Español en América

febrero 14, 2011

Idiotismos: a ojos vistas

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 5:08 pm

Un idiotismo es un tipo de expresión poco conocido de las lenguas naturales que no corresponde con las normas de la Gramática. El ejemplo que aporta el Diccionario oficial es “a ojos vistas” que cuando fuimos al colegio en la primaria el maestro cuando no entendíamos nada nos recriminada con “a ojos vista”, en singular que difiere del DRAE.
La Academia no acepta en su lingüística particular la lexia “colocación” en el sentido de término lingüístico, de la misma manera, distingue en su confusión, o al menos lo parece, entre expresión y locución.
Casi todos los fraseólogos aceptan que expresión y locución son sinónimos. La TST o Teoría Significado-Texto define locuciones o expresiones como frasemas o combinaciones de la lengua opacas y no composicionales. No mencionan para nada los idiotismos, pero resulta evidente que son locuciones-expresiones.
Alguna lingüista como Maureen Laurens, una de las pocas que trata en concreto de los idiotismos, los califica como colocaciones. Mi siempre modesta opinión es que no pueden ser colocaciones debido a que éstas son transparentes o semitransparentes desde el punto de vista semántico y, por tanto prácticamente composicionales y los idiotismos no lo son.
Y mi crítica constante a la Academia –objetiva y científica- no es por casualidad; comprueben las definiciones de locución y expresión y verán el cacao mental de estos señores. Pasan del campo “gramatical” al de la “lingüística”. Vayan si se sienten a gusto y divertidos también a colocación. Que las opiniones de la RAE sobre los términos de la lingüística española son como una sopa de letras.
Por supuesto que los idiotismos se encuadran en las expresiones o locuciones por ser su significado indescifrable por el de sus constituyentes.
Si volvemos al idiotismo “a ojos vista”, y a su significado, posee dos: uno inmediato: evidente, claro y una segunda acepción, sin disimulo.
Lo que no nos aclara el DRAE es la posibilidad de que este idiotismo se puede expresar en singular o en plural: a ojos vistas o a ojos vista. El diccionario nos lo propone en plural.
Pero los insignes académicos nos ponen a disposición el CREA y el CORDE herramientas mucho mejores que el DRAE o el Panhispánico para discernir un montón de dudas y cuestiones porque reflejan entre ambos, una parte importantísima del discurso en español desde la noche de los tiempos y cuando aún la Academia no ponía la mano en la lengua española y funcionaba a la perfección sin trabas ni obstáculos.
Como nuestros lectores están al corriente el CORDE es el diacrónico desde que San Millán o Valpuesta dieran el pistoletazo de salida al castellano y termina en 1975 para dar paso al CREA, el contenedor de formas actuales que según Gómez Font alcanza hasta 2.008, aunque las referencias que obtenemos no produzcan datos más allá de la fecha de 2004, inclusive.
El CORDE para “a ojos vista” obtiene 8 casos el primero en 1554 y el último en 1970. Para su plural “a ojos vistas” produce 91 coocurrencias desde 1528 hasta 1972 última aparición escrita por la escritora Rosa Chacel.
El CREA para “a ojos vista” da 34 casos de los que 13 son de la prensa, y para “a ojos vistas” 58 concurrencias de las que 8 son de los medios escritos y del resto el Nobel Vargas Llosa es autor de una de ellas.
Las matemáticas inclinan la balanza hacia el plural de la locución aunque ambas son correctas. Como siempre la comprobación de los dos corpus incide en algo que en nuestros trabajos sobre colocaciones y expresiones comentamos a menudo en el sentido de que las expresiones idiomáticas cada vez se emplean menos mientras que las colocaciones léxicas aumentan a una velocidad vertiginosa.
Y aunque algunos lingüistas no compartan nuestras hipótesis y desvinculen en gran medida a las colocaciones -pilar fundamental del sistema de la lengua- como objeto central del léxico y elemento que cohesiona el discurso, no por ello se deben obviar los porqués de su innovación y creación.
Las colocaciones son el disco duro de la lengua y su núcleo. Son cada vez más frecuentes y su crecimiento imparable por calcarse de otras lenguas hace necesario su investigación y su estudio a todos los niveles de la lengua. ¿Son los anglicismos que importamos necesarios para expresar unos significados y conceptos que antes no se formulaban? Somos rotundos y claros: son necesarios y esa creatividad léxica supera la imaginación y la capacidad de traducción o “adaptación” de algunas instituciones que velan por la pureza de nuestra lengua. Los significados procedentes de nuevas tecnologías o avances científicos que en inglés se expresan con combinaciones casi siempre binarias, no se pueden trasladar al español sino es con una frase más o menos larga. Guste o no guste los hablantes optan por fórmulas binarias sencillas, claras y concisas capaces de enviar a los demás locutores un significado de igual magnitud. Las recomendaciones o intentos de buscar o rebuscar una traducción equivalente en nuestra lengua es una tarea perdida e inútil.

¿Solución? Muy fácil. Sustituir el “que inventen ellos” por la más moderna fórmula de “innovar nosotros”. Esa es la madre del cordero: dedicar suficientes recursos a nuestra innovación, ciencia y tecnología –sin olvidar a nuestra cultura- para que sean ellos los que tengan que “fundar” instituciones angloamericanas para traducir nuestros españolismos. Manos a la obra organismos del estado, fundaciones y empresas que para eso presumimos de estar en el G20.

1 comentario »

  1. Insisto, aún a riesgo de resultar pesado; no es que lo diga Gómez Font, sino que lo dice la RAE en su página, al presentar el CREA:

    Nueva versión del CREA (textos de junio de 2008)
    La nueva versión del CREA (Corpus de Referencia del Español Actual) añade algo más de 3,5 millones de formas, correspondientes todas ellas al período, 2000-2004, a las que podían ser consultadas en la versión inmediatamente anterior. Con ello, el CREA consta ahora de 154 279 050 formas, pertenecientes a textos procedentes de todos los países hispánicos y producidos entre 1975 y 2004. El bloque que se incorpora en junio de 2008 corresponde fundamentalmente a prensa americana, aunque hay también textos procedentes de libros. Todos los detalles acerca de número de textos, número de formas por países, temas, tipos de texto, etc. pueden obtenerse, como en las versiones anteriores, a través de la consulta de la nómina.

    A la consulta de los textos y de la nómina se añaden en esta versión las listas de las formas ortográficas registradas en el CREA, con sus frecuencias absolutas y normalizadas. Para mayor comodidad de las personas interesadas, se incorporan a la página las listas de las 1000, 5000 y 10000 formas más frecuentes. Se añade a ellas la lista general de todas las formas presentes en el CREA, en formato comprimido, también con indicación de su frecuencia absoluta y normalizada. En todas las listas se ha anulado la diferencia entre grafías con mayúsculas y minúsculas y también se han suprimido cifras y fechas.

    Comentario por Alberto Gómez Font — febrero 15, 2011 @ 9:32 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: