticalización. Al pasar olímpicamente la RAE del Diccionario Histórico y sólo disponer del CORDE, los lingüistas se quedan huérfanos de ese apoyo imprescindible de conocer si antes fue el huevo o la gallina (gritar o grito, o grito o gritar).

En otras ocasiones los procesos de gramaticalización buscan una sinonimia como en el caso de la equivalencia de pasear o ir de paseo. Este último sustantivo va acompañado de un verbo soporte o de apoyo sin contenido semántico. ¿Quién dio lugar a quién? Paseo a pasear o pasear a paseo.

Los procesos de gramaticalización necesitan un estudio diacrónico a través de los siglos.

Por otro lado y sin que tenga nada que ver con estos fenómenos lingüísticos, ha aparecido en el Monasterio de Valpuesta en Burgos unas glosas a las que se atribuye una antigüedad mayor que la de las glosas emilianenses de San Millán de la Cogolla, retrasando el primer texto escrito en castellano en más de un siglo.

Si menciono este hallazgo es por la sorpresa de su lectura en un castellano perfectamente comprensible para los locutores actuales, lo que demuestra los escasos cambios producidos en la sintaxis y en el léxico en mil años.

Estos textos ponen una sombra al origen directo del latín de las lenguas romances. ¿Cómo en unos pocos cientos de años el latín evoluciona de tal manera que elimina las declinaciones de las lenguas latinas y éstas en mil años no sufren ningún o pocos cambios?

Continuaremos, D.M. con la lexicalización.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: