Español en América

marzo 16, 2010

Palabras de cine: oda a los guionistas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:41 pm

José Luís Borau el director de cine y guionista aragonés acaba de publicar un libro, “Palabra de cine” del que leo en una reseña temas que se relacionan con la lengua y que considero de interés.

De forma voluntaria añado una ese al título de Borau, cambiando levemente la intención del autor.

Recalca este trascendental maño la importancia del guión y de los guionistas en las películas. Añado, además, en las novelas, en la televisión y hasta en la política, donde a estos intelectuales les llaman ideólogos.

Por cierto, que de los muchos asesores, observadores, consejeros, considerados como ideólogos, en nuestro panorama político nacional hay menos que vacas en el desierto de Kalahari.

Los guionistas de la televisión y del cine son el alimento espiritual de los programas y de las películas, el alma mater, elementos indispensables para el éxito.

Borau explica cosas que los mortales sabemos, como que una buena película es imposible sin un buen guión y que si nos aburrimos en el cine es por que los guiones son pésimos.

Las boutades, las frases originales, un sinfín de creaciones literarias, son obra de los guionistas que con ello modifican la lengua en el sentido de ampliar el léxico y, casi siempre para bien.

Los guionistas inventan esas locuciones o expresiones sin pretenderlo, sin querer que la gente ría o llore. La lengua se crea en el día a día; las infinitas posibilidades que ofrece la variación se traducen en maravillosas expresiones fruto de la ocurrencia de los guionistas, a los que Borau alaba sin parar, y con razón.

¿No sería mejor que para resolver la crisis económica galopante que nos ahoga, Zapatero llamara a estos guionistas para hacerse cargo de los ministerios?

Con su chispa y originalidad resolveríamos de un plumazo el paro, la edad de jubilación, el problema de las pensiones y sobre todo nos libraríamos de algunos ministros que son como una pesadilla que nos quita el sueño.

Defiende Borau al cine frente a la televisión, alegando que expresiones como tengo una casa de cine o un novio de cine, no son aceptables si las sustituimos por tengo una casa de televisión o un novio de televisión.

En efecto estas expresiones procedentes de los guionistas con seguridad, son colocaciones que a través de la repetición y de su aparición frecuente, se han fijado de cierta manera en la lengua. Los locutores aceptan “novio de cine”, sin embargo, la restricción léxica impide que novio que es la base de la colocación pueda combinarse con determinadas formas como televisión.

El novio de cine es sustituido a veces por novio de lujo, o la casa de cine por casa de lujo. El adjetivo lujo reemplaza al cine, le guste o no a Borau. La lengua es un fenómeno natural e imprevisible, cuyos dueños, los hablantes, hacen y deshacen, crean y arrinconan formas, expresiones y todo tipo de creaciones.

Este tema de las creaciones en la lengua parten del cerebro de un guionista o de un hablante hasta formar las expresiones o frasemas mediante procesos de repetición y fijación.

La fijación en un concepto que pretende explicar los fenómenos que provocan una pérdida de la autonomía semántica a la vez que la autonomía sintáctica.

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: