Español en América

marzo 29, 2010

Las hojas de los árboles… impiden ver a Bosque

Filed under: Humor y lengua — Mercedes @ 10:06 pm

El filólogo y académico I. Bosque nos relata en una entrevista publicada en El Diario Montañés algunas peculiaridades del español, de la literatura y de la ciencia un tanto sorprendentes.

Este lingüista director y responsable de la Nueva Gramática puede que se muestre culpable del engendro y contesta aturullado a las preguntas de la periodista con unas respuestas impropias de la categoría que se le supone.

Los militares dicen que a los soldados se les supone valor. A los lingüistas es preciso atribuirles el dominio de la lengua en su sentido noble y espiritual.

La periodista le pregunta concretamente: ¿Esta variedad de “castellanos” puede hacer mella en su fuerza? <La variedad siempre enriquece. A pesar de las variedades, la cohesión del idioma es impresionante. …el chino mandarín no entiende a otro de su mismo país que habla otro chino>.

Caramba señor Bosque el chino mandarín nada tiene que ver con el español ni con ninguna de esas nuevas variedades que se aceptan desde la Nueva Gramática. Dentro del guirigay del español-aprobado este desbarajuste bajo su digna mirada y dirección- las variedades del español tienen mayor parecido entre ellas, que cualquier chino. El mandarín en nada se parece a “otros chinos”. La diferencia entre ellos puede ser la que existe entre el español de Chile y el alemán posiblemente de Alemania.

La primera pregunta – entono el mea culpa- no es la de los chinos, sino una muy directa de la redactora: ¿Se puede hablar de un único castellano?

En la respuesta se ve que las hojas de los árboles impiden ver a Bosque:

<Los hispanohablantes tenemos poca conciencia de cuánto compartimos, Sabemos cómo hablan en nuestro pueblo o ciudad, pero a veces una expresión que se dice en el barrio es general, de todos los hispanohablantes, y al revés, lo que se dice en todo el mundo, a veces no se usa en España. Esta gramática ayuda a saber cuánto compartimos>.

Respuesta convincente que deja la pregunta clara y concisa: ¿Se puede hablar de un único castellano?

¿Se lo repetimos otra vez señor Bosque? Es posible que las hojas de los árboles de las montañas de Cantabria impiden ver al Bosque…

Otra respuesta extraña:

<La Fundación Comillas tiene proyectos muy interesantes en marcha y va a colaborar con las academias para que no se trabaje sólo con el español de España>

¿Quiere decir qué hay más españoles que el de España?

Continúa Bosque, muy preciso:

<… y puede resultar muy útil para enseñar el español como segunda lengua. >

¿Pero, señor Bosque, qué español vamos a enseñar? Si tenemos ahora seis variedades del español, tendremos seis variedades estandar. ¿Está de acuerdo? ¿Qué variedad del español estandar vamos a enseñar ahora?

Antes estaba muy claro: sólo tenía carta de naturaleza un español estandar. Ahora tenemos seis. Muchas gracias por el embrollo señor Bosque.

Respecto a la ciencia, un catedrático de Lengua de Universidad asombra con su discurso pueril y repleto de repeticiones:

< Los colegas evitan escribir en español porque una publicación en inglés cuenta más en su currículum, es más importante. Si pueden evitar escribirlo en español lo evitan. Un biólogo, un químico, un físico van a evitar publicar en español, porque la ciencia se asocia con el inglés. Esto es triste. Lamentablemente, en estos momentos los libros científicos españoles traducidos a otros idiomas es muy bajo>.

Lo evitan, lo evitan y lo evitan. Una pregunta señor Bosque: ¿Cuántos libros científicos en español conoce usted? ¿Sabe cuántas patentes registraron empresas españolas en 2.008? ¿Sabe cuál es la relación de patentes a renta per cápita?

Pues una de las más bajas del mundo. El problema no es que los cuatro científicos que tenemos publiquen en inglés, es que tampoco lo pueden hacer porque las academias no disponen del léxico científico español para poder escribir, por su incompetencia, su desidia, si irresponsabilidad y porque es más fácil dedicarse a estirar la mano para conseguir ese bodrio de la Nueva Gramática que es más rentable que un diccionario científico que lo van a comprar cuatro chalados científicos que cuando se publique este post, es posible que estén trabajando en los Estados Unidos.

<La literatura española es espléndida>

Vamos déjese de tonterías, en los mil años de vida del español escrito, nunca el nivel ha sido tan bajo. Y si no, dese una vuelta por las poltronas numeradas de la academia donde también sienta sus posaderas para darse cuenta del nivel de los mercaderes que allí se refugian.

Termina: <Es una pena que hayamos tardado tanto en hacerlo juntos> refiriéndose a la Novísima Gramática, perdón a la Nueva Gramática.

Señor Bosque el que se excusa se acusa.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: