Español en América

junio 8, 2011

Quantitative easing y commodities

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 11:35 am

Los lectores conocen bien los esfuerzos realizados con casi 500 trabajos, la mayor parte de ellos sobre el léxico y su combinatoria y, la incesante creación de vocabulario por la innovación de los locutores y por la llegada de anglicismos casi todos procedentes del ámbito de la tecnología, de las finanzas o del mundo televisivo nos obliga a considerar estas incorporaciones a nuestro idioma.
Son estas tres las fuentes mayoritarias del léxico que muchas veces tenemos que adoptar como venga.
En algunas ocasiones la Fundéu haciendo gala de una rapidez encomiable, realiza propuestas castellanizadas que pueden ser válidas.
Hemos criticado a la Fundéu, sin ánimo de herir ni molestar a nadie, sino porque pensamos que la urgencia en estos temas de la lengua es mala consejera y, conviene dedicar un tiempo al análisis. No en vano la urgencia no es virtud que se adapta a la idiosincrasia ibérica más propia a la siesta que a hincar el codo.
Sin embargo, la velocidad que imprime Internet a este nuestro mundo global y, más aún en el caso de la lengua, obliga a proceder con rapidez para evitar que la formulación procedente del otro lado del charco y en lengua shakesperiana se implante entre nosotros.
Los conceptos que no tenemos más remedio que acoger y fijar en nuestra lengua son aquellos que necesitan de largas explicaciones o traducciones de manera que como en este caso del “quantitative easing” no podemos encontrar una equivalencia recogida en un par de formas.
Si estas expresiones inglesas provienen del mundo de las finanzas y siendo los conceptos de la economía y de los negocios complicados y que se escapan a nuestros modestos conocimientos de periodista, nuestra intención como profesora y formadora de docentes en este caso de la lengua de especialidad en cuestión, nos obliga a profundizar en este léxico específico.
Viene a cuento este “quantitative easing” por unas recientes manifestaciones del presidente de la FED, Bernanke en la que preocupado por la mala marcha de la economía USA y ante la tentación de seguir la política marcada años ha por el BOJ o Banco de Japón en el sentido de combatir la deflación por medio de tasas de interés próximas a cero y de facilitar cantidades casi ilimitadas de liquidez al sistema bancario, ha preferido seguir con su anterior política, tampoco muy diferente a la del oficialísimo banco nacional nipón.
La política monetaria de “flexibilización cuantitativa” calificada por sus iniciales QE en inglés consiste con precisión en aumentar la liquidez en el sistema bancario de un determinado país por compras de bonos con la finalidad de mantener tipos de interés reducidos.
En la locución que nos ocupa no hay ninguna duda que la traducción correcta debe ser “flexibilización cuantitativa” ya que con un par de formas – las viejas palabras – queda casi definida la traducción inglesa.
Puestos a encontrar equivalencias de términos ingleses que aparecen en los diarios digitales de información financiera españoles y, desde nuestra modesta atalaya inquisidora, comprobamos que estos medios prefieren emplear el léxico inglés casi casi sin límite.
Es el uso de “commodities”, siempre en plural que se traduce al idioma cervantino como “materias primas”. Por supuesto que es más rápido escribir el término inglés ya que se golpea menos veces el teclado de nuestro ordenador, pero no está justificada la vagancia.
Si profundizamos en el significado actual y, sobre todo financiero de “commodities” veremos que el inicial equivalente a “materias primas” se ha extendido a diversos contratos considerados como “activos financieros”. Hay que aclarar que no son “commodities” contratos tales como los “securities” que pueden ser tipos de interés o índices de bolsas.
Hacemos, por tanto, la salvedad de la polisemia de “commodities” para que no se nos echen encima los expertos periodistas de información financiera.
Les aclaramos que nuestra parcela no es otra que la “información léxica” y no pretendemos inmiscuirnos en ese periodismo difícil, complicado y de moda gracias a la crisis en la que nos ha metido alguno de nuestros gobernantes. Tampoco mencionamos nombres para evitar mordiscos y navajazos a los que somos alérgicos por no estar vacunados.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: