Español en América

julio 19, 2011

Tener en cuenta e ir demasiado lejos

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 4:48 pm

Un conocido catedrático de lengua española de los que acostumbra a pasear su body por las aulas veraniegas del español para extranjeros con singular éxito, en una de sus múltiples colaboraciones a las revistas de lengua española, escribe “haber en cuenta”.
La distancia semántica entre “haber” y “tener” es breve. A estos verbos soporte o de apoyo les ocurre lo mismo que a “ser” y “estar” pero con menor intensidad. Su dificultad es máxima para los no nativos.
No quiero dar más pistas pero el insigne ponente de infinidad de cursos le traiciona de pascuas a ramos su subconsciente catalán que le lleva a confundir el “haber en cuenta” con el “tener en cuenta”.
La combinatoria de la lengua tiene sus misterios que intentamos descifrar. A veces lo conseguimos y otras no, sin que echemos la toalla en la tarea.
“Tener en cuenta” es una locución con una panoplia de significados.
El central es “tomar en consideración”, “considerar”, “prestar atención” o “atender”.
Los franceses lo traducen por “prêter attention” o “s’intéresser à”.
Por supuesto que, “tener en cuenta” además de una locución es una combinación composicional que significa, sin ir más lejos, tener dinero en la cuenta de un banco. Quién lo tuviera en estos tiempos de crisis de deuda, de bonos soberanos y de gobiernos incompetentes que cambian papelitos por dinero contante y sonante.
Que esa es la realidad de la deuda pública: unos avispados señores que ávidos por el gasto canjean los bonos del tesoro, unos insignificantes papeles por la pasta gansa de los ahorradores.
No nos atrevemos a aseverar en el caso de “tener en cuenta” con su significado locucional si la opacidad procede de la restricción léxica motivada por la repetición y el uso, o bien existe alguna causa oculta de esas que entraña el misterio de la lengua. Sea restricción o misterio, lo cierto es que los locutores perciben “haber en cuenta” como incorrecta.
No quiero entrar a discutir que “haber en cuenta” tiene un significado “contable”, y nuestra intención no es atribuir a la locución sino su sentido de “considerar” o “prestar atención”.
Como la fraseología suscita interés y las correspondientes discusiones sobre su uso más o menos extendido y, si tiende a un mayor empleo o por efecto de las modas, ocurre lo contrario que se desliza hacia el desuso, el olvido y los diccionarios de antiguallas históricas, solemos acudir a los corpus para verificarlo.
En el CORDE:
Tener en cuenta: 1.429 casos
Tuvo en cuenta: 49 casos
Tiene en cuenta: 377 casos
Tendrá en cuenta: 53 casos
En el CREA:
Tener en cuenta: 4.770 casos
Tuvo en cuenta: 196 casos
Tiene en cuenta: 1.264 casos
Tendrá en cuenta: 171 casos.
Se verifica en la comprobación de los corpus que la locución estudiada es de una amplia utilización y, que su empleo es mucho mayor en la actualidad que en el Corpus CORDE o diacrónico del español.
En nuestra explicación sobre el “tener en cuenta” empleamos otra locución, “sin ir más lejos” que brota también de nuestro subconsciente como muletilla. Los locutores acostumbramos a repetir formas y combinaciones sin darnos cuenta. Usamos unos conectores más que otros y estas expresiones como “sin ir más lejos” que imprimen un toque personal. Y no quiero decir que como escribe Polguère, que las locuciones “cohesionan la lengua” y dan un toque de calidad al discurso.
Mi opinión es parecida a la del lingüista canadiense pero entiendo que hay que intentar no repetirlas e introducir nuevas. Y de vez en cuando innovar alguna para dar un toque de humor y evitar el siempre desagradable olor a cebolla que es la constante cuando repetimos.
En muchas ocasiones como en esta “sin ir más lejos” la repetición no es buscada sino fruto de un error.
El diccionario académico nos muestra la locución que la califica como adverbial y la define como “sin ser necesario buscar más datos o informes que los que están a la vista”. Algo complicada la explicación que se podría resumir como “entrando en materia” o “yendo al grano”. Equivale a un adverbio y como tal se puede considerar un conector que, incluso nuestro modesto entendimiento permitiría su supresión por no aportar un significado apreciable.
En los corpus se aprecia un mayor empleo que puede ser efecto de la prensa:
En el CREA: 297 casos
En el CORDE: 124 casos
Otra locución bastante utilizada es “Ir demasiado lejos”, que el DRAE define como “excederse o propasarse, o ir más allá de lo razonable”. Por una vez estamos de acuerdo con los lexicógrafos autores del diccionario.
Veamos las concordancias de los corpus:
En el CORDE, 10 casos y para la flexión:
“Fue demasiado lejos”, dos casos
En el corpus actual CREA:
Para “ir demasiado lejos”, 26 casos y, para
“Fue demasiado lejos”, cuatro casos.
Ni que decir tiene (que es otra locución equivalente a “por supuesto”) que también “ir demasiado lejos” es una combinación libre de la lengua cuando queremos expresar que una persona se ha alejado mucho. En este supuesto es composicional y no se considera locución.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: