Español en América

marzo 27, 2010

Colocaciones injertadas y II

Filed under: Uncategorized — Mercedes @ 2:15 pm

Este post es la segunda parte del publicado el  25 de marzo de 2.010

La TST desarrolla otras nociones necesarias para explicar el fenómeno de las colocaciones injertadas.

Estos conceptos son válidos para su aplicación a otros procesos de las lenguas.

Interferencia intralingüística: es según Polguère – que advierte que el campo nocional que vamos a describir no está totalmente cerrado al ser ideas nuevas embrionarias de la TST- una constatación que posee dos características:

a)      Una disfunción lingüística producida en una lengua X (español, francés…) que se produce por la introducción en un enunciado de un elemento léxico o gramatical a1 que o bien no encaja en el contexto o está mal construido desde la sintaxis.

b)      La explicación de la disfunción causada por la aparición del elemento a1 se debe a la existencia en la lengua X de otro elemento a2 con ciertas analogías con a1 que es lo que produce su errónea aparición. Se presupone que el empleo de a2 es correcto en el enunciado al que nos referimos.

La analogía es otro fenómeno presente en las lenguas: las creaciones lingüísticas se originan por procesos analógicos. Los locutores, en nuestra producción, nos guiamos por modelos presentes en nuestro lexicón que repetimos con ligeras variaciones motivadas por la influencia de otros modelos próximos a nosotros.

En el caso de las interferencias intralingüisticas la motivación del empleo a priori erróneo en una colocación en la que injertamos un elemento léxico equivocado, se debe a la analogía entre dos colocativos. Utilizamos, en lugar del correcto o habitual, un colocativo análogo (con el mismo significado o muy parecido, sinónimo o casi sinónimo) que provoca que la construcción chirríe. Desde el punto de vista gramatical la combinación es correcta, pero los hablantes perciben que algo va mal en ella. Y no nos referimos a la distinción tradicional entre hablantes nativos y no nativos, sino en general a todo tipo de hablantes.

Interferencia interlingüística o lingüística: es el mismo fenómeno que se produce por la interferencia por analogía de una segunda lengua Z, sobre la lengua X.

Suele ser habitual en hablantes bilingües de Z y X que tienden a reproducir por analogía una colocación correcta en una lengua que sin embargo en la otra no es usual. Vuelvo a repetir que la combinación producida por esta interferencia puede ser correcta gramaticalmente, pero no es usual.

Es algo parecido a lo que los franceses distinguen entre el uso y el buen uso.

La opinión de Polguère – y la mía mucho más modesta- sobre estas interferencias interlingüísticas es que a estos fenómenos no se les concede en lingüística la suficiente importancia porque es la causa de lo que el llama la mutabilidad lingüística.

Añado que esta interferencia en el futuro será amplísima por la presencia de Internet en nuestras vidas. Lo estamos viviendo y comprobando a diario por la innovación de innumerables términos nuevos que aparecen a diario. La prensa digital contribuye a la amplificación del fenómeno: los lectores de la red leen periódicos en varias lenguas y aplican a la materna las colocaciones producidas en otras lenguas.

Para afirmar más aún la enseñanza de todo tipo de colocaciones en el aprendizaje de las lenguas, comparen dos textos literarios uno de hace doscientos años y uno actual. Mientras que en texto antiguo no existen prácticamente colocaciones, en el actual el porcentaje es muy elevado. Si la comparación la extienden a textos periodísticos de hace cincuenta años y a uno actual, verán la amplitud del fenómeno que es casi –exagerando- exponencial.

Por otro lado, el empleo de expresiones idiomáticas desciende al mismo ritmo que aumentan las colocaciones. Con la terminología de la TST, mientras que disminuyen los frasemas aumentan los semifrasemas.

Los frasemas provienen del acervo cultural, de la etimología popular y no sólo son propios del pueblo, se incorporan a través de los siglos al lenguaje culto. El problema viene que no se emplean por los locutores porque se desconocen. Nadie los enseña como parte del léxico que son en lenguas maternas y periodistas y escritores – para aproximarse más a los lectores u oyentes- no los emplean. Lamentablemente se pierden. Las nuevas generaciones leen más Internet pero menos libros, los frasemas se olvidan sino se usan. Las colocaciones o semifrasemas las escuchamos en la televisión a diario y se incrementan como la pólvora.

Las colocaciones forman parte de nuestra cultura aunque su estudio y aprendizaje en lengua española se encuentran apartados en los currículos escolares.

Injerto colocacional: posee las siguientes características

a)      se forma por lo menos con dos elementos léxicos A1 con B2

b)      la colocación habitual y correcta sería A2 con B2

c)      la colocación A1 con B2 no se acepta como habitual y se considera incorrecta

d)      se produce por interferencias intra o interlingüísticas que interfieren al locutor que en lugar de producir la correcta A1 con B1,  por influencia de otra colocación usual la A2 con B2, origina o produce la A1 con B2 incorrecta o no habitual.

Estos injertos se refieren únicamente a los semifrasemas o colocaciones, nunca a otros tipos de combinaciones como las libres (qué un injerto en ellas sería totalmente correcto) o los frasemas que por definición son construcciones fijas e inamovibles y que sus términos serían no intercambiables.

Otro concepto que desarrolla la TST para explicar estos injertos en las colocaciones es el de objetivo de un injerto colocacional: es la colocación correcta y habitual de la lengua X, en nuestro caso sería A1 con B1.

Polguère aclara que muchas veces estos injertos son voluntarios producidos por escritores bien para cambiar el estilo o para conseguir otros efectos en los lectores.

Origen de un injerto colocacional: es la colocación correcta que provoca la interferencia, es decir, la A2 con B2.

Injerto colocacional intralingüístico: es la colocación injertada que se ha visto influenciada por otra válida de la misma lengua. Se trata de una interferencia dentro de la misma lengua.

Injerto colocacional interlingüístico: Se trata de una interferencia entre lenguas, dos colocaciones correctas producen en una lengua una inusual.

Injerto colocacional inverso: es un caso atípico: los locutores para producir una colocación correcta seleccionan primero la base y después en función de ella, eligen el colocativo. En este injerto colocacional inverso, la base ha sido mal seleccionada.

Estas colocaciones cuya base es errónea son semánticamente perceptibles como incorrectas y son – en principio- inaceptables en la lengua.

Estudio de los injertos colocacionales:

En primer lugar se precisa aclarar que estos fenómenos son espontáneos, propios de la lengua hablaba más que del escrito. En el escrito lo normal es volver a repasar el texto para corregirlo. Al comprobarlo estas colocaciones injertadas son eliminadas.

Polguère para su estudio acude a producciones orales de emisiones en directo donde la improvisación es la base del periodismo y donde se producen este fenómeno de injertos colocacionales, concentrándose en las que proceden de fenómenos intralingüísticos, es decir, procedentes de la propia lengua sin interferencias exteriores.

Se estudia también no sólo la extracción de las colocaciones sino su frecuencia – su repetición-

Análisis de los injertos:

Polguère se plantea el análisis sobre tres ejes:

a)      Estructuras y normas aplicables a estos injertos

b)      Interpretación de las causas

c)      Carácter del injerto (¿es correcto desde el prisma de la norma)

Avanza que dada la limitación de su estudio en este trabajo inicial sobre estas colocaciones injertadas se centra en lo que se llaman “faltas del lenguaje”.

Para el estudio de este fenómeno hay que apoyarse en las funciones léxicas y en cada caso concreto de injerto estudiado, de qué función léxica en particular vamos a utilizar para explicar el fenómeno.

Las funciones léxicas – se elige una para cada enunciado analizado- se emplean para analizar el texto donde se ubica la colocación injertada (incorrecta o no usual) y la colocación intralingüística correcta que es el origen del injerto (se escoge la función léxica apropiada para la colocación correcta y se analiza la colocación usual).

En definitiva, se comparan dos enunciados en una misma lengua, el correcto que es el origen y el incorrecto, cada uno a través de una función léxica.

Al final del estudio se efectúa el análisis.

Se propone al lector que compare estos enunciados:

1.- Sol de justicia (colocación correcta)

2.- Sol agobiante (colocación injertada) no usual

3.- Calor agobiante (colocación de origen del error, y combinación correcta)

En el enunciado 2.- la base sol selecciona el colocativo agobiante del enunciado 3.-

Los enunciados 1.- y 3.- corresponden a colocaciones correctas y el 2.- aunque sintácticamente aceptable, no lo es porque no es una colocación que los locutores usen de manera habitual.

Del análisis de la propuesta 2.- se deduce que es un injerto del tipo normal, es decir, no es inverso (el que la base es errónea). La base sol se elige en un proceso metafórico de intensificación semántica para reflejar un estado de calor muy fuerte.

Si seguimos el estudio de los tres enunciados anteriores, se puede deducir que sol agobiante no se percibe como erróneo a simple vista. Es posible que se repita incluso con frecuencia en la lengua sin que los locutores averigüen su no procedencia. Y, finalmente, es probable que de darse su repetición con una frecuencia elevada, pase a un estatuto de aceptación por los locutores como correcta.

Las funciones léxicas están poco o nada extendidas en nuestra lengua, sólo Alonso Ramos las divulga y utiliza en sus trabajos y diccionario DICE.

Conclusión:

Polguère concluye la exposición de estas colocaciones injertadas afirmando: <Ce sont ainsi des indices des pressions qui s’exercent sur la langue et contribuent à son évolution. On produit souvent de façon spontanée de nouvelles collocations, tout á fait originales, qui naissent et meurent instantanément. Mais il est vrai que certaines greffes réussissent, qu’elles finissent par prendre en se généralisant dans l’usage linguistique, pour finalement devenir partie intégrante de la norme>

De acuerdo totalmente con las apreciaciones sobre la innovación y creación lingüística: muchas de estas colocaciones injertadas pasarán a formar parte del léxico de la lengua. Para ello, Polguère no lo dice, es preciso que sean originales, innovadoras y cubran una necesidad semántica. La repetición o frecuencia es fundamental para su entrada en los diccionarios.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: