Español en América

julio 25, 2011

Lectura: hacia la correcta comunicación

Filed under: Lengua española — Mercedes @ 12:25 pm

En nuestro afán por mejorar la comprensión lectora con la finalidad de reducir el fracaso escolar incidimos en cuestiones que para los no expertos pudieran parecer baladíes y que no influyen en el trágico abandono.
Dicen que los políticos hacen las leyes para luego no cumplirlas. A la vista está el artículo tres de la Constitución española de 1978 en la que se expresa con rotundidad:
“1. El castellano es la lengua oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla”.
No parece que en algunas comunidades los gobernantes sean en exceso proclives a cumplir con este artículo que nos parece esencial.
Las consecuencias que tiene la lengua oficial del estado, la española van más allá del ejercicio de unos derechos lingüísticos por cierto abandonados por gobiernos autónomos, el Gobierno central, los Tribunales que tienen la obligación de ampararlos y la Academia de la Lengua que mira para otro lado.
Un conjunto de dejaciones y adversidades que luego lamentamos e inciden en el hecho de que la lengua común debería ser la lengua vehicular de la enseñanza con un estatuto lingüístico sustentado por los currículos escolares en el que el castellano tendría que contar con el número mínimo de horas de enseñanza que se consideren indispensables para su pleno conocimiento y dominio.
La Academia se lamenta de que los jóvenes no saben escribir, que sus redacciones se encuentran trufadas de faltas de ortografía, que no comunican bien. De nada sirve llorar cuando antes se ha dejado en manos de los políticos las decisiones sobre la lengua.
Nuestra opinión se basa en que las cuestiones técnicas las deben solventar los científicos y, la lengua es una ciencia aunque muchos de nuestros políticos no se hayan enterado a estas alturas.
Si queremos traer a colación la Constitución del 78 es nada menos por la incongruencia que representa el tratamiento de ese sacrosanto “derecho a la educación” que aparece un tanto alejado del “derecho lingüístico”, en el artículo 27.
Para nosotros el “derecho a la educación” pasa por encima de la “libertad de expresión” o los “derechos de libre asociación y reunión”.
Entendemos que sin la educación no podremos expresar la libertad de expresión ni asociarnos a un partido o sindicato.
Los males que nos aquejan quizás procedan de ese ninguneo a la educación por parte de los poderes decisorios del Estado.
La educación es trascendental y la pregunta que nos hacemos es si la nuestra estuviera al mismo nivel que la de Alemania o Suiza otro gallo nos cantaría.
La prioridad en la situación crítica en la que nos encontramos, debe ser el establecimiento de las condiciones necesarias para que los ciudadanos del Estado español eleven su nivel educativo.
Se objetará de que la elevación del nivel educativo es tarea de un largo decenio pero si reflexionamos sobre la duración de la crisis económica, creemos que la salida del túnel puede superar esa cifra.
Por fortuna las actuaciones para remediar el fracaso escolar y antes la comprensión lectora, no son acciones que conlleven enormes cantidades de dinero, sino una voluntad de poner a la lengua española por delante en los currículos, dedicándole un número de horas suficiente, el implantar una Metodología de lectura y derivada de ella, de ampliación léxica con el objetivo de que nuestros alumnos de las enseñanzas gratuitas y obligatorias terminen la ESO con una capacidad para comunicarse oralmente y por escrito suficiente.
La comunicación correcta permite leer y comprender textos, manuales, folletos de maquinaria, de manera que cualquier persona empleada podrá entender lo que indican los manuales de artefactos, máquinas o herramientas.
Si completamos esa mejora de la comprensión lectora y de la comunicación en lengua española con una Metodología de enseñanza de segundas lenguas, el resultado será excelente y facilitaremos la implantación de multinacionales que inviertan en nuestro país al contar con excelentes comunicadores en dos o más lenguas.
La Metodología de enseñanza de segundas lenguas pasa por conocer cómo funciona el cerebro en la adquisición/aprendizaje de lenguas y, las ventajas de la “inmersión lingüística” y de la “concentración de los currículos” que recomienda la Escuela de Lenguas Modernas de Graz y que explicamos en profundidad en estas páginas.

Si nos referimos a la enseñanza del español como lengua extranjera y en nuestra experiencia con alumnos foráneos, comprobamos como las “habilidades” de éstos en sus lenguas maternas superan a las de los niños españoles.
Los alumnos no nativos poseen una comprensión lectora elevada, además leen mejor que los nuestros, vocalizan con claridad, casi es una declamación en vez de una lectura y, nos quedamos admirados ante esa capacidad.
El poseer un dominio en lengua materna de la lectura incide en que el aprendizaje de una segunda lengua sea mucho más fácil.
Si volvemos a las enseñanzas obligatorias en español que indica el artículo 27 de la Constitución española, pensamos que la enseñanza de la lectura es todavía más importante de lo que imaginamos al facilitar el aprendizaje de otras lenguas.

Vamos a leer:
Las posibilidades de un texto y de su lectura son variadas.
El lector al que vamos a “someter” a nuestra Metodología no es un lector avezado cuyo objetivo es el ocio y que, en general, se las sabe todas en el sentido de que lee deprisa, conoce todo o casi todo el léxico presente en el texto, incluso se salta páginas.
No, el lector que está sentado en su pupitre es, en principio, un alumno que lee a duras penas, su conocimiento del léxico es escaso, y, por tanto su comprensión lectora no va muy allá. Va despacio, muy lento, balbucea, entiende algo del texto y cuando termina de leer casi siempre es incapaz de formular un resumen que coincida con la realidad del corpus leído.
Nuestros esfuerzos los dedicamos a que estos alumnos con una competencia léxica y lectora muy reducidas, consigan aumentar sus capacidades, consigan comprender el texto y al final resumir, explicar y redactar nuevos textos sobre el propuesto.
Las posibilidades que ofrece una lectura son casi infinitas:
• Desde el prisma del “escrutinio microtextual” se pueden considerar cuestiones como el enunciar las formas (palabras) del texto, distinguir las preposiciones, conjunciones, conectores y separar, por ejemplo, los verbos de los sustantivos.
• En el apartado anterior se supone que el alumno tiene unos conocimientos gramaticales medios que le permiten realizar una serie de ejercicios encaminados a aumentar la “información textual”.
• Desde el punto de vista de “escrutinio macrotextual” las actividades pueden consistir en descubrir la semántica de unidades lingüísticas, sintagmas, frases u operaciones sobre el conjunto del corpus como pueden ser, resúmenes, explicaciones sobre determinados segmentos del texto o sobre su totalidad, su reescritura, fichas de lectura, extracción de colocaciones y/o locuciones y, en definitiva, ejercicios en los que intervengan los significados sobre la morfología.
Si las actividades, a partir de las ideas anteriores pueden ser diversas y variadas, la intención es ambiciosa:
• Separar el concepto de lectura-ocio o proceso individual, silencioso y solitario, de la idea de lectura-escolar, en la que esta última juega un papel central en la clase.
• El concepto de lectura-individual se concibe como una actividad íntima entre el lector y el escritor mientras que la actividad de lectura en la clase es una “interacción” entre el escritor, los lectores individuales y los alumnos de la clase interrelacionados. Las posibilidades de “interacción” entre lectores y texto son infinitas.
• La idea de lectura-escolar como actividad colectiva y necesaria en la clase para la mejora de las competencias lingüísticas de los alumnos.
 Mejora de la lectura como proceso
 Aumento del léxico
 Aumento de la comprensión lectora
 Al aumentar léxico y comprensión se mejora la escritura
 Actividad motivadora de discusión y opinión en la clase
 Incorporación de las TICs al proceso de lectura-léxico
 No pasamos por alto la importancia cultural que muchos corpus poseen.

Algunos expertos reprueban las actividades en clase sobre textos al “interrumpir” el proceso de lectura que se pretende como de “lectura única”. Es posible que en algún caso tengan razón, pero en nuestra Metodología el objetivo último es la correcta comunicación a través de la comprensión lectora y del aumento de las unidades lingüísticas, quedando la lectura como proceso individual en último término.
Ni que decir tiene que sostenemos, apoyamos y nos reafirmamos en los procesos individuales de lectura pero queremos prevalecer la “lectura colectiva” en clase con todo tipo de actividades lingüísticas.
Nuestros lectores habrán advertido que nos gusta apoyarnos para afirmar nuestras convicciones en textos actuales.
Así leemos en la edición española del Wall Street Journal un artículo “Harry Potter y su impacto en los hábitos de lectura global” con el que estamos de acuerdo en su totalidad y que recomendamos.
Cuenta el articulista que el primer libro de Potter se publica en 1997, sólo hace 14 años y el impacto, en efecto, creemos es positivo sobre la lectura.
“Los niños habían dejado de leer por completo” recoge una opinión el articulista de un experto en editoriales de lengua inglesa que cuenta las dificultades de J. K. Rowling para publicar un libro de literatura infantil y que al final se convierte en unos libros de éxito gracias al diseño de los guiones en los que la autora se acerca a la situación real de los niños rodeados de “adultos torpes” y que poco o ningún caso hacen o se acercan a las verdaderas necesidades.
El éxito editorial de Harry Potter supone que muchos jóvenes se hayan acercado a la lectura.
Nuestro objetivo no es la “lectura-ocio” sino esa que contiene nuestra “Metodología” pero nos preguntamos si una combinación de ambas pudiera suscitar que nuestras propuestas de trabajo en el aula se conviertan mediante unos guiones divertidos en una continuación de la lectura en las familias.
El concepto de “lectura familiar” no nos produce entusiasmo porque pensamos que la lectura es una actividad personal, silenciosa e íntima.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: