Español en América

abril 10, 2011

Corpus VI: Lobo de mar y león marino

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 12:47 pm

Recordamos que nuestro objetivo en el tratamiento o mejor expresado en el uso de los corpus en los que nuestra metodología va encaminada al conocimiento léxico y su ampliación nos enfrentamos en muchas ocasiones en resolver problemas lingüísticos de terminología.
Es el caso de las colocaciones y, los corpus son una herramienta ideal para los investigadores, en los que la dificultad consiste en la semántica de estas combinaciones y en determinar si son o no locuciones, colocaciones o sintagmas libres.
En los niveles iniciales de la enseñanza del español iniciaremos el estudio de estas combinaciones que presentan ciertas restricciones en su combinatoria. Los ejemplos tiene que ser sencillos: luna llena o café solo pueden servir como ejemplos. Al avanzar en el conocimiento del vocabulario presentamos sintagmas menos transparentes como lobo de mar o león marino que para un estudiante de español no nativo no son fáciles de resolver.
El análisis superficial de ambas combinaciones nos permite calificarlas a priori como locuciones dada su fijación y opacidad.
Incluso para un locutor nativo puede presentar su decodificación un problema.
Nuestra metodología es la utilización del diccionario en línea de la RAE, el DRAE al comenzar su estudio con un doble objetivo: en primer lugar el descifrar su significado y en segundo lugar, si existe, su combinatoria.
En el supuesto de lobo de mar, la “entrada” al diccionario la haremos por el “lema” que suponemos es la “base” y que gobierna la combinación, lobo.
Matamos los dos pájaros de un tiro ya que a continuación de las ocho acepciones de la forma lobo, el DRAE nos ofrece la combinatoria en la que entre otras aparece lobo de mar como “marino viejo y experimentado en su profesión”. No nos indica si es o no una locución, nosotros entendemos que sí lo es, precisando el diccionario que es un nombre masculino del registro coloquial.
A continuación nos muestra lobo marino cuyo equivalente es, siempre según el DRAE, “foca”. Se puede o no estar de acuerdo con la definición, no siendo en este caso nuestro objetivo.
La otra supuesta colocación (relacionada también con el mar) es león marino cuya “entrada” la haremos por león, en la combinatoria tenemos a león marino que lo define de manera farragosa pero no es nuestro objetivo entrar en la semántica. Nuevamente el diccionario nos da a león marino como sustantivo masculino sin entrar en si es o no una locución.
Para el DRAE tanto león marino como lobo marino son sustantivos masculinos. Por supuesto, que no podemos estar de acuerdo. No son “palabras compuestas” por consiguiente la duda está en si son colocaciones o locuciones. Dada su opacidad se pueden considerar locuciones. No es la opinión de la Academia.
Vayamos a ver el criterio combinatorio del DRAE en lo que se refiere a dos colocaciones prototípicas como son luna llena y café cortado. El mismo tratamiento de sustantivos, en el caso de luna, femenino. En café en la próxima edición, la vigésima tercera, enmienda la plana y aparece café cortado no así café solo que no existe o no les debe gustar a los académicos; siguen expresando que café cortado es un sustantivo masculino.
Entendemos que el DRAE debe tecnificarse y ofrecer el fenómeno colocacional como lo que es en la realidad y nunca mirando hacia otro lado.
Vayamos a los corpus CORDE y CREA para estudiar si las coocurrencias lobo de mar y león marino nos pueden aclarar el origen y la fijación de estos sintagmas.
Para lobo de mar, en el CORDE aparecen 28 casos, ninguno en prensa y
En el CREA, 42 casos de los que 10 en la prensa.
León marino, en el CORDE no existe ningún caso y en el CREA, sólo 8, ninguno en prensa.
Para lobo marino, el CORDE no nos produce ningún caso y el CREA, 15 entre ellos 3 en prensa.
El criterio primario para considerar si una combinación es o no una colocación es el uso que produce fijación. Aunque no ponemos en duda la existencia ni de leones ni de los lobos marinos, su empleo no está extendido en la lengua, siendo el argumento principal el que estos animales no son frecuentes en nuestras costas ni presentes en nuestra literatura por la misma razón. Es evidente que no son locuciones aunque la combinación sea opaca y el criterio de no transparencia en algunos casos no es el que nos permite descubrir el “estatuto” de la combinación y tampoco considerarlo dentro de la “fraseología”, este supuesto, evidente.
El sintagma lobo de mar por homología a lobo marino o león marino puede considerarse bajo el mismo criterio. Sin embargo el uso de la combinación es mucho más amplio, 28 casos en el CORDE y 42 en el CREA, en ligero aumento en el tiempo. Sin embargo, y como nuestros lectores conocen, la utilización de expresiones o formas en la prensa produce su fijación por repetición frecuente.
En este caso de lobo de mar, 10 casos en la prensa sobre el total de 42 no parecen suficientes para que en el futuro, y desconocemos la evolución del sintagma desde el 2.004 al 2.011 que nos parece evidente para formular una opinión definitiva.
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español, http://www.rae.es [diez de abril de 2011]
REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CREA) [en línea]. Corpus de referencia del español actual, http://www.rae.es [diez de abril de 2011]

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: