Español en América

mayo 12, 2011

Epicentro e hipocentro de un seísmo

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 1:39 pm

Terremotos y tsunamis no son habituales pero suceden y se repiten provocando desgracias y daños materiales cuantiosos en función de su intensidad.
Nos solidarizamos con el terremoto que ha padecido la región murciana y, en concreto la ciudad de Lorca muy afectada.
El hipocentro es el lugar del globo terráqueo donde se origina la catástrofe es decir el punto que origina el temblor.
Si ese punto en el interior de la Tierra lo proyectamos hacia la superficie terráquea, nos permitirá situar el epicentro del seísmo.
Nuestros lectores americanos denominan sismo al terremoto y ambas unidades léxicas son correctas.
Acudimos a un experto ingeniero experto en geología que nos aclara aspectos que los informativos no nos enseñan.
El temblor se origina en un lugar en el interior de nuestro planeta y pudiera considerarse equivalente a una explosión: su onda expansiva se debilita en función de la distancia, de manera que cuanto más alejado esté un pueblo o ciudad del hipocentro, sufrirá menores daños.
El efecto sobre los edificios es el de una vibración intensa que posee un sentido que va desde el hipocentro hasta el sitio donde se ubica el inmueble. Es decir, que es afectado por un empuje lateral que tiene un sentido.
La vibración afecta en primer término al “soporte” del edificio, es decir a la cimentación que se denomina en España o en nuestra América, fundaciones.
Incide el temblor, la vibración o fuerza lateral a las fundaciones a las que se aplica una fuerza lateral sobre todo.
Es el supuesto en el que el epicentro esté bastante alejado del edificio en muchos kilómetros de manera que la única fuerza suele ser la lateral.
El otro supuesto bastante más mortífero y peligroso es el del hipocentro situado en el interior de la Tierra y situada en la vertical (o cerca) del edificio que consideramos; en este caso la fuerza será una procedente del interior de la tierra combinada con otra lateral de menor intensidad.
Si las fundaciones o cimentaciones no están diseñadas de forma que su cantidad de acero no haya sido prevista en la parte superior de las mismas, entonces las losas o zapatas se fracturarán por la carencia de armaduras metálicas que no soporten el esfuerzo del temblor.
Los edificios se derrumbarán y las consecuencias serán temibles.
Esta aportación para aclarar este fenómeno no procede de la autora sino de un colaborador experimentado al que hemos acudido.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: