Español en América

marzo 23, 2010

Cortesía, educación, courtoisie, politesse

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 11:53 am

Terminología

Lo más sabroso de las definiciones cortesanas es el jamón al corte, el tradicional jamón ibérico pata negra o el tradicional jamón serrano que nada tienen que ver con ese jamón sonrosado que tanto les gusta a los ingleses y que no sabe a nada.

De las innumerables explicaciones que vamos a demandar al diccionario oficial de la Academia, se olvida el DRAE de la Corte del Rey.

Paradoja imperdonable porque el título de la Academia es nada menos que Real y no puede existir un Real sin una Corte. Dejemos el humor de lado y vayamos a las definiciones:

Cortés (no tiene etimología): Atento, comedido, afable, urbano

Educado: que tiene buena educación o urbanidad

Urbanidad: del latín urbanitas, Cortesanía, comedimiento, atención y buen modo

Cortesanía: de cortesano, Atención, agrado, urbanidad, comedimiento.

Comedimiento: moderación, urbanidad; servicio prestado con buena disposición.

Cortesía:

  • Demostración o acto con que se manifiesta la atención, respeto o afecto que tiene alguien a otra persona
  • En las cartas, expresiones de obsequio y urbanidad que se ponen antes de la firma
  • Cortesanía
  • Regalo (dádiva)
  • En el giro, días que se concedían a quien había de pagar una letra, después del vencimiento
  • Gracia o merced
  • Tratamiento (título de cortesía)
  • En la imprenta: Hoja o parte de ella que se deja en blanco en algunos impresos, entre dos capítulos o al principio de ellos.

Cortejar (del italiano corteggiare) , sinónimo de galantear, además: Asistir, acompañar a alguien, contribuyendo a lo que sea de su agrado.

Galantear: sinónimo de cortejar.

En general, este diccionario de la Real Academia, no vale un real, porque es más un diccionario de sinónimos que de definiciones. A los hablantes que consultamos este artilugio de baratillo, nos interesa el conocer qué es cada vocablo, con una definición precisa que nos aclare las dudas y nos sirva de juez en caso de duda o disputa terminológica. Pero este Diccionario Real, ha debido claudicar de la realeza y ahora es sociata-republicano…

Veamos las definiciones galas:

Cour du roi es la corte del rey

Courtoisie: se refiere el Trésor al ideal, a la ética, al espíritu de la caballería; actitud física y moral conforme a la ideología antes expuesta.

Actitud de politesse refinada conforme a la tradición y a la buena educación, a los usos mundanos. Quasi –sinónimo: civilidad (civismo)

Politesse: respeto a las buenas formas, a las reglas de la bienséance, buena educación.

Politesse  du coeur: respeto de las buenas formas no sólo dictados por el uso sino por los sinceros sentimientos.

Manuales de politesse, Código de la politesse, fórmulas de politesse.

Politesse en francés, es a veces, sinónimo de cultura, civilización o del refinamiento de la sociedad. La politesse francesa concuerda con nuestra cortesía.

Su etimología es italiana: politezza (no confundir con política que es lo más alejado de la educación y la cortesía) y a su vez del latín politus (liso, brillante, adornado)

Poli, polie (adjetivo y participio del verbo polir): equivale a educado: cuyo comportamiento, las maneras, la forma de hablar son conformes con las reglas de la cortesía (de lo bien hecho), y al respeto de las normas de conveniencia o mejor dicho de convivencia.

La traducción de politesse es cortesía. Courtoisie no es cortesía su traducción, son falsos amigos.

En español cortesía se usa sólo en singular, mientras que en francés se usa algunas veces en plural

CORTESÍA VERBAL

Hecha esta introducción desde el prisma estrictamente de la terminología, pasamos al detalle de la cortesía verbal. Debemos aclarar que desde la misma manera que estas formas de expresar nuestra educación son más utilizadas en la lengua oral, en el escrito también se precisan estas proposiciones más o menos fijas para lograr la perfección en nuestras comunicaciones.

Diversas teorías tratan de explicarnos los principios de esta disciplina tan importante para comenzar una conversación con un desconocido, pedir información, registrarnos en un hotel o hablar con la madre de nuestro novio, futura suegra y, por tanto, un posible peligro.

Los autores que teorizan sobre esta disciplina pretenden que la cortesía obedece a unos principios universales propios de todas las lenguas.

Independientemente de estos principios, lo cierto es que las fórmulas propias de cortesía de cada lengua obedecen más a costumbres o tradiciones culturales centenarias y difieren bastante de unos países a otros, incluso para una misma lengua, en cada zona, región o comunidad, las fórmulas de cortesía o educación pueden también variar.

Desde el punto de vista de la enseñanza de segundas lenguas, el aprendizaje de estas fórmulas es absolutamente necesario.

Las fórmulas en español de la buena educación, las conocemos los hablantes nativos, las usemos o no. En algunos medios audiovisuales se llega en muchas ocasiones a menospreciarlas, utilizando un lenguaje muy alejado de las normas de educación, más propio de salvajes y personas soeces que de gentes educadas que tiene que ser la finalidad de toda comunicación.

Estas reglas de la buena comunicación, de la comunicación educada y culta pretenden lograr un respeto a nuestra propia imagen y a la de nuestro interlocutor.

Como siempre la necesidad de la comunicación es diferente en función de su grado de formalismo. El escrito requiere un mayor formalismo que el oral. Es preciso aclarar a nuestros alumnos que en una comunicación oral el formalismo dependerá también de la situación de la comunicación. Me refiero al concepto de situación al que aludo y remito al lector al trabajo en el que desarrollaba la teoría de la situación de Viseti (español estándar de este blog)

Otra de las cuestiones que se plantea es si debemos utilizar – y repetir – siempre las tradicionales fórmulas fijadas, cerrando el paso a la innovación lingüística. Los locutores en su caminar diario con los millones de posibilidades sintácticas que ofrece la lengua, entiendo que pueden y deben buscar nuevas fórmulas de expresión de la comunicación educada y respetuosa en lo que lo único que prevalece es el respeto mutuo y el conseguir una imagen adecuada de nosotros mismos y de nuestros interlocutores.

El tuteo, le tutoiment, en francés

En cada país, región o zona hispano hablante se puede utilizar o no el tuteo. En la España peninsular el tuteo se extiende como la pólvora en todos los ámbitos sociales y situaciones.

Hace unos años el tuteo era considerado de mala educación y de falta de respeto. Ahora, las emisiones de televisión consiguen que todo el mundo lo use. En la América hispana el tuteo se considera como falta de respeto.

Los franceses sólo tutean en circunstancias excepcionales. En el ámbito familiar y en el de los amigos íntimos se puede tutear, le tutoiment, que se denomina en francés. Puedes trabajar durante treinta años junto a un colega, con las mesas pegadas y jamás a los interlocutores se les ocurrirá tutearse.

En España, desde el primer día, no sólo se tutea, sino que se llega a situaciones de mala educación tratando a desconocidos y superiores como si fueran amigos de toda la vida.

La asignatura que impone el socialismo español “EPC” o Educación para la ciudadanía incide sobre cuestiones ideológicas de izquierdas, pasando de largo en temas tan trascendentes como la buena educación o cortesía. Se trata de arrasar con conceptos trasnochados y olvidar reglas básicas de convivencia.

De la misma manera que el tuteo es habitual en España y no tanto en América, las reglas de cortesía van estrechamente ligadas a la cultura propia de cada pueblo.

Las culturas romances derivadas del latín son bastante similares en sus reglas de cortesía, pero siempre mantienen distancias en las distintas situaciones que es preciso conocer.

Siempre los profesores de lengua española tenemos que considerar en primer término la cultura que estamos enseñando, que no es otra que la española. La pregunta interesante e inteligente que tenemos que hacernos es, dentro de las diversas culturas del español, cuál de ellas vamos a enseñar y, por tanto, qué reglas de cortesía y de buena educación van a ser objeto del aprendizaje.

Si nuestros alumnos son niños estadounidenses está claro que tenemos que congeniar las habituales de los latinos de los Estados Unidos donde prevalecen las normas mexicanas sobre las españolas. Además, tenemos que enseñar las normas de la buena educación inglesa de Norteamérica y explicar las diferencias, y si sabemos, los porqués.

Siempre explico que la cultura española es la del aceite de oliva, mientras que la cultura francesa es la de la mantequilla. Este hecho trivial explica muchas cosas, porque la cultura y la educación están formadas por sabores, olores y colores.

En España untamos el pan en el aceite de oliva, cuando comemos usamos el pan para empujar la comida de los platos y la tortilla no la cortamos con el cuchillo.

Los suecos cuando vienen a nuestro país cortan la tortilla con el cuchillo, y los españoles se ríen. En la cortesía y en las enormes diferencias culturales es preciso el respeto mutuo como principio básico y la comprensión recíproca de las diferencias.

Lo que es de buena educación en España, puede ser de mala educación en otro país.

En España, pedimos perdón cuando nos equivocamos o empujamos sin querer a otra persona. Los franceses s’excusent.

Nosotros, cuando queremos pedir algo, decimos por favor. Los franceses usan el SVP, s’il vous plaît, que equivale a si os agrada. Fórmulas que no se pueden traducir directamente y, por tanto, que es preciso conocer en cada lengua.

Los ingleses cuando preguntan la edad, usan la fórmula: How old are you? ¿Cuántos años tienes? Pero lo dicen de otra manera: Qué viejo eres? El preguntar la edad en algunos países, sobre todo a las féminas mayores de veinte años, puede ser considerado como una falta de educación. Las fórmulas hay que conocerlas.

Las clases del nivel de principiantes, en Europa el A1, suelen empezar con el tradicional ¡Buenos días¡

Cuando alguien encuentra a otra persona se utilizan dos fórmulas:

Hola, ¿que tal? O mejor: ¿Qué tal estás?

Estoy muy bien, muchas gracias, y tu ¿qué tal estás?

Equivalen al How are you, y al Comment allez vous?

Si el saludo es por la tarde, se usa el ¡Buenas tardes¡

 y si es por la noche: ¡Buenas noches¡

La entonación y los gestos:

Si se precisa conocer las fórmulas de cortesía, también es importante la entonación de los enunciados cuando se trata del oral.

Los gestos influyen en la comunicación. En muchas culturas al abordar o saludar a un interlocutor se produce un apretón de manos, otra veces se abrazan o besan en las mejillas (el número de besos es otra tarea complicada), se tocan los codos o se dan palmadas en la espalda- ojo si es un político l que le da a usted una palmadita, puede ser de alto riesgo-)

Seguiremos Dios Mediante.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: