Español en América

marzo 10, 2011

Adolecer

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 9:16 am

La envidia es una cualidad muy española, que no nos atrevemos a calificar de vicio o virtud.
Celo y celoso no es lo mismo aunque lo parece. Como no es lo mismo adolecer que carecer.
En el DRAE, nuestra siempre y permanente guía en los caminos y vericuetos de la lengua, nos produce cuatro acepciones para “adolecer”:
– Causar dolencia o enfermedad
– Caer enfermo o padecer alguna enfermedad habitual
– Tener o padecer algún defecto
– Compadecerse (sentir lástima)
En “El Mundo” del jueves diez de marzo de 2.011 en su edición digital aparece un comentario sobre la derrota del Valencia frente al Schalke: “… tras un partido en el que los chés adolecieron de nervios”. No somos inquisidores ni pretendemos corregir a nadie, para que nadie nos aplique la ley del Talión.
Ni nuestra intención es justificar ese “adolecieron” del texto. En nuestra opinión el uso es correctísimo, pero las posibles interpretaciones frecuentes en la prensa son más de “carecer de algo” que de “padecer algún defecto”.
Y si no comprueben en el CREA, en el apartado correspondiente a la “prensa” los casos donde aparece “adolecer” y, casi siempre el periodista o informante utiliza el vocablo como sinónimo de “carecer”.
Los contextualistas británicos opinan o sostienen la tesis de que el contexto es el que decide el significado de un texto.
La otra postura de la escuela lingüística de Montreal, la TST, o Teoría Significado-Texto mantiene que el origen del Significado es la intención del locutor de producir una idea, un sintagma, una frase o un discurso.
Somos “seguidores lingüísticos” de la TST y entendemos que no somos nadie para juzgar, a partir de un texto, las intenciones de los locutores.
Podemos suponer lo que quiere decir en el caso de “adolecieron” el periodista que escribe la noticia y pensar que no es correcto. De ahí a emitir una recomendación nos parece temerario, y sobre todo, que puede no corresponder con la intención del que lo escribe.
Por otro lado, y como aviso para amantes del uso, existe una ampliación constante y vertiginosa de los significados de las formas (léase palabras) por extensión casi siempre metafórica.
Es la dichosa polisemia de las lenguas que es una característica esencial del sistema de la lengua. Es el uso, el manido, traído y llevado uso que consigue por repetición que muchas veces un empleo incorrecto se transforme no ya en correcto pero si en usual.
Y si mencionamos la polisemia, se produce la mayor parte de las ocasiones por extensión de significados parecidos. Pudiera ser el caso de adolecer. Si se fijan en las acepciones que nos propone el DRAE, todas ellas son similares pero con matices. ¿Por qué para adolecer hay varias acepciones y no una sola? ¿No creen que dentro de unos decenios el lema adolecer poseerá quizás quince o veinte acepciones?
La otra polisemia, la homonimia, es la que nada tiene que ver con el significado convencional de un lema, ni siquiera hay “parecido” con las demás acepciones. En este supuesto polisémico, el contexto si es suficiente para distinguir el significado. Pero la homonimia no es muy frecuente.
Si verifican en el Corpus CREA, en el apartado “prensa” la forma “adolecer” verán que casi siempre el empleo es como “carecer”. De ahí a emitir una recomendación más o menos inquisidora hay un largo trecho.
Si necesitan comprobar el CREA:
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual. http://www.rae.es [10 de marzo 2.011]

1 comentario »

  1. Tras algo más de 30 años de repaso diario al español usado en los medios de comunicación he podido comprobar cuán cierto es que ese uso de “adolecer” con el sentido de ‘carecer’ está ya más que asentado entre los periodistas. Y si es cierto (en parte parece serlo) que hoy son los medios de comunicación los que marcan la norma, mi opinión es que ese uso “incorrecto” debería dejar de considerarse como tal y pasar a la categoría de “correcto”.

    Y puedo decir que la Fundéu sería la primera en anunciar ese cambio, mas no podemos adelantarnos y por eso no nos queda más remedio que seguir siendo “inquisidores” y mantener nuestra recomendación de que se tenga cuidado con ese uso.

    Saludos.
    Alberto Gómez Font

    Comentario por Alberto Gómez Font — marzo 11, 2011 @ 8:35 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: