Español en América

julio 10, 2010

Fracaso escolar de La Caixa, segunda parte

Filed under: Política ficción — Mercedes @ 12:21 pm

Si nuestra teoría sobre las causas del fracaso escolar difiere en unas cuantas leguas de las clásicas de origen sociológico apoyadas en la avalancha de inmigrantes en nuestras aulas, la multiculturalidad, la diversidad, incluso la etnicidad, hoy abundamos en la continuación de nuestra argumentación en que las causas son técnicas del ámbito educativo.

Ni que decir tiene que los que manejan el Sistema educativo son los políticos enzarzados en conseguir que sus tesis prevalezcan sobre los intereses de los alumnos que son el eje central y el objetivo de la enseñanza.

Nuestro punto de vista es científico y técnico y para evitar una contaminación ideológica me apoyaré en estudios y trabajos realizados en otros países.

Léxico y lectura son dos competencias (algunos les llaman subcompetencias) absolutamente olvidadas en los currículos y, por tanto, por los profesores.

La lectura termina como objetivo en primero de primaria, cuando se supone que los niños han aprendido ya a leer y son capaces de continuar con esta actividad al que todo el mundo otorga un gran valor formativo, pero que de manera específica nadie le dedica cinco minutos. Me refiero a los currículos, a la dirección de los centros escolares y a los profesores.

Los alumnos saben leer y esto se considera suficiente.

Del léxico, otro tanto de lo mismo. Es algo, que al parecer, se adquiere caminando o tomando tapas en los bares. Ninguna actividad específica dedicada a la ampliación del léxico. Si hablamos de colocaciones léxicas, locuciones o expresiones, entonces, incluso los profesores podrán preguntarse: ¿y eso qué es?

Si recordamos que las colocaciones léxicas son en el lenguaje de todos los días más del doce por ciento del total de las unidades que conforman el léxico habitual en español, y, si preguntamos a los profesores de cualquier asignatura incluyendo los de Lengua Española qué son las colocaciones, no creo que más de un 10% sea capaz de responder a la pregunta.

Recientemente se han celebrado las oposiciones de secundaria en varias comunidades autónomas. ¿Los examinadores de Lengua Española han considerado realizar algún ejercicio sobre colocaciones léxicas?

En este estado de cosas, en la que el fenómeno más importante de las lenguas naturales, el fenómeno colocacional es ignorado por todo el ámbito educativo, a nadie le puede extrañar el fracaso escolar.

El fracaso escolar es el fracaso de un Sistema Educativo obsoleto, destecnificado, basado en una errónea concepción de los currículos, de la selección y reciclaje del profesorado, apoyado en priorizar las enseñanzas técnicas sobre las humanidades.

Se podrá argumentar que las matemáticas prevalecen sobre la lengua, que las salidas de las carreras de Ciencias son mayores y mejor remuneradas que las que dedican su tiempo a la Filosofía o a la Lengua.

En lo que se refiere a las Lenguas Modernas y sobre todo al espacio dedicado a las Segundas, resulta incomprensible cómo se le dedica más “espacio” al inglés que a la Lengua Española.

¿Nadie se ha dado cuenta que el español es la lengua vehicular de la enseñanza primaria, secundaria y universitaria?

¿Nadie se ha dado cuenta que es preciso un dominio absoluto de la lengua vehicular para comprender los significados de las demás asignaturas?

España, (no puedo referirme a otros países de habla española porque desconozco su situación educativa y el espacio dedicado a la lengua) es el país que menos tiempo dedica en Europa al aprendizaje de su propia lengua.

La “falta de respeto” hacia el español o castellano llega a límites insospechados en algunas comunidades autónomas en las que nuestra lengua ha dejado de ser la lengua vehicular.

Sin embargo, señores sociólogos de La Caixa, fíjense como las Comunidades en las que la lengua vehicular no es el castellano, sino el euskera y el catalán, los resultados son infinitamente mejores a los de las demás comunidades.

¿Saben a qué se debe? Muy sencillo, dedican en sus currículos espacios generosos a las lenguas catalana y vasca, de manera que los alumnos al dominar mejor la lengua obtienen mejores resultados.

Tan lógico como sencillo: los espacios dedicados a las lenguas vehiculares en el sentido de reforzar su conocimiento y su dominio, se traducen en unos resultados infinitamente mejores en el susodicho y manido abandono escolar.

Pero, señores catedráticos de Sociología de la USAL: ¿creen que en Cataluña y el País Vasco no hay inmigrantes? Los hay, y muchos más en proporción a la cifra de otras comunidades como la andaluza o la extremeña a la cola de los inmigrantes y a la cabeza de la deserción escolar.

Léxico y lectura factores claves de la enseñanza de la Lengua:

Llegado a este punto tengo que mencionar un trabajo muy alejado de las tesis de nuestros sociólogos, realizado por Chantal Roy y Marie Labelle de la Universidad de Laval y de Montréal respectivamente: <Connaissance de la morphologie dérivationnelle chez les francophones et non-francophones de 6 à 8 ans>

Resulta sorprendente que estas investigadoras del léxico estudien el comportamiento de las “capacidades derivacionales” de niños de 6 y 8 años.

Son niños canadienses que siendo francófonos, estudian también inglés, pero siendo la lengua vehicular el francés, se preocupan ya desde esa temprana edad de sus capacidades de derivación morfológica….

En España, nos damos con un canto en los dientes si a estas edades los niños son capaces de leer y garrapatear los cuadernos de escritura. En Canadá, menos preocupados por el abandono escolar, se ocupan y preocupan por las capacidades de estos tiernos niños en lo que se refiere a su lengua materna, el francés.

¿Ven la diferencia?

Currículos en los que destaca el estudio (en estas edades) de la lengua materna para dominarla. ¿Piensan que en Canadá no hay inmigrantes? Es posible que porcentualmente muchos más que en Andalucía y Extremadura, pero en estas comunidades españolas, en las que los políticos “juegan” a otras cosas muy trascendentales para nuestro futuro, se olvidan de la educación, de la enseñanza, de los profesores y de su selección. Les interesa mucho más “colocar” a sus familiares en pospuestos claves, en los centros escolares.

No les interesa cambiar la selección del profesorado, donde (con honrosas excepciones) los más experimentados copan las plazas en las oposiciones, dejando de lado a los candidatos con mejor formación o mejor comunicación.

La experiencia no lleva aparejada la calidad del docente.

Vayamos con el documento de Roy y Labelle, que es moralizador y motivador:

<Muse (2005: VI) définit la connaissance morphologique comme étant la conscience des plus petites unités de sens d’une langue ou l’habilité à les utiliser. Cette définition recoupe les notions de conscience morphologique, la capacité de l’enfant à réfléchir sus la structure des mots et à la manipuler explicitement (Carlisle :1995), et celle de sensibilité morphologique portant sur les connaissances implicites, qui ne sont pas contrôlées consciemmenent par le sujet et que le sujet est donc incapable de verbaliser (Marec, 2003 ; Colé, Royer, Leuwers et Cassalis, 2004)…. Les enfants de cet âge n’ont pas encore développé de conscience morphologique explicite, celle-ci ne se développant réellement qu’après un certain contact avec la langue écrite… nous nous centrons sur leurs connaissances implicites, et donc sur leur sensibilité morphologique. Ainsi, lorsque nous parlons, dans ce qui suit, de compétence morphologique nous faisons référence aux connaissances acquises implicitement dans le domaine de la morphologie et les tests que nous allons discuter sont des tests de sensibilité morphologique qui ne demandent pas à l’enfant de verbaliser ses connaissances ou de les manipuler de manière explicite. …. L’habilité à tirer parti de la structure morphologique des mots facilite la production et la compréhension de la langue et constitue une composante de la réussite en lecture.>

Traduzco las últimas líneas: la habilidad para obtener provecho de la estructura morfológica de las palabras facilita la producción y la comprensión de la lengua y constituye una componente en el éxito de la lectura.

Nada más explícito de la importancia que cualquier Sistema Educativo consciente otorga a los procesos de lectura y de trabajo con el léxico desde la temprana edad de seis años.

Dios mediante continuaré con la tercera fase.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: