Español en América

octubre 25, 2010

Evaluación de la calidad en Escuelas de Ele: II parte

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 10:31 am

El concepto de evaluación se puede aplicar a cualquier actividad humana y, por supuesto, educativa. La idea de evaluar se refiere más a las competencias de los alumnos que al de un sistema de calidad.
En este apartado dedicaremos estos espacios a la evaluación de la calidad de la formación.
Las formaciones se suelen evaluar tradicionalmente por medio de un cuestionario de satisfacción al final del período, como lo hemos indicado en la primera parte de este trabajo. O, en otros supuestos, a través de la medida de los resultados obtenidos por el alumno en uno o varios exámenes.
La evaluación real de un sistema o de un centro educativo va más allá de lo anteriormente expresado. Se trata de evaluar el sistema antes, durante y al final de la formación.
¿Por qué hay que evaluar? ¿Cómo se debe elegir un modelo de evaluación?
La evaluación va dirigida en una primera posición hacia la medida de los resultados finales, pero las razones van más allá de esa medida de los logros u objetivos del programa de formación. Se trata de evaluar, controlar y regular el proceso en toda su dimensión y todos sus actores, alumnos y formadores. Gracias a la evaluación nos permitiremos corregir el proceso sino se ajusta al plan inicial y tomar las decisiones pertinentes.
Modelos de evaluación:
A) Modelo centrado en los objetivos: la finalidad de la evaluación es apreciar las diferencias observadas entre los resultados obtenidos y los fijados inicialmente.
B) Modelo de Stufflebeam cuyo fin es únicamente proporcionar información para una ulterior toma de decisiones.
C) Modelo de Scriven: se centra en el alumno formado de acuerdo con sus necesidades de formación y las necesidades del “mercado”. Los resultados sirven para comprobar si la “estrategia de formación “ prevista coincide con esas necesidades de alumnos y mercado.
D) Modelo de Stake que se centra en los actores de la formación y su relación con el proceso formativo.

Los expertos en control de calidad coinciden en la implantación de un sistema que recoja las necesidades específicas de cada centro educativo. Pare ello lo habitual es tomar varios modelos evaluativos, es decir, elegir un sistema mixto que se adapte a cada formación en particular y a cada centro en función de sus particularidades.
Diferentes tipos de evaluaciones en función de las clases de formación:
Los centros educativos disponen de programas diversos. En el caso de las Escuelas de Español de ELE los cursos se pueden clasificar en dos tipos:
• Formación de alumnos no nativos
• Formación de profesores de español L2
En función de cada formación, el modelo de evaluación elegido suele ser diferente.
La Formación de profesores encaja en el modelo FA llamado “Formación de adultos” en el que se pretende incidir en un aspecto muy concreto de la lengua española, por ejemplo, en la “Didáctica del léxico” o “Didáctica de la lengua y de la cultura española”.
La formación de los alumnos no nativos encajaría en otro modelo llamado FP o de “Formación permanente” cuyo objetivo es el desarrollo personal.
Definir los objetivos:
Para decidir la implantación de un sistema de calidad, y su modelo de evaluación, se necesita definir las necesidades.
• Si La finalidad es corregir una formación. El modelo de evaluación incidirá sobre los componentes de la acción formativa.
• Si la finalidad es verificar una formación, se tratará de medir los resultados finales. La evaluación tratará de conocer las enseñanzas recibidas por los alumnos.
• Si la finalidad es financiera, es decir, si se trata de comprobar si la formación prevista es o ha sido rentable para el centro educativo. El objeto de la evaluación es el económico.
• Si la finalidad es sociológica, se tratará de evaluar los cambios originados en el entorno. (Los efectos de una formación en la hostelería o en general, en el turismo o en el empleo).

Definición de objetos/objetivos a evaluar:
En función de las necesidades previstas en origen por los demandantes, es decir, por una Escuela concreta de Español L2, se definirán los objetivos de la evaluación.
Las evaluaciones se clasifican en dos grandes categorías:
• Las evaluaciones “a priori” (o evaluaciones intrínsecas) que parte del estudio de una formación X.
• Las evaluaciones “a posteriori” (o evaluaciones extrínsecas) que estudia los efectos de una formación cuando ésta ha finalizado.

Las evaluaciones “a priori” analizan todos los componentes de una formación. ¿Qué se quiere decir con “componentes”?. Son los objetivos sean pedagógicos o metodológicos, la progresión de la formación, los manuales, libros de ejercicios, las actividades pedagógicos, los medios auxiliares y, por supuesto, el dispositivo de evaluación final o de satisfacción de los alumnos. Volvemos a recalcar que esta “evaluación” o “encuesta de satisfacción final” de los alumnos, puedo o no coincidir con nuestro modelo de evaluación.
En estas evaluaciones “a priori” se trata de evaluar:
• La coherencia denominada “intra objeto” es decir, la calidad de cada componente de la formación en sí misma. Se trata de evaluar, por ejemplo, la calidad del Manual utilizado en la formación evaluada.
• La coherencia “entre-objetos” o entre componentes, en definitiva, evaluar las relaciones entre los componentes de la formación evaluada.
• Evaluación de la formación en “si misma”: las enseñanzas recibidas y las actividades pedagógicas.
Evaluación “a posteriori” o extrínseca:
Se trata de analizar, y evaluar, los efectos de la formación una vez que ha finalizado. La evaluación se apoya en los efectos de la formación en los alumnos:
• Medición de los efectos directos
• Medición de los efectos indirectos: la actitud de los alumnos respecto a la formación y su interés/desinterés referente a las materias impartidas
• Medición de otros efectos: como fracaso en el examen, desencanto, etc
• Evaluación de los efectos en los formadores/profesores

Realizada la evaluación/evaluaciones, procede la realización de un “proyecto educativo” que se puede denominar también “pliego de condiciones”.
Este “Proyecto educativo de calidad”, es un Proyecto cuyo fin es el establecimiento en un Centro Educativo la implantación de un sistema de calidad.
Si el sistema elegido es el EFQM que es nuestra recomendación por ser el que mejor se adapta a los Centros educativos y en nuestra opinión a los Centros de Lenguas, el modelo se aplicaría por evaluadores expertos en un período de cuatro años al final del cual el Centro educativo sería capaza de gestionar por sí mismo su calidad y redactar una Memoria de Gestión de la Calidad cuya finalidad sería el reconocimiento a la Excelencia alcanzada en materia de calidad.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: