Español en América

mayo 25, 2010

Oda a la ilusión

Filed under: Política ficción — Mercedes @ 4:44 pm

Los nuevos proyectos comienzan con ilusión. Es la clave de su triunfo y este nuevo del Instituto Cervantes no podía ser de otra manera.

Hasta el nombre de su director es ilusionante: Francisco Oda.

Suponemos que es afín al régimen,  no creo que la Caffarel se haya vuelto más loca de lo que el conjunto de la sociedad española lo está y, haya nombrado, a un pepero para la dirección de esta obra inconmensurable que es la enseñanza del español en Gibraltar.

No me refiero a ningún proyecto en los mares del sur, ni en los confines del Atlántico, ni por supuesto en los polos ni el norte ni su opuesto el del sur, sino de un nuevo Instituto en nuestro Mediterráneo, el de la dieta.

Por arte de magia y por los designios de nuestros gobernantes que nos asombran todos los días, nos vemos en plena crisis de demencia generalizada, implantando un nuevo Instituto Cervantes en Gibraltar.

La locura es un mal contagioso  descrita poco y mal por los curanderos que en estas tierras de progreso llamamos psiquiatras.

Mi propuesta es que cada organismo público, ente autónomo o sociedad pública de cualquier categoría, cuente con un psiquiatra a parte de un par de psicólogos para atender las necesidades de los funcionarios.

Me pregunto que si doña Carmen Caffarel hubiese contado con uno de estos loqueros, no hubiera  tenido la  idea de abrir un Cervantes en Gibraltar.

El señor Oda, don Francisco, se encuentra ya instalado en unas oficinas provisionales cedidas por el siempre desagradable Caruana, uno de los mejores amigos que tiene España y el español.

Las obras del nuevo Cervantes, que de ahora en adelante y, en honor de nuestra Gramática, llamaremos Novísimo Cervantes, estarán acabadas en unos meses.

El gobierno gibraltareño nos ha cedido, no se especifica en la nota de prensa si esa cesión es gratuita u onerosa, unas magníficas instalaciones de unos 350 metros cuadrados en las que Oda montará cuatro aulas, a parte de una sala de profesores, me imagino que una biblioteca y oficinas administrativas.

El éxito del Cervantes está garantizado: los llanitos acuden en masa para matricularse en los cursos de español y, cómo no en los de euskera, gallego y catalán.

Oda, el señor Oda se manifiesta ilusionado porque piensa (procede de pienso, alimento para el ganado) que los habitantes de la Roca se inscribirán en estos cursos de lenguas nacionales, entre las que la vasca se llevará la palma.

Largas colas de llanitos se agolpan en las puertas del Cervantes para solicitar información sobre estos interesantes cursos de euskera.

Preparo mi currículo para enviárselo a Oda y me voy a ofrecer como profesora de euskera que soy dada la elevada demanda…

La ilusión es un motor potente que nos mueve a los humanos, a los que no nos alimentamos de pienso, pero en este caso que nos ocupa y dada la crisis que soportamos, deberíamos aparcar las demencias para dejar paso a la seriedad, a la sobriedad.

Señora Caffarel, este proyecto está condenado al fracaso por anticipado, reserve su presupuesto para otras tareas más inteligentes que requieran del humano oficio de pensar.

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: