Español en América

junio 13, 2010

Ampliación léxica IV: oral y escrito, ¿qué léxico elegir?

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 10:31 am

En el post anterior sobre el Diccionario del alumno nos referíamos a la importancia de una correcta elección del léxico a enseñar en el primer nivel o inicial del español como segunda lengua.

Los profesores en estos cursos de iniciación o básicos tenemos que medir los primeros pasos-que son también los de nuestros alumnos- porque de ellos derivan el éxito o el fracaso.

Se nos pide un progreso relativamente rápido y, es la clave del proceso para triunfar, una elección acertada del primer vocabulario y los segmentos o sintagmas que vamos a proponer en las clases de inicio.

Los lectores de estos post sobre los Microrrelatos, que son la excusa adecuada para iniciar una metodología de léxico y gramática  sencilla habrán advertido mi predilección por el Diccionario de frecuencia de Mark Davies (“A Frequency Dictionary of Spanish”) que entiendo es la herramienta más adecuada existente en el mundo de la edición para los profesores de español segunda lengua. No me mueve ningún interés comercial y, cuando recomiendo un libro o manual es porque pienso que es la herramienta más apropiada.

Por eso, creo que el Diccionario de Frecuencias de Davies se aproxima a lo ideal, pero es preciso indicar que no es tampoco perfecto.

Español oral versus español escrito:

Existe y, a diferencia tiende a aumentar, entre el español literario, el de los periódicos y el de los manuales o libros de texto y, el español oral, el de la calle, el de todos los días.

Nuestros alumnos, con alguna excepción, no se van a dedicar al complejo mundo del periodismo o convertirse en escritores. Lo que pretenden es comunicarse con otros alumnos y, en concreto, su lengua meta es el español.

La dificultad es que ese español de diario, no está en ningún libro, ni los corpus del español lo recogen.

Lo expresado no quiere decir que el español escrito sea algo a proscribir o a dejar de lado en la enseñanza del español, ni mucho menos, pero el énfasis en este nivel inicial lo tenemos que poner en ese español oral de la calle, difícil de recoger o de escoger. Los franceses precisan  con una palabra, saisir que es equivalente a agarrar.

Tenemos que agarrar ese léxico de todos los días para incorporarlo a nuestro primer nivel.

En nuestro Curso de Ampliación léxica a través de los Microrrelatos que próximamente vamos a impartir, precisaremos ese léxico oral.

Rosario Alonso Raya de la Universidad de Granada, especialista en el léxico, propone una serie de recomendaciones, que suscribo totalmente:

–         En los cursos iniciales hay que dar a los estudiantes una enorme cantidad de vocabulario, incluso si no son capaces de gramaticalizarlo.

–         Hay que mantener un equilibrio entre las palabras que conllevan un significado considerable y las palabras de bajo contenido semántico.

–         Es conveniente llevar a cabo un análisis de necesidades que nos guíe en la selección y la secuenciación.

Si nos basamos en este criterio hay que ser capaz de responder a estas cuatro preguntas:

1ª) ¿Qué léxico necesitan los alumnos para hablar de personas, cosas y acontecimientos del lugar en el que viven?

2ª) ¿Qué lenguaje del aula deben comprender y producir?

3ª) ¿Qué entradas léxicas hay que adquirir para realizar ciertas tareas en clase como describir, comparar, clasificar?

4ª) ¿Qué entradas léxicas serán útiles para cada alumno en función de sus intereses?

La información está obtenida de:

http://www.educacion.es/sgci/be/es/publicaciones/mosaico/mosaico11b.pdf

Añadiré que las clases de español como lengua extranjera son de varios tipos:

Las primeras, las que denomino homogéneas, en las que los alumnos siguen o bien unas enseñanzas obligatorias o bien unos cursos reglados que han elegido voluntariamente.

En estas clases homogéneas, los intereses de los alumnos suelen ser comunes y muy parecidos: les interesa el aprendizaje del español por que el resultado final puede ser una calificación necesaria para superar un curso obligatorio o bien el aprender el idioma por una necesidad. Los alumnos son de la misma cultura, hablan todos la misma lengua materna tienen más o menos la misma edad. Estos cursos son los más fáciles de programar, la elección de la metodología es sencilla y, el léxico se escoge en función del origen cultural de los alumnos y, de las necesidades finales.

Los cursos que denomino heterogéneos en donde se mezclan alumnos procedentes de culturas diversas y, a veces edades muy diferentes.

En este supuesto, la dificultad es mayor, porque además, las necesidades pueden ser muy diferentes: desde la obligación de aprobar un examen de DELE hasta la de comunicarse para seguir un curso de grado en español en una universidad española o americana.

Si los profesores se enfrentan a un curso heterogéneo, en la primera clase tienen que consultar con sus alumnos sobre sus necesidades, para fijar el léxico a enseñar.

Si es del nivel básico la propuesta de los sintagmas como conocen los lectores obligatoriamente tenemos que empezar por perífrasis verbales.

 

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: