Español en América

mayo 17, 2011

Verso suelto

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 9:12 am

Esta locución cada vez más usual en nuestra lengua aparece en 92 casos en el CORDE y sólo dos en el CREA en un mismo documento del año 1992 de Luís Díez Rodríguez en el que su significado es composicional y no el que se pudiera sobrentender como locución opaca.
El DRAE en su amplia colección dedicada al “verso” define “verso libre” como uno no sujeto a rima; lo significa como sinónimo de “verso suelto” aquel que no forma con otro, rima perfecta ni imperfecta.
Se olvida el diccionario oficial del significado locucional que perseguimos cuando nos referimos a una persona, casi siempre un político al que calificamos como verso suelto de un partido, de un gobierno o de una institución, que funciona por libre, como independiente y no se pliega a esa molesta disciplina de partido.
Comentamos siempre con dureza nuestras exigencias de un buen diccionario.
Dice la sabiduría castellana que querer es poder. Nos enfrentamos a un grupo de señores, llamados académicos que pasan de la lengua, de su, o sus diccionarios, de poner al día, es decir hasta las doce de esta noche del dieciséis de mayo de 2011 su corpus CREA que no tiene una incorporación, por lo menos visible en línea desde el año 2004, muy alejado de las necesidades de una lengua que avanza, varía y se modifica a la velocidad de la luz.
El que quiera trabajar sobre un gran diccionario, además disponible gratis en línea que visite al Lexilogos francés, una maravilla.
Si estamos echando a Zapatero y sus progresistas de los gobiernos autonómicos y municipales, apliquemos nuestra patada a estos académicos que con poco o ningún criterio ocupan unos sillones que no les corresponden, y carecen de la autoridad necesaria para llevar a buen puerto nuestra lengua.
Pedimos una política lingüística clamando en este desierto intelectual que permita conseguir una educación sólida y científica.
Blecua y Gutiérrez se quejan de nuestro sistema educativo; la culpa no sólo es de los políticos incapaces de frenar el fracaso escolar sino también de la Academia que en el comienzo de la “transición política” abandonó sus funciones de “defensora de la lengua”, alegando la no ingerencia en cuestiones de política interna. Las consecuencias de esa dejación tenían que llegar más temprano que tarde. La Academia no puede ser un espectador pasivo de lo que acontece a nuestra lengua en Cataluña, País Vasco, Galicia y otras comunidades en las que es ninguneada, menospreciada e irracionalmente olvidada.
Se da la paradoja que la lengua crece de forma espectacular a nivel global y retrocede en España.
El retroceso no sólo es en el número de hablantes sino en la calidad de los que lo hablan y donde se centra la preocupación de los académicos.
Los lamentos llegan tarde para el español en esas comunidades en las que increíblemente es perseguido –hecho que lamentarán en los años venideros- y puede corregirse con medidas científicas donde la fuerza del currículo ampara a la lengua española.
Los Académicos a diferencia de los inmortales franceses son unos amigos que se reúnen de pascuas a ramos para introducir nuevos vocablos a ese diccionario abstruso y obsoleto llamado DRAE; cuando se incorporan tras años de sesudas discusiones la palabreja introducida no está en uso y hay que desecharla.
Se dedican a la edición de monumentales obras como la Nueva Gramática innecesaria cuando hubiera sido más oportuna la de Alarcos más racional y científica que una dirigida por Bosque que legaliza seis variedades y normas en un mundo globalizado, uniformador y unificador que clama a grito pelado por la norma única.
Qué se puede esperar de un lingüista que publica unos diccionarios de combinaciones dando entrada a los colocativos en lugar de por las bases…
El desastre educativo no podía ser de otra manera y es consecuencia directa de esa política abandonista sobre la lengua. Mejor podemos hablar de inexistencia de política lingüística, lo que la Academia califica como “política lingüística panhispánica” ni es política ni lingüística.
En este blog publicamos numerosos trabajos sobre la dichosa política lingüística, sobre el español estándar y sobre la variación de la lengua en la que manifestamos con claridad nuestras posturas unitarias en pro de una norma única, una variedad estándar que contra los opiniones de muchos, elegimos sin lugar a dudas, la denominada “variedad estándar castellana o peninsular” no porque sea la más antigua, sino por que es la que se pronuncia con mayor claridad, porque su escritura es la científica, porque la entiende todo el mundo y porque los creadores de la lengua no son ni los argentinos ni los mexicanos ni los venezolanos sino los castellanos.
El poner razones demográficas encima de la mesa no es procedente porque las razones que se apoyan en el número sólo se aplican a la democracia y la lengua es un hecho natural y científico muy alejado de la demografía.
Sostenemos desde la variación de la lengua y pensamos que nuestros trabajos sobre la variación son modélicos porque nos apoyamos en las teorías científicas de autores franceses que han demostrado su validez en el caso de su lengua, su corrección, su enseñanza y su prestigio a nivel universal.
Y lo hacemos desde esta tribuna del “Español en América” en el que demostramos a diario nuestro amor por América, el español andaluz no en vano tengo una hija andaluza y mis mejores amigos son españoles americanos de la América española.
Y lo repetimos hasta la saciedad con el cariño que profesamos a nuestra lengua y porque la unidad es una necesidad para que la lengua progrese como tercera lengua en el mundo.
Cuando algunos mencionan el “imperialismo lingüístico” del español o la “falacia no poco extendida… de que el español correcto sólo puede ser hablado y adquirido en España, su cuna y rectora”
Cristina Simón no contenta con calificar como “falacia” la variedad estándar castellana” se refiere como erróneo la elección por los estudiantes de español L2 la variedad peninsular, incluyendo los textos y manuales editados en la “península bajo la norma castellana”… “muchos lingüistas y filólogos se han abocado a la tarea de erradicar de una vez, esta suerte de falacias”.
Al parecer a la señora Cristina Simón le favorece el término “falacia” que como el diccionario RAE define como “engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a alguien”, en su primera acepción y, en su segunda como “Hábito de emplear falsedades en daño ajeno”.
No maneja nuestra colega mexicana, profesora, al parecer de español, la lengua con la suficiente educación para evitar ofender a los hispanohablantes.
Las palabras hay que medirlas en ese alarde de superioridad que exhibe la profesora Simón.
No se trata ni de imponer la variedad castellana ni la mexicana sino de demostrar qué es lo mejor para la enseñanza del español como segunda lengua, qué es lo mejor para la enseñanza en las escuelas de español, en las universidades y en la secundaria y qué es mejor para el español en su progreso cultural y científico para consolidarse como tercera lengua del mundo.
No lo inventa esta humilde servidora del español en América sino es lo que hacen los francófonos con su lengua, los árabes con la suya y los suizos alemánicos con la propia: el dialecto hablado es el local, la variedad utilizada no se discute, lo que entra en el terreno científico es el interés para la comunidad global de hablantes sean de lengua materna españoles o extranjeros que deciden estudiar nuestra lengua. Es la variedad de la ciencia, de la enseñanza, de la Universidad, de la literatura,
Con las propuestas y divagaciones de nuestra colega mexicana y con el escaso interés que demuestra por la variedad castellana de la lengua no se puede ir muy lejos.
Creemos de verdad que la profesora Simón es un verso suelto dentro de la poesía española del siglo XXI.
Simón, Cristina escribe en el número 1 de “Decires”, primer semestre de 1998, revista del CEPE, Centro de Español para Extranjeros de la UNAM de México el artículo “El español y las normas” con el que no podemos estar de acuerdo.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: