Español en América

febrero 5, 2011

Lectura en lengua materna y en L2

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 1:52 pm

Consideramos el léxico y la lectura como actividades centrales en clases de lengua materna.
Relacionamos en nuestros múltiples trabajos sobre el léxico y su vinculación con la comprensión lectora y la estrecha relación que esta última tiene con el fracaso escolar. Demostramos apoyándonos en investigaciones canadienses sobre la comprensión lectora que para reducir el fracaso escolar es preciso establecer una metodología que incluya como asignatura transversal a todas las materias, la enseñanza del léxico entendiéndolo no sólo como formas o palabras aisladas sino en el amplio concepto de unidades léxicas plurilexemáticas, en especial colocaciones y locuciones.
Nuestra metodología de aprendizaje del vocabulario pasa por ejercitar la lectura, no en vano no podemos separar nuestros ejercicios léxicos del contexto de la lectura.
Nos olvidamos de la lectura por la lectura que aunque puede aportar conocimientos y cultura a los aprendientes, nuestro objetivo es la comprensión lectora.
Desde el prisma de la psicología cognitiva la comprensión lectora recalca la trascendencia del conocimiento léxico estrechamente vinculado a la comprensión de textos.
Tratamos en trabajos anteriores el concepto de léxico no solamente como “descripción de la lengua”, sino como eje central de todo conocimiento, siendo en nuestra opinión el conocimiento mismo.
En nuestra idea del conocimiento la gramática juega un papel secundario. Los currículos tanto de lengua materna como segunda insisten en tratarla como eje de la enseñanza de la lengua. No podemos estar más en desacuerdo, puesto que en un enfoque comunicativo debe prevalecer el oral sobre el escrito. Y en ese enfoque la gramática debe enseñarse de forma implícita o automática.
De poco o nada sirve la gramática para los analfabetos que comunican a la perfección sin conocer una sola de las reglas gramaticales. Sin embargo, para hablar necesitan un conocimiento léxico y tanto mejor comunicaran cuanto ese conocimiento sea más amplio.
Si esta idea –que no es nuestra, sino de investigadores francófonos- la aplicamos a la enseñanza de segundas lenguas, deberemos primar el oral, el léxico y la lectura.
Y en especial en los primeros niveles donde los estudiantes tienen que motivarse con un aprendizaje rápido y que, además, lo puedan utilizar.
En estos balbuceos de la lengua, los alumnos extranjeros tienen que ir de la mano de los docentes que, dada la ausencia de manuales comunicativos en el ELE, no tendrán más remedio que componer sus propios textos.
Mi recomendación es que esos textos deben respetar el principio de la autenticidad, evitando aquellas fórmulas cuando estudiábamos inglés de the sky is very blue y my Taylor is rich que no sirven para comunicarnos pero que se convierten en chistes.
La lectura juega un papel trascendental. Se la considera en la enseñanza de lenguas como una competencia secundaria y pocos son los profesores que la utilizan.
Hay que recordar que los estudiantes de L2 tienen en su lengua materna una competencia lectora avanzada y, si son anglófonos, mucho mejor que la de los españoles, por lo que la lectura en la L2 facilita cuando el lector posee una elevada velocidad, el avanzar con rapidez en los textos apropiados y graduados.
Y nos referimos no a la lectura como actividad silenciosa y privada, sino como ejercicio en la clase de L2 dirigida por el docente en viva voz. Los sintagmas y los enunciados sencillos se repiten oralmente muchas veces para que la memoria de corto plazo los adquiera.
Estas repeticiones se han considerado como poco prácticas en la enseñanza de segundas lenguas. Las investigaciones de Germain y Netten han dado de nuevo valor a la memoria y su trascendencia en la enseñanza de L2. El 80% de lo adquirido se pierde, por lo que los alumnos deben estudiar, revisar y repetir lo aprendido en las clases.
Insistimos en considerar las actividades memorísticas como trascendentes en estos aprendices de la lengua puesto que los sintagmas (que no son otra cosa que reglas gramaticales aprendidas de forma implícita) unidos a otros sintagmas permiten producir enunciados que es nuestro objetivo comunicativo.
Para comunicar necesitamos el léxico, elegido por un diccionario de frecuencias, el de Editorial Universitas por ejemplo, la lectura –con sus correspondientes ejercicios de unidades léxicas-, y la repetición continua de sintagmas usuales para la comunicación coloquial diaria.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: