Español en América

agosto 31, 2010

Derivaciones morfológicas y semánticas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 7:01 pm

Las derivaciones morfológicas no constituyen ningún problema al ser habituales y usadas con amplitud por los profesores de lengua.
Los ejemplos clásicos son los derivados del pan, como panadero, panadería, panificadora, etc.; o los derivados de canción, como cantante, cantar, etc.
Este tipo de derivaciones no son ni tan productivas ni tan interesantes desde el punto de la enseñanza de lenguas como las derivaciones semánticas.
¿Qué son las derivaciones semánticas?
Para explicar este concepto es preciso apoyarnos en la TST de la que la autora es seguidora.
En la lengua están presentes multitud de fenómenos como la arbitrariedad, la irregularidad y la ambigüedad que provocan una difícil modelización de la lengua.
Hemos explicado que la TST pretende precisamente esa modelización para mediante unos modelos funcionales aproximarse lo más posible a la realidad de la lengua. Los fenómenos anteriores impiden la modelización exacta y presentan innumerables dificultades al ser la lengua un fenómeno discreto, utilizando una terminología matemática en la que discreto es un fenómeno discontinuo, no cuantificable ni tampoco medible.
Sin embargo, la TST a través de dos fenómenos omnipresentes en las lenguas naturales, como son las colocaciones y las derivaciones semánticas, pretende explicándolos a través de “relaciones léxicas” y aplicarlos a la enseñanza de la lengua.
Para la enseñanza, sobre todo, de segundas lenguas, la TST construye unos diccionarios que persiguen explicar y detallar esas relaciones entre las lexias.
Las relaciones semánticas entre dos lexias se apoyan sobre un cierto parentesco de sus significados.
Polguère en su explicación de los diccionarios DICO y LAF del francés, precisa para que exista una derivación semántica entre dos lexias que vamos a llamar L1 y su derivada L2, que se cumplan tres condiciones:
• L2 mantiene una relación con L1; casi siempre L2 se define en función de L1.
• La misma relación que mantienen L1 y su derivada semántica L2 se repiten en las lenguas naturales.
• La relación entre L1 y L2, a veces se puede expresar de forma morfológica.
En el último caso de derivación morfológica y semántica al mismo tiempo que puede caracterizar a las dos lexias L1 y L2 corresponde a las derivaciones morfológicas típicas. Se considera, por tanto, que la derivación morfológica es un caso particular de derivación semántica.
Polguère divide las derivaciones semánticas en tres grandes grupos que el denomina “familias”:
• Un supuesto en el que las dos lexias poseen o casi el mismo significado:
o Es el caso de la sinonimia y también el de la casi sinonimia
o El cambio de parte del discurso como paterno y padre; urbano o ciudad.
o Cambio, conversión o sustitución de una lexia por otra: X precede a Y, e Y sigue a X (se puede considerar una paráfrasis del discurso)
• Cuando las dos lexias tienen significados opuestos: antónimos como blanco y negro, y finalmente la tercera familia
• Una de las lexias sea el participante, el circunstante o una propiedad del participante o del circunstante, se encuentran relacionados por un elemento de la situación indicado por la otra lexia. Por ejemplo, la relación léxica entre enviar y destinatario.

El segundo fenómeno de las lenguas lo conforman las colocaciones que consisten en coocurrencias de dos lexias con distintos significados que al combinarse producen un significado único. Se consideran restricciones léxicas y en estas páginas las hemos explicado con extensión.
Están formadas por una base que es la que aporta la mayor parte del significado y que por voluntad del locutor, elige un colocativo para expresar un significado que muchas veces consiste en intensificar o aumentar un deseo o un sentimiento.
En contraposición con las colocaciones léxicas se encuentran las combinaciones libres en las que a parte de su libertad combinatoria poseen la propiedad de la composicionabilidad, es decir que el significado de la combinación libre de las lexias L1 y L2 es la suma exacta del significado de la lexia L1 y del significado de la lexia L2. En esta combinación libre las dos lexias L1 y L2 no mantienen restricción alguna ni sintagmática, ni léxica, ni semántica.
Las colocaciones y las derivadas semánticas forman los dos grandes ejes sobre los que se pueden describir una gran parte de los fenómenos de la lengua y que son la base para construir los diccionarios de aprendizaje.
Los hablantes nativos producimos las colocaciones de forma inconsciente y automática, no así los no nativos que no suelen reconocer estas combinaciones casi siempre binarias de las lenguas excepto si previamente no las han aprendido. De esta situación deriva la trascendencia de su aprendizaje en las segundas lenguas, aspecto este olvidado por la mayor parte de los manuales y diccionarios.
La relación entre colocaciones y derivaciones semánticas:
Polguère considera que ambos fenómenos derivan de un mismo concepto que denomina “relación léxica orientada”.
Este post continúa en el siguiente:
“Relaciones entre colocaciones y derivaciones semánticas”

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: