Español en América

enero 22, 2011

Aterrizaje forzoso o aterrizaje forzado

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 12:52 pm

En el “Wall Street Journal” en su edición en español del 21 de enero de 2.011 aparece una colocación léxica: “Los temores a un posible aterrizaje forzoso en China…”; la noticia hace referencia a la posibilidad de que la economía asiática sufra un brusco frenazo.
Es conocida la colocación aterrizaje forzoso que se creó en el mundo de la aeronáutica para expresar un involuntario o forzado aterrizaje provocado por una avería en un avión.
Este aterrizaje se comenzó empleando en el léxico de la aviación. La pregunta que nos podemos formular es porqué forzoso y no forzado, otro adjetivo equivalente y sinónimo casi perfecto de forzoso. La única razón es la repetición y el uso prolongado en los medios y alguna vez en la literatura del adjetivo forzoso, de manera que el aterrizaje forzado se considera incorrecto aunque desde el punto de vista de la sintaxis y del significado es aceptable.
En el periodismo especializado de las finanzas o negocios se engendran por metaforización estas colocaciones léxicas.
A veces se innovan apareciendo unas combinaciones binarias totalmente nuevas y, otras como en el aterrizaje forzoso que aparecen por ampliación del significado primitivo.
Una colocación como barra libre aplicada en el lenguaje coloquial y cuyo significado es la posibilidad de acceder al consumo de bebidas sin pago (o con uno convenido) ni límite. La barra libre tradicional ha extendido su significado al campo de la lengua de especialidad de los negocios para expresar la condición del Banco Central Europeo que ofrece a las entidades financieras de la zona euro, liquidez sin límite a un precio muy atractivo, el uno por ciento.
Esta última colocación se repitió en abundancia y hoy aparece en menos ocasiones.
Deuda externa versus deuda exterior:
Tanto en el DRAE como el Manual de la Fundeu recomiendan o mejor expresado, no aceptan deuda externa, dando sólo validez a deuda exterior. Como siempre, nuestra modesta opinión sostiene lo contrario. Tanto la Fundéu como la RAE pasan por alto SIEMPRE el fenómeno colocacional, cuál es su origen y cómo se forman las colocaciones léxicas: la innovación en los medios de comunicación y la repetición constante que consiguen fijar y dar validez a una restricción léxica. Incluso el efecto repetitivo de la misma forma que juega a formar lexicalizando una combinación habitual, también juega una mala pasada en forma de abandono de la misma o de sustitución por otra colocación o más innovadora o más expresiva que sustituye a la anterior.
Es preciso tener en cuenta que, como en todos los ámbitos de la vida, la moda juega un papel trascendental y aunque les cueste a los lingüistas el comprenderlo, es la prensa la gran creadora de estos léxicos específicos y los que lexicalizan las nuevas combinaciones.
Es lo que le sucede a la deuda externa, para nosotros muy válida pero que va siendo desplazada como también deuda pública por otras colocaciones que se repiten como deuda soberana. Se me objetará que la deuda soberana no coincide con deuda externa ya que la primera engloba a la segunda, pero en los tiempos de crisis que corren, los periodistas pretendemos expresar con una colocación que impacte aunque el término no sea exacto o preciso, pero todo el mundo lo entiende. En eso consiste el periodismo y la misión del periodista: comunicar con pocas palabras y, las colocaciones léxicas se adaptan como un guante a nuestra intención.
Las lenguas de especialidad están de moda y su enseñanza tiene una enorme demanda tanto los cursos de formación de profesores como los de estudiantes que desean formarse en los lenguajes específicos.
Los cursos se componen de una parte que se refiere al español en sí y otra que se dedica a los conceptos de la especialidad como pueden ser en el supuesto del aprendizaje del español de los negocios, la descripción del sistema financiero, de la bolsa, de la banca, el mundo empresarial o hasta el funcionamiento de la seguridad social.
En estas formaciones muy numerosas, echamos de menos el tratamiento del léxico específico de estas lenguas y, sobre todo, las colocaciones léxicas muy abundantes, mucho más que en el registro normal por lo que su inclusión en los programas formativos es una necesidad evidente. Y más si tenemos en cuenta que los cursos van dirigidos a estudiantes no nativos que en sus lenguas de origen, no suelen coincidir.
La segunda carencia detectada es la falta de tratamiento en estos cursos de ejercicios sobre textos de los lenguajes de especialidad.
En nuestro curso dedicado a la formación de profesores, trabajamos corpus extraídos de diarios digitales como el antes mencionado “Wall Street Journal” estadounidense, y los españoles “El Economista” y “Expansión”.
El objetivo del tratamiento de los corpus de estos diarios es doble: acostumbrarnos a los términos y conceptos financieros y como segunda finalidad la extracción de unidades léxicas específicas en todas sus formas, simples y poliléxicas, es decir, colocaciones –sobre todo- y locuciones. Con estos ejercicios repasamos conceptos y descubrimos un léxico nuevo necesario para comprender los textos.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: