Español en América

marzo 7, 2011

Como a nuestro parecer cualquier tiempo pasado fue mejor

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 2:02 pm

Expresamos nuestras opiniones en este blog con más de 400 trabajos casi todos sobre nuestra lengua española y en especial sobre el léxico en toda su amplitud: formas simples, colocaciones y locuciones, alternamos con otros artículos sobre periodismo digital y el lenguaje de los medios, algo de humor –la ignorancia es muy osada- y política cultural y lingüística.
Nuestros trabajos sobre “el español estándar” y “política lingüística” son de los más visitados con más de mil descargas que nos animan a profundizar sobre estos temas algo olvidados y que opinamos tienen una gran trascendencia en el futuro del español.
Las aportaciones en los vericuetos de la lengua y en los vidriosos temas de política lingüística y cultural las formulamos desde un punto de vista científico apoyadas en lo que otros países y lenguas realizan, porque aunque su propio nombre indica, “política”, sin embargo, hay que dejarla fuera y abordar el espinoso asunto desde el prisma de la objetividad y de la ciencia.
En el trabajo de “Política lingüística: Francia y España: dos formas de entender la lengua” tratábamos los dos casos, el francés de consenso y científico y el español, como aquello de vamos a echar una siestecita y cuando nos despertemos veremos si nos fumamos un puro o nos tomamos unas copas con la oposición para ver cómo regulamos la veda del conejo.
Con estas premisas y, como nuestros políticos de todo pelaje se entretienen jugando a sorteos electorales de esos que una vez me toca a mi y a la siguiente marcamos las cartas para que te toque a ti hasta que venga otro y, si tenemos suerte arregla este caos.
Poníamos como ejemplo a tener en cuenta al francés que con una seriedad memorable defienden su lengua a capa y espada en todos los ámbitos y foros inimaginables desde la ONU, a la Unión Europea, pasando por las Embajadas y sus actuaciones responsables hasta la promoción exterior en defensa de la educación en francés y de la cultura. Y cambie o no el gobierno, todos forman una piña para defender la lengua francesa desde posturas políticas hasta las directrices lingüísticas que marca la Academie Française.
En este lado de los Pirineos y más allá de los mares, el guirigay es la norma. Sobre todo el mirar hacia otro lado y el preguntarse ¿pero, hay una política lingüística? Vayamos a contratar a unos amiguetes para que diseñen algo y salir del paso…
Si de vez en cuando, de pascuas a ramos o de higos a brevas nos gusta poner unas gotas de humor, en este momento de crisis, se necesitan dosis de inteligencia y de saber qué es lo que hay que hacer.
En el futuro la educación va a convertirse en fuente de ingresos y de creación de empleo. Pero para sentar las bases de un sistema consistente es preciso crear unas bases para que la percepción exterior de nuestra lengua y de nuestra cultura mejoren.

En ese sentido un artículo publicado por “El País”, La debilidad actual del español, firmado por Rubio, F. y Urrutia, J. sostiene más o menos las mismas tesis que nosotros.
De nada sirve la demografía y esos cantos, no sabemos si de sirena o de cisnes, de académicos, Instituto Cervantes y sus corifeos diciendo que el español va viento en popa.
Los articulistas mantienen la tesis de que desde las buenas intenciones que supusieron hace 20 años la creación del Instituto Cervantes por Felipe González, el desconcierto (lo digo yo) en cuanto a una política coordinada y coherente en torno a la lengua y los “mal entendidos compromisos con la defensa de las lenguas vernáculas …. han llevado a una posición sin salida en la Unión Europea…”.
En definitiva que para la Unión Europea somos 30 millones de individuos que hablamos español (el resto hasta los 47 millones son hablantes de catalán, valenciano, gallego y euskera), de manera que poco más o menos gozamos de la misma consideración que el estonio o el checo, y en lugar de avanzar, retrocedemos. Poco o nada le importa a la Real Academia de la Lengua que manifiesta que “no entra en política” ni al gobierno que con su despiste habitual y ante problemas más graves prefiere evitar el problema. En esas estamos y si algo necesita de coordinación, de medidas de apoyo es el español.
En estas páginas escribimos que el español se está ya jugando su futuro en Internet, en los Estados Unidos y en el campo de la innovación y de la ciencia. Nuestra posición actual es de debilidad extrema al no existir una política lingüística exterior, una Academia que confunde demografía con ciencia y un Gobierno que ignora que el futuro se juega en inversión en ciencia, tecnología y patentes. Retrocedemos en I+D sin que nadie excepto los propios investigadores protesten, los presupuestos culturales para el exterior rozan el chiste y el ridículo.
Rubio y Urrutia se quejan de que “el Instituto Cervantes nadie lo considere una institución del Estado que debe estar al margen de los vaivenes del Gobierno, cambia de criterio con frecuencia y no mantiene muchas de las estrategias que demostraron su idoneidad”. Suscribiendo totalmente la anterior afirmación, me pregunto, además, quién es el desequilibrado que diseña las nuevas ubicaciones del Instituto: Gibraltar. Senegal, etc., dejando fuera ciudades chinas y norteamericanas, amén de europeas que necesitan un cambio de look de nuestra deteriorada cultura.
Los autores del citado artículo se quejan de “la enseñanza del idioma se ha degradado en los centros escolares, resulta triste en los medios de comunicación (en los que el léxico vulgar y malsonante es de uso continuo) y patético en el Parlamento de la nación”. Vuelvo a suscribir al 100% las afirmaciones de Rubio y Urrutia pero quiero matizar que el lenguaje al que se refieren –supongo- es el de los medios audiovisuales. La honrosa excepción de calidad y buen uso está más que demostrada en los medios impresos, en papel y digitales, del periodismo en español. Nuestra investigación cuya finalidad es una tesis doctoral en el periodismo digital de los Estados Unidos, han puesto de manifiesto que el lenguaje de los medios escritos es excelente.
En definitiva, que los señores Rubio y Urrutia claman en ese desierto cultural y científico de la lengua y cultura españolas para que alguien, el que corresponda pongan los medios para remediar la lamentable situación de la lengua española y todo lo que discurre alrededor de ella.
Lo suscribimos y los lectores interesados que repasen este blog en donde esta humilde periodista y lingüista se afana en infinidad de trabajos de proponer las soluciones. Y que nuestra lengua recupere el prestigio que gozó en un pasado. Para que los versos de Jorge Manrique no le vuelven a dar la razón:
Como a nuestro parecer cualquier tiempo pasado fue mejor…

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: