Español en América

octubre 29, 2010

Lengua y cultura: relaciones

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 1:54 pm
Tags: , ,

Lengua y cultura conviven en perfecta simbiosis como si fueran una unidad indivisible. Si estudiamos las relaciones entre ellas no es por su estudio en sí mismo, sino por la trascendencia de la introducción de todo lo que encierra la cultura en la enseñanza de segundas lenguas.
La didáctica de segundas lenguas es una metodología que pretende como finalidad que los alumnos no nativos aprendan a comunicarse en una L2.
En teoría se puede dominar una L2 consiguiendo un conocimiento explícito de la gramática y del léxico, sin entrar en los aspectos culturales que encierran tanto el vocabulario como la gramática.
Galisson creador de la didáctica de segundas lenguas e introductor de la cultura en la metodología es el primero, también, en reconocer el contenido cultural del léxico. Galisson menciona lo que encierran o esconden las palabras. Con precisión habla de “cultura detrás de las palabras”.

La lengua no es sólo un objeto del conocimiento sino el vehículo de nuestra comunicación. Es la correa de transmisión de la información periodística, de la literatura, de la ciencia y de la tecnología, de la innovación y de artes como el teatro, el cine y la canción.
Como ser vivo que es, la lengua se encuentra en constante evolución y creación producto de derivaciones morfológicas y semánticas, y por introducción de neologismos motivados por la creación científica o por la innovación o imaginación de los locutores, casi siempre derivadas de necesidades, rasgos o comportamientos culturales.
¿No es la palabra “botellón” una creación de la cultura del ocio procedente de una necesidad que provoca un comportamiento social de una juventud ansiosa de diversión?
Botellón aparece en el DRAE como aumentativo de botella, sin que la Real Academia tenga intención alguna de introducir el significado ampliamente difundido.

Sin embargo, “colocón” lo proponen como vocablo correcto con la definición conocida del hecho de estar atiborrado de alcohol o drogas, o ambas cosas a la vez. No entramos en la agilidad de la Academia en aceptar términos nuevos muy utilizados, sino en este trabajo, la creación e incorporación de formas procedentes de usos o comportamientos culturales.
Para Galisson los aprendices de una L2 se introducen en el universo que representa esa lengua. Un universo de comportamientos culturales que es preciso su conocimiento para una comunicación efectiva.
Los aprendices de español, en su mayor parte son jóvenes que se van de tapas y, comparten el botellón con los españoles de su edad. Cultura popular, español coloquial, pero, es el español que se precisa para comunicar, para compartir esas costumbres implantadas hoy que mañana pueden cambiar.
Ante esta necesidad de incorporar la cultura y su léxico a la enseñanza de L2, la pregunta que nos formulamos es si la cultura va por delante de la lengua o la lengua de la cultura. ¿Se debe priorizar el conocimiento de la lengua sobre el cultural o viceversa?
La metodología “antigua” privilegiaba la gramática-traducción de textos literarios clásicos que con toda evidencia son cultura, pero sólo una pequeña parte de ella.
Los métodos directos y audiovisuales diferenciaron lengua de cultura, o mejor expresado se olvidaron de la interrelación de lenguas y culturas.
Es a partir del enfoque comunicativo que al priorizar la comunicación de los aprendientes en toda su extensión se incorpora la cultura como parte esencial del enfoque.
La lengua forma parte de la ciencias sociales y como tal precisamos estudiar las relaciones con la cultura.

Galisson subraya la idea de palabras de “carga cultural compartida” (CCP), que son locuciones cuya idiomaticidad impide a los no nativos conocer su carga cultural, alejada del “sentido literal” que no contiene referencia cultural alguna.
Dentro de los comportamientos sociales culturales hay que resaltar un espacio a los gestos. Éstos se inscriben en la cultura de la lengua y van unidos a ella como las locuciones o el “botellón”. Cada cultura tiene sus gestos como asentir con la cabeza, subir o bajar los brazos, mover las manos o los dedos, fruncir la frente, levantar los hombros, frotarse las manos o los ojos, tienen un significado cultural y expresivo, diferente en cada lengua.
La globalización impone a las marcas comerciales el calco de sus eslóganes y estribillos; sin embargo, la innovación de los locutores altera la publicidad de las marcas, introduciendo aspectos culturales o modificaciones ingeniosas que permanecen como palimpsestos.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: