Español en América

febrero 4, 2011

Del flash crash al splash crash

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 2:54 pm

Si ayer nos hacíamos eco del prime time, de los mercados emergentes y del core capital, toca hoy dos combinaciones binarias inglesas flash crash y splash crash del lenguaje específico de los negocios o financiero.
En estas páginas nos referimos a las abundantísimos colocaciones léxicas en unos casos, en otros locuciones que se innovan en la lengua de Shakespeare y al no tener una equivalencia binaria en nuestra lengua, tendemos a apropiarnos de estos anglicismos, chunks, sin preocuparnos de encontrar una traducción española que cubra ese espacio nuevo.
Estas colocaciones y/o locuciones, su frontera es tenue y muchas veces no nos es posible determinar si son opacas o transparentes, forman parte del léxico, la repetición y el uso consiguen fijarlas y se convierten en nuevas unidades léxicas con un significado único.
La velocidad de Internet consigue que se conviertan en usuales en español al no existir una institución urgente (léase Fundéu o RAE) que encuentre una equivalencia y que la propongan con rapidez, consolidándose su uso. Si el tiempo transcurre, el enorme poder de Internet y de los medios las convierten en habituales y la marcha atrás consistente en buscar una traducción coherente y que no sobrepase las dos formas, binaria, consigue que la misión de castellanizar estos anglicismo de marras se convierta en imposible.
La característica común de estas innovaciones léxicas es su fuerte significado, su actualidad y casi siempre la imposibilidad de conseguir una traducción en la lengua meta que corresponda con exactitud con el anglicismo original.
Ejemplos clásicos pueden ser jet lag, core capital, prime time y esta analizada flash crash.
¿Pero, que significa flash crash?
La locución designa a un movimiento de la bolsa, siempre una bajada pronunciada que se produce en una sesión de manera muy rápida. La sesión del seis de mayo de 2.010 en la que el Dow Jones de la Bolsa de Nueva York bajó alrededor de un 8% en pocos minutos consiguió innovar la expresión flash crash. Con posterioridad por extensión metafórica flash crash designa un descenso profundo en un valor bursátil; por ejemplo, el descenso de Apple hace unas pocas semanas, cuando su GEO, Steve Jobs anunció que se retiraba durante unos meses aquejado de una misteriosa enfermedad. Como consecuencia, las acciones de Macintosh se derrumbaron un 6% al abrirse la sesión.
Los analistas financieros y los periodistas especializados cada vez utilizan la locución de marras cada vez que se produce un descenso repentino de las bolsas mundiales, o una de ellas, o cuando formulan sus pronósticos.
¿Y splash crash?
Es la última innovación estadounidense –de los analistas y periodistas- para designar un nuevo posible crash pero no sólo del mercado de acciones, sino que se extendería a las obligaciones y bonos, y nada menos que a las materias primas. Los expertos atribuyen al efecto dominó, la interconexión de todos los mercados donde cotizan los activos, en un momento dado y como razón desencadenante el hipotético derrumbe de Egipto, produciría el efecto de hundir todas las bolsas sean de valores o de materias primas.
Lo que nos interesa a los consumidores es que el crash, y aunque sea el flash crash sea el del petróleo, a ver si con diez euros podemos llenar el tanque de combustible.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: