Español en América

julio 22, 2011

Estar en la nube y estar por las nubes

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 2:36 pm

La tecnología vuelve a poner de moda antiguas locuciones y lexicaliza otras nuevas.
Lo nuestro no es la técnica sino las humanidades, llanas, sencillas que no requieren muchas explicaciones ni complicadas fórmulas.
El dos más dos igual a cuatro lo dejamos para los de “ciencias” que nosotros preferimos elucubrar y, disfrutar pensando que tres más dos pueden ser seis y, con un poco de suerte siete.
Cuando se hablaba o escribía sobre la “nube” en algún momento comprendí que no se referían a la meteorología, ni a esas cumulunimbus que llegan los fines de semana, sino a una nueva tecnología.
No estamos seguros si lo de la “nube” es invento de Jobs, es el único que se dedica a ello y, por que le sobra la pasta o es invento de algún chinito que mirando hacia las nubes se le ocurrió lo inevitable.
Después de innumerables consultas al señor Google, a la Wikipedia y no se cuantos clicks más, al final conseguimos descubrir la “nube”.
En efecto, nuestros aparatitos tecnológicos se saturan de datos y cuando no cabe ni un alfiler, entonces no tenemos más remedio que acudir a la dichosa “nube”.
En la “nube” podemos almacenar los usuarios nuestros archivos personales, canciones, vídeos o cualquier cosa excepto dinero. Las compañías tecnológicas disponen de unos gigantescos servidores donde almacenan esos datos.
De esa manera nuestros chismes disponen de una capacidad ilimitada y las empresas que pueden ofrecer el servicio “entre las nubes” se llevan el gato al agua, en lengua castiza, los clientes.
Los ingleses que lo inventan todo a esta tecnología la denominan “cloud-computing-technology” y a los productos “basados en la nube”, “cloud-based products”.
En las dos combinaciones anteriores no parece, en principio, que la traducción a nuestra lengua requiera de grandes elucubraciones ni misterios, propios de la Academia, y, que podremos denominar “tecnología de la nube” y “productos de la nube”. Serán locuciones dado que no son composicionales y requieren de una sólida explicación.
La nube no ha hecho más que empezar y dentro de poco veremos una carrera de ofertas de almacenamiento que volverá a poner de moda al hombre del tiempo.
Locuciones algo pasadas de moda como “estar en las nubes” o “irse por las nubes” volverán.
El DRAE nos aporta un saco lleno de expresiones con “nubes” como:
– Estar por las nubes (cuando los precios se disparan o están muy caros)
– Andar por las nubes (el mismo significado)
– Estar en las nubes (estar despistado o no prestar atención cuando alguien habla)
– Como caído de la nube (o de las nubes): algo inesperado o repentino
– Vivir en las nubes (ser muy despistado o incluso soñador)
– Descargar la nube:
 Cuando descarguemos nuestros datos de la “nube”
 Caer una tormenta fuerte de agua y piedra (granizo)
 Cuando alguien se enfada y se desahoga gritando
– Ponerse por las nubes (un producto que se encarece y se convierte en inalcanzable)
– Poner a alguien por las nubes (hablar muy bien de alguien)
– Subirse a las nubes (encarecerse un producto)
– Vivir en las nubes (ser despistado)

Entre las locuciones que propone el DRAE no se encuentra la nuestra “irse por las nubes” que entendemos no es muy usual pero que en nuestra época de escolares, allá en el siglo pasado, se utilizaba como equivalente a “irse por los cerros de Úbeda” o “irse por las ramas”.
Nuestra incapacidad de enseñanza del léxico en la asignatura de Lengua Española convierte la fraseología en una ciencia destinada al olvido y condenamos a los alumnos a la ignorancia de esa parte central de la cultura que son las expresiones y las colocaciones.
Si hiciéramos una encuesta-cuestionario referida a locuciones y combinaciones lexicalizadas a nuestros alumnos de Lengua Española nos sorprenderíamos del escaso conocimiento de estas unidades plurilexemáticas tan necesarias para cohesionar y enriquecer el discurso.
Otra encuesta la realizaríamos sobre conceptos lingüísticos a los profesores de lengua española de primaria y ESO. Anticipamos el resultado: gran parte de la terminología es ignorada por los docentes. ¿Cómo se puede enseñar la lengua si se desconoce el funcionamiento del sistema de la lengua y sus partes esenciales?

Vamos a terminar esta modesta contribución a las locuciones ibéricas con la verificación de “irse por las nubes” en los corpus CREA y CORDE:
Consultados ambos corpus, sólo aparece en el CREA un único caso, motivo por el cual no podemos atribuirnos la paternidad de esta locución. Del texto no se puede deducir si la combinación es composicional ya que el narrador Angel Cappa describe un partido de fútbol. En ese caso el balón o el jugador se “pueden ir por las nubes”.
La solución la puede tener Guardiola o Mourinho. Nosotros no.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: