Español en América

junio 26, 2011

La presencia de estudiantes internacionales

Filed under: Uncategorized — Mercedes @ 5:34 pm

Una de las fuentes de creación o al menos de mantenimiento del empleo en España y, una vigorosa entrada de divisas es la presencia de alumnos extranjeros en los estudios de grado y postgrado de nuestras universidades.
La Fundación C y D en un Informe hecho público a principio de junio de 2011 pone de manifiesto esta aseveración probándola con estadísticas procedentes del Ministerio de Educación y del estudio 2010 de la OCDE “Education at a Glance”.
Los datos proporcionados por la UNESCO para el curso 2009 indican que el número total de estudiantes internacionales a “nivel mundial” fue de 3,4 millones con un crecimiento del 75% respecto al 2000.
El primer destino mundial lo constituyen los Estados Unidos con cerca de 700.000 estudiantes procedentes de China, India y Corea del Sur colocados en los primeros lugares.
Mientras que China emite más de 420.000 alumnos al exterior, se prepara para acoger 500.000 de otros países.
La potencia de la economía asiática es la razón por la que en un futuro próximo cientos de miles de estudiantes sean atraídos por el auge de la lengua, la cultura y las finanzas de China.
Por otro lado, más de 160 universidades de Usa poseen acuerdos con homólogas de otras naciones.
Es un fenómeno que irá en aumento año a año y será un factor central a tener en cuenta al diseñar nuevos grados y postgrados.
Así en el curso 2008 los extranjeros matriculados eran sólo el 2,1% del total englobando los grados y postgrados. Destacan estos últimos donde el porcentaje es muy superior y que supera el 12%.
Los autores del Informe destacan la enorme diferencia entre los “internacionales” que estudian en España y los que lo hacen en los demás países de la OCDE entre los que como casi siempre, ocupamos el furgón de cola.
Por propia experiencia de mis estudios de doctorado en Periodismo en la Universidad de Málaga, la presencia de alumnos es creciente y numerosa en los estudios de postgrado en los que la motivación es el conseguir un título de doctor en un país o universidad de mayor prestigio que el de origen y por que la manga ancha en la preinscripción facilita el acceso a alumnos internacionales que pagan las tasas completas, no solicitan becas “nacionales” y, casi siempre, pretenden colarse en titulaciones que no se ajustan a sus estudios de grado y, con mayor reconocimiento social.
La Fundación C y D prefiere elucubrar las causas por otras razones, la principal según ellos de que las enseñanzas sólo se imparten en español y raras veces en inglés como lo solicitan estos “internacionales”.
Nuestra opinión va por la defensa de la lengua española en las enseñanzas de grado y postgrado que sólo se justifica su impartición en inglés en el supuesto de enseñanzas de estudios ingleses o de otra lengua en la que los estudiantes universitarios procedentes de forma mayoritaria de otros países necesiten la lengua vehicular inglesa.
Es el caso de una enseñanza de grado prevista en nuestro Proyecto de Enseñanzas Universitarias de Ronda en la que orientada prioritariamente hacia alumnos extranjeros y sin ruborizarnos ni faltar a nuestros principios de defensa a ultranza del inglés, elegimos como lengua de enseñanza el inglés.
La composición si volvemos al Informe de la OCDE de estos estudiantes extranjeros en las enseñanzas universitarias en los países es asiática en alrededor del 50%. Estudiantes procedentes de China, India, Japón y Corea del Sur llenan las aulas de naciones como Australia donde cerca del 30% de sus alumnos proceden del exterior o Inglaterra y Estados Unidos que son focos de cultura y estudios de calidad.
En nuestro propósito de establecer unas enseñanzas universitarias de calidad vemos que esta es una condición necesaria pero no suficiente. Además se requiere un catálogo de cursos de postgrado atractivo, orientado a la consecución de un empleo.
De poco o nada sirven los estudios de postgrado si una vez terminados el Diploma o Título conseguidos sólo sirven para colgarlos en la pared del domicilio familiar y, como mucho decorar una tarjeta de visita.
El objetivo de cualquier enseñanza de postgrado es la obtención de un puesto de trabajo y que sea bien remunerado.
La situación de mercado laboral no permite muchas elucubraciones y los puestos demandados se restringen a profesores dedicados a la enseñanza de idiomas, en especial el inglés y el chino mandarín, los estudios de Turismo especializados y los de lingüística computacional aplicados a los estudios de segundas lenguas, la traducción, la construcción de diccionarios y los motores de búsqueda en Internet.
Los estudios de Medicina y Enfermería son demandados y se trata de potenciarlos al crear nuevas especialidades como la Medicina Tradicional China y dentro de ella la Acupuntura.
Los estudios tanto de la Fundación C y D como de la OCDE destacan la importancia de los “estudios superiores no universitarios” que se definen como estudios de régimen especial (enseñanzas artísticas, deportivas, marketing, moda y diseño, piloto civil, etc.) que en algunos países como Francia alcanzan el 28% de los oficiales universitarios. En el caso de España se aproximan al 14% cifra nada desdeñable.
En el periodo 2000-2008 las enseñanzas universitarias en España disminuyen un 7,7% al revés que el resto de naciones de la OCDE, mientras que las enseñanzas de educación superior no universitarias crecen un 2,6%. En este lapso de tiempo estas últimas se incrementan nada menos que un 50,6%.
Cualquier Proyecto de establecimiento de enseñanzas universitarias en España pasa por considerar las siguientes bases:
1ª) Los estudiantes universitarios deben ser en un elevado porcentaje extranjeros.
2ª) El principio de autosostenibilidad de los estudios es imprescindible.
3ª) Se debe tener en cuenta la lengua vehicular de la enseñanza que pudiera ser el inglés.
4ª) Los estudios de enseñanza superior no universitaria son igualmente atractivos para alumnos de escaso nivel o que no alcanzan los requerimientos de “nota media” de algunas Facultades y Escuelas Técnicas.
5ª) Para todo este conjunto las tasas universitarias no son tan importantes como los requisitos de acceso.
6ª) La trascendencia de la investigación en el currículo de cualquier Plan de Estudios a implantar es la base para la motivación y la reflexión que consiguen que los alumnos no sólo aprendan sino que aprendan a pensar.
7ª) La metodología de autoaprendizaje es otra necesidad que se impone en las enseñanzas universitarias globales. La Universidad española pasa de largo en sus currículos de esta Metodología que es la base para una vez terminados los estudios de grado o postgrado los estudiantes prosigan la necesaria “formación continua”.
8ª) El establecimiento de unos programas de grado y postgrado orientados a la consecución de un empleo y,
9ª) La implantación de un modelo de gestión de la calidad como el EFQM adaptado a los “centros educativos”. La calidad no es una etiqueta que se coloca en las páginas web sino un control exhaustivo de centros, docentes, programas y mentalidad que no se alcanza con una mera declaración de intenciones.

La escasa eficiencia de los recursos financieros asignados a las universidades públicas españolas:
Según señala el Informe 2010 de la Fundación C y D (2011:9) existen tres problemas de ineficiencia:
1) Exceso de recursos asignados a la oferta de prestación de servicios de enseñanza superior con demanda insuficiente. En la actualidad el 42% de las enseñanzas de las universidades públicas tienen menos de 50 alumnos en el curso de ingreso.
2) Adaptación insuficiente de las titulaciones de grado al patrón de “intensidad docente” del Espacio Europeo de Educación Superior. Esto supone que la media europea posea una ratio de 6 profesores por cada 100 alumnos mientras que la del conjunto de las universidades públicas es de 8 profesores.
3) La insuficiente actividad de I+D+i por parte de los recursos de capital humano con capacidad investigadora.
El Informe 2010 señala que la capacidad investigadora de la plantilla PDI, un 24% de ellos, funcionarios, NO producen resultados científicos reconocidos.
Los autores del Informe, realizan un diagnóstico pesimista que concluye que el “sistema universitario español” dispone de un elevado número de recursos similar al de otros sistemas. Sin embargo, los resultados obtenidos no se corresponden con los conseguidos por los sistemas del entorno de la competencia.
Las carencias del profesorado universitario español van ligadas a la estructura funcionarial y a la escasa capacidad investigadora.
Una universidad moderna tiene que contar con una estructura investigadora eficiente y un profesorado en permanente estado de competencia, circunstancia que no se consigue con el acceso y permanencia de los profesores.
El carácter “permanente” del profesor-funcionario es incompatible con una función investigadora eficiente.
La segunda parte del problema universitario es la “gobernanza” asociada a la falta de liderazgo de las universidades españolas, con un sistema excesivamente burocrático y una legislación que impide las necesarias reformas.
Como “liderazgo” se entiende la capacidad de cada universidad de atraer a nuevos alumnos.
Uno de los “índices” necesarios para atraer alumnos es la “calidad investigadora” en la que la universidad española muestra todas sus carencias.
Continuará D. M.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: