Español en América

junio 22, 2011

Crédito revolving, crédito sindicado y crédito documentario

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 6:44 pm

Son cada vez más los alumnos y profesores que acuden a los cursos específicos del español de los negocios en los que los profesores nos esforzamos en las tres líneas que, a nuestro juicio, son los ejes de esta especialidad.
Por un lado se trata de mejorar el nivel del español general, que suele demandarse, al comienzo un B1 y, tratar de conseguir durante el desarrollo de las clases que pueden durar desde una semana en el caso de profesores, hasta varios meses, el conseguir un nivel de B2 en el que los aprendientes se encuentran bastante cómodos en sus comunicaciones.
La segunda parte lo conforman los conceptos propios de la jerga de las finanzas que son comunes a todas las lenguas por ser, precisamente la definición de las ideas financieras, de bolsa, de banca y de economía.
De manera simultánea desarrollamos el léxico particular constituido por unidades monolexemáticas, colocaciones más o menos transparentes – binarias en su mayoría- y locuciones o expresiones opacas.
La influencia de la economía mundial de referencia, la de los Estados Unidos, sus bolsas, Wall Street, el índice Dow Jones y el Nasdaq o bolsa tecnológica, son las creadoras de un léxico de una originalidad que se presta y/o calca a otras lenguas.
El diario Wall Street Journal el más leído del mundo financiero publica una edición española que difunde los viejos y los nuevos conceptos económicos y financieros.
Le siguen la pista los diarios de información específica en español que para bien de los profesores se publican en formato digital y su gratuidad nos permite trabajar con textos auténticos de gran valor.
Muchas veces los textos del Wall Street Journal se traducen al español desde su versión inglesa con desigual fortuna al desconocer en bastantes circunstancias los traductores las equivalencias en el léxico colocacional-locucional español.
En otras ocasiones los diarios digitales españoles publican la misma versión de la noticia en un lenguaje de este lado del charco.
En cualquier caso intentamos desde la modestia de estas páginas, divulgar y analizar conceptos y léxicos que permitan mejorar el léxico de los periodistas de ambos lados del Atlántico.
Nuestra triple “versión” como lingüista, periodista y traductora de esta especialidad de los negocios nos ayuda en la complicada tarea.
Vamos a estudiar hoy una información sobre Iberdrola, la primera compañía eléctrica nacional que ha conseguido un “crédito revolving”.
Es un crédito que denomino “renovable sin parar”, es decir que el banco o las instituciones financieras que lo conceden, se comprometen a renovarlo hasta el fin de los siglos. Ni que decir tiene querido lector, que ni a usted ni a mi, los bancos nos darían un crédito que también se puede calificar como “eterno”.
En este caso de “revolving” la versión española sería “crédito renovable”. Sin embargo, la particularidad de este crédito es su condición de renovable sin límite, por lo que su verdadero significado solamente lo recoge el anglicismo “revolving”.
Entonces, ¿es aceptable el “revolving credit” frente al “crédito renovable”? Nuestra opinión es que ambas colocaciones no son equivalentes con la precisión que exigen las ideas claras y el chocolate espeso, por lo que nuestra recomendación es utilizar el “revolving credit”.
El “syndicated credit” cuya traducción es “crédito sindicado”, coinciden y se puede exigir a los periodistas que empleen la “versión española” o “crédito sindicado” cuya expresión es un crédito que otorgan a una empresa un grupo de bancos que se reparten los riesgos debido al enorme montante del crédito. Pueden ser a corto o largo plazo, a interés fijo o variable (casi siempre).
En el caso de “crédito documentado” o “crédito documentario” no es necesario copiar la “versión inglesa”, “documentary credit” por que los conceptos y la traducción castiza coinciden: es un crédito vinculado a una operación comercial, casi siempre de exportación (para el que va a cobrar o emisor de la factura y vendedor de la mercancía o maquinaria) en la que el banco que emite el documento de crédito se hace garante del buen fin de la operación, es decir, que la mercancía llegará a destino y que el vendedor cobrará su factura.
En este caso de “crédito documentario” la combinación lingüística es una locución al ser sus componentes no composicionales, de manera que no se deduce su significaod de la suma de ambos: crédito y documentado.
No acudimos a los corpus para verificar el empleo por ser conceptos relativamente recientes en los que a buen seguro el CORDE no los documentará aunque a buen seguro en el CREA si aparecerá alguna de estas colocaciones/locuciones.
Pueden hacerlo los lectores.

1 comentario »

  1. Wow, incredible weblog structure! How long have you been blogging
    for? you make blogging look easy. The total look of your web site is fantastic, as neatly
    as the content!

    Comentario por credito — julio 19, 2012 @ 7:45 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: