Español en América

marzo 18, 2010

Pilingui

Filed under: Humor y lengua — Mercedes @ 12:10 pm

El secretario de la Asale o asociación de Academias de la Lengua española, Humberto López Morales anuncia que el próximo abril verá la luz el Diccionario de Americanismos cuya presentación iba a tener lugar durante el Congreso de la Lengua que frustró el terremoto de Chile.

Este Diccionario es el fruto de catorce años de esfuerzos de las 22 Academias y nos va a mostrar en sus 2.500 páginas, más de 60.000 palabras con unas 200.000 acepciones.

Los investigadores han hurgado en las entrañas de la América hispana para conseguir esas valiosas palabras y lo que es más importante, sus significados. La misma palabra en Venezuela no significa lo mismo que en Argentina o una Mexicana puede no equivaler a una Colombiana. El valor de este Diccionario es enorme, y como siempre, desde esta humilde tribuna pido a las Academias que cuando hayan amortizado la inversión y repartidos los dividendos de la edición entre los mercaderes de la lengua, se acuerden de los mortales que seguimos con pasión e interés el devenir de la lengua en América, que es el nombre de este blog y el cariño que profeso al continente todo, en el cual – el cariño- incluyo hasta el último habitante desde el Cabo de Hornos hasta Alaska.

Si mi declaración de amor americana no es suficiente, quiero recalcar de forma expresa mi amor a Venezuela por mis relaciones familiares con la patria de Bolívar.

Sin embargo, lo cortés no quita lo valiente y desde esta página pido a la Academia, la de aquí, la de Madrid, la Real la que vive del presupuesto español y de la mendicidad de las grandes multinacionales españolas, desde el BBVA hasta Endesa o Iberdrola y, por supuesto la Telefónica, que alguien de los paganos financie un modesto Diccionario de las palabras peninsulares e insulares, desde las perdidas hasta las encontradas, pasando por las actuales al uso o en desuso, pero palabras que el pueblo crea o inventa, se aburre, las olvida, las desecha, pero creaciones de la lengua al fin y sean realidades o curiosidades pertenecen a los hablantes.

Una de ellas que ni siquiera tiene rango de existencia, ni entrada ni acepción en los diccionarios oficiales, ni tampoco en el de la buena María Moliner, es pilingui.

El gringo ese Google, señor de Internet, creador de la ciencia moderna, al que tanto debemos los ciudadanos del mundo mundial y global, al teclear pilingui, produce nada menos que 108.000 resultados. No está nada mal para estas pilinguis, que en el castellano coloquial define a una señora o señorita de malas costumbres dedicada al trabajo de vender su cuerpo. El término es cariñoso, aunque su significado pudiera ser sinónimo al de prostituta, en esta tierra de garbanzos española, no equivale, puesto que cuando alguien se refiere a una pilingui, no lo hace despectivamente, sino con cariño.

Dedico unas pocas horas a investigar el origen de pilingui, pero nada consigo. Lo más parecido es pelandusca cuya definición según el DRAE es también prostituta. En algunas zonas de España, en lugar de pelandusca se usa pelandrusca, con una erre intercalada. El significado no siempre es el de prostituta, sino una chica de mala familia o escasos recursos.

Acudo como siempre al Trésor francés, en el que consigo pelain que es la palangana donde antiguamente las mujeres se depilaban a base de una lechada de cal. Cómo cambian los tiempos; ahora disponemos de la depilación láser, mucho más refinada que esa del pelain y una mejora sustancial respecto a la tradicional cera. De la depilación láser pasaremos por mediación del señor Google a la depilación por Internet, rápida y barata…

Si seguimos con la visita del Trésor, encontramos el verbo peler que tiene una amplia variedad de significados, muchos de ellos parecidos al español como je pele que equivale a pelarse de frío. También peler en alguna y cruel circunstancia es homólogo al limpiar el forro a alguien – es decir, matar a alguien

Pelage se traduce por pelaje con idéntica definición. La expresión de tout pelage equivale a la nuestra de cualquier pelaje.

Incluso es hasta probable que pilingui proceda de pelar a través del francés peler. Otra posibilidad es que venga del pilón.

Por cierto, que tanto el DRAE como el Diccionario de María no dan como acepción de pilón la que todo el mundo conoce y que pudiera ser el origen etimológico de pilingui.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: