Español en América

enero 12, 2011

Unidades léxicas polilexemáticas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 3:09 pm

Somos seguidores de la TST, Teoría Significado-Texto cuya aportación mayor es todo lo que se refiere al léxico. No queremos menospreciar su modelización de la lengua, sobre todo de las relaciones léxicas cuya herramienta trascendental es la función léxica, utilizadas en su plural y cuyos conceptos entendemos centrales en la lingüística y en la descripción de la lengua.
Cada vez son mas los lexicógrafos que ansiosos por descubrir la piedra filosofal de los diccionarios se dedican a esa noble tarea de confeccionar la esencia y la descripción del léxico..
El Oxford Dictionary acaba de renovarse y siguiendo la tradición de muchos diccionarios en línea y, sobre todo cuando son de calidad como este recién editado, hacen pasar por caja a los interesados.
Nuestros lectores están al tanto de la posición del “Español en América” de no cobrar por una información tan necesaria como es la consulta de un diccionario. Comprendemos los costes de construcción de un diccionario, máximo si es de la calidad del Oxford Dictionary, pero su financiación puede realizarse vía publicidad en su página web o subvencionado por las Fundaciones cuyos fines son culturales.
Resulta evidente que para esbozar la construcción de un diccionario conviene clarificar nuestras ideas sobre las unidades léxicas.
Los diccionarios tradicionales entienden que sólo las formas simples, el antiguo concepto de “palabra” tienen derecho a disponer de una “entrada”. Las entradas o también “lemas” contienen una o varias acepciones en el caso de formas polisémicas. Algunas veces la imposibilidad de los lexicógrafos de formular definiciones exactas provoca que estas se conviertan en formas sinónimas como medio para explicar una acepción.
La TST simplifica –o complica, según como se mire- el concepto de unidad léxica explicando que estas se dividen en locuciones o frasemas cuando contienen más de una forma y son no composicionales, en semifrasemas o colocaciones que son semicomposicionales y las tradicionales formas o “palabras” sencillas. Las “palabras” compuestas la TST las asocia con las formas simples.
Las unidades léxicas se caracterizan por su unidad de significado y si seguimos a la TST, todas tienen derecho a una entrada en los diccionarios.
Queremos aclarar que algunas composiciones que algunos autores especialistas en fraseología califican como proverbios, frases hechas del estilo como “más vale tarde que nunca”, o “dormir como un lirón” la TST las considera frasemas o locuciones o combinaciones no libres y no composicionales.
Está claro que la TST simplifica la fraseología dejándola reducida a frasemas o locuciones y semifrasemas o colocaciones. Ni que decir tiene (sería un frasema) que un frasema es un sintagma no libre en contraposición con los sintagmas libres que no poseen ninguna restricción léxica.
Un sintagma se considera “libre” cuando sus componentes pueden ser elegidos por los locutores libremente. Si un sintagma binario es libre cada uno de sus dos componentes es seleccionado sin condiciones es decir, en plena libertad y su significado es composicional, es decir la suma de los significados de sus dos componentes.
No sucede lo mismo en las colocaciones donde en los dos componentes, la elección de uno, la base o director, condiciona la selección de su acompañante o colocativo.
Por supuesto, que es preciso advertir que la frontera entre frasemas y semifrasemas es tenue, de manera que muchas veces no se puede encasillar a una combinación no libre como locución o como colocación.
Sería el caso de pasta dentífrica que no es una combinación libre sino una colocación pero que algún locutor podría interpretarla como locución o composición opaca. Otros supuestos de frasemas no ofrecen duda como círculo vicioso, claro frasema o luna llena, colocación.
En definitiva que si queremos producir un buen diccionario tendremos que incluir como entradas con la misma consideración y trato, tanto a luna llena, como a círculo vicioso.
Se podrá objetar que los diccionarios, y es el caso del DRAE, ofrecen locuciones al final de las entradas como tímida información de combinatoria pero sin entrada propia.
Nosotros entendemos que las unidades léxicas polilexemáticas como las locuciones anteriores necesitan una entrada propia, por varias razones pero sobre todo en el caso de los estudiantes de segundas lenguas para los que las combinaciones no composicionales son en la práctica, inalcanzables.
Nota: el DRAE califica a la pasta dentífrica como pasta de dientes, que seguiría siendo una colocación

Anuncios

1 comentario »

  1. fenómeno, me ha gustado mucho la entrada… seguimos en ello… ;-))

    Comentario por Eduardo — enero 13, 2011 @ 7:59 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: